Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    15 de Mayo de 2021
11 de Abril de 2021
LA INSISTENCIA EN LOS FAKE NEWS
En los últimos días ha aparecido un alarmante mensaje en contra de todo lo que se ha escrito y dicho, oficialmente, sobre el virus de la pandemia del COVID-19. En esta ocasión tal mensaje (algunos lo catalogan como fake-news -FN.) se lo endilgan a los rusos. Tiran la nota como algo novedoso y alarmante:
  
   “Rusia ha diseccionado post mortem a un paciente con Covid-19, se ha hecho un gran descubrimiento”.
   Después, siguen con halagos sobresalientes sobre Rusia: “Rusia es el primer país del mundo en diseccionar los cadáveres de Covid-19. Después de una investigación exhaustiva, se determinó que COVID -en realidad debe escribirse SARS-CoV-2, abreviado SARS-CoV-22, del inglés severe acute respiratory syndrome coronavirus 2- NO existe COMO UN VIRUS”; para resaltar lo más grave de la nota con varias expresiones: “Es una estafa GLOBAL, La gente muere de "radiación electromagnética extendida (veneno)"; y “los médicos en Rusia están violando la ley de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que no permite autopsias”.
  
   Hasta aquí el asunto llamó mi atención en varias cuestiones: “Rusia es el primero en realizar autopsias”; “las autopsias están prohibidas por la OMS”; la enfermedad es producida por una bacteria; y la más impactante: “la gente muere de radiación electromagnética”. Esta última pareciera sobresalir porque quienes mandan ese mensaje dan la impresión de descubrir el hilo negro”.
  
   Primero que nada, es importante aclarar que nada de lo anterior es cierto. Por más que la nota desinformante adjunta una circular con el sello del Ministerio de Salud de Italia, que supuestamente ordena la no realización de autopsias a los pacientes fallecidos por COVID-19, debo señalar que se trata de una mala interpretación del texto. La OMS jamás ha prohibido tal estudio en cadáveres y entre los que han hecho esos estudios se puede contar a Italia. Tal como lo aclaró la versión italiana de la revista Wired, no es cierto que el Ministerio de Salud italiano haya prohibido las autopsias a los muertos de COVID-19.
  
   En una traducción al español, la circular indica: “Durante todo el período de la fase de emergencia, las autopsias o los hallazgos de diagnóstico no deben llevarse a cabo en casos completos de COVID-19, tanto si murieron mientras ingresaron en una sala del hospital como si murieron en su hogar”.
  
   Sin embargo, la traducción de non si debe (no debe) no corresponde a una prohibición sino a un condicional equiparable al “no deberían”. La recomendación está basada en obtener todos los elementos de protección y protocolos necesarios para preservar la salud de quienes lleven a cabo la autopsia ante el desconocimiento de las posibilidades de transmisión del nuevo virus.
  
   De hecho, el siguiente párrafo de la circular adiciona: “La autoridad judicial podrá evaluar, en su propia autonomía, la posibilidad de limitar la evaluación a la inspección externa del cadáver solo en todos los casos en que una autopsia no sea estrictamente necesaria. Del mismo modo, los departamentos de salud de cada región darán indicaciones destinadas a limitar la ejecución de los hallazgos de diagnóstico solo a los casos destinados a diagnosticar la causa de la muerte, limitando al mínimo los que se realizarán por razones de estudio”.
  
   Según ese artículo periodístico que circula en Facebook y WhatsApp, médicos italianos “desobedecieron la orden” de no realizar autopsias a fallecidos por el nuevo coronavirus. Lo cierto es que no existe tal mandato ni de parte de la organización internacional ni de parte del Ministerio de Salud de ese país europeo. Por otra parte, asientan que no es cierto que la enfermedad respiratoria del coronavirus SARS-CoV-2 produzca una trombosis pulmonar y no una neumonía; y luego aluden a una etiología equivocada:
  
   “Después de un período de descubrimiento científico, no se puede asumir que se trata de un virus, sino de una bacteria que causa la muerte y conduce a la formación de coágulos de sangre en las venas y nervios, de los cuales el paciente muere a causa de estas bacterias…
  
   Y “Rusia derrotó al virus y dijo que no hay nada más que una coagulación de los vasos sanguíneos (trombosis) y el método de tratamiento está intacto".

  
   También es falso que la enfermedad respiratoria que causa el coronavirus SARS-CoV-2 en vez de una neumonía sea una trombosis pulmonar: lo cierto es que sí puede provocar trombosis, pero de manera adicional.
  
   Los desinformadores no se dieron por vencidos: No obstante, la circulación en Facebook se repitió en frecuentes ocasiones: “Médicos italianos desobedecen la orden de no realizar autopsias y descubren que el protocolo de la OMS empeoraba gravemente a los enfermos”. Pero lo cierto es que en la guía de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre “Prevención y control de infecciones para la gestión segura de cadáveres en el contexto de la COVID-19” las autopsias no están prohibidas, tampoco por el Ministerio de Salud italiano, y que el “protocolo” al que aluden en la desinformación está referido al uso de respiradores mecánicos, respecto del cual los supuestos especialistas italianos aseguran que “no solo resultan ineficaces sino contraproducentes, acelerando el proceso degenerativo del paciente…
  
   Y agregan como remache: “Médicos italianos desobedecen la orden de no realizar autopsias y descubren que el protocolo de la OMS, basado en las recomendaciones de China, empeoraba gravemente a los enfermos. Miles de muertes en todo el mundo pudieron haberse evitado” y enfatiza: “Tenemos como antecedente el devastador hecho de Estados Unidos, el 80% de los pacientes con coronavirus de Nueva York que reciben ventiladores (respiradores artificiales) finalmente mueren, y algunos médicos ya están tratando de dejar de usarlos”.
  
   En relación con los perjuicios de la COVID-19, la desinformación dice que en Italia “descubrieron que los exosomas producían, NO una neumonía, sino pequeñas coagulaciones en la sangre que derivaban en la obstrucción de los capilares del pulmón, dificultando la oxigenación (sic)” y que “un simple tratamiento de anticoagulantes permitió el alta de 20,000 personas en 48h” (sic). Sin embargo, el coronavirus SARS-CoV-2 no es un exosoma, como se explicó en esa nota, y los exosomas no tienen ninguna vinculación con la COVID-19, ya que esta es ocasionada por un virus que tiene una composición totalmente diferente.
  
   Acerca de “las pequeñas coagulaciones”, la desinformación indica que lo recomendado sería un tratamiento de anticoagulantes, que permitió el alta de 20 mil personas en dos días. Sin embargo, según la OMS, “aunque están en marcha varios ensayos de medicamentos, hasta el momento no se ha demostrado que la hidroxicloroquina ni ningún otro fármaco puedan curar o prevenir la COVID-19”. La OMS señala que alrededor de 1 de cada 6 personas con coronavirus desarrolla una enfermedad grave y tiene dificultades para respirar. En estos casos severos de neumonía, algunas investigaciones sugieren que el virus también puede causar una complicación como la trombosis (formación de coágulos) pulmonar.
  
   De manera tal que no es, como dice la desinformación, que la COVID-19 produce una trombosis pulmonar en lugar de una neumonía.
   Además, un estudio de la Universidad de Cagliari, Italia, basado en una investigación previa hecha con 138 pacientes hospitalizados por coronavirus en la ciudad china de Wuhan, determinó la presencia de signos de trombosis en el 71% de los fallecidos. Los investigadores de la OMS concluyen que “así como enfermedades virales como el Ébola pueden inducir trombosis pulmonares, el SARS-CoV-2 podría ser capaz de hacer lo mismo y, a su vez, esto complique aún más el curso de la neumonía”.
  
   De hecho, en otro párrafo de la circular italiana se repite la indicación:
  
   “La autoridad judicial podrá evaluar, en su propia autonomía, la posibilidad de limitar la evaluación a la inspección externa del cadáver solo en todos los casos en que una autopsia no sea estrictamente necesaria. Del mismo modo, los departamentos de salud de cada región darán indicaciones destinadas a limitar la ejecución de los hallazgos de diagnóstico solo a los casos destinados a diagnosticar la causa de la muerte, limitando al mínimo los que se realizarán por razones de estudio y estudio”.
  
   Repito, el escrito de marras está lleno de falsedades.
  
   A buen entendedor pocas palabras, pero ahora recurro a una expresión del filósofo de Güemes: una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa; o también a la que señala una cosa es Juan Domínguez y otra es no me c8is93ng3ue01s, para complementar que las autopsias que en Argentina también se han realizado, se hacen con sumo cuidado, porque el correspondiente Ministerio de Salud de la Nación señala que “los pacientes fallecidos por COVID-19 todavía pueden contener partículas virales viables en los pulmones y otros órganos y es preciso tomar medidas de protección respiratoria complementarias durante los procedimientos que generan aerosoles de partículas pequeñas” y que, por ello, “en general se recomienda no realizar autopsia a los cadáveres de personas fallecidas por COVID-19, ya fuesen casos clasificados como caso en investigación, probable o confirmado, salvo indicaciones clínicas fundamentadas. Si la autopsia se considera realmente necesaria y se puede garantizar que ésta se realiza en un ambiente seguro se podrá llevar a cabo, cumpliendo las recomendaciones respecto al equipo de protección individual y la minimización de la producción de aerosoles. Se deben seguir los protocolos de descontaminación, mantenimiento y eliminación de residuos utilizados habitualmente para otro tipo de microorganismos con el riesgo de propagación y mecanismo de transmisión similar”.
  
   En cuanto a lo relacionado con las muertes por "radiación electromagnética extendida” me di a la tarea de buscar significados que aclararan mi conocimiento y encontré varias cuestiones relacionadas con esos hechos. Le ruego amigo lector, si logra comprender estas alusiones al electromagnetismo y la muerte por COVID-19, me haga el favor de enviarme algo que aclare mi mentalidad. Pienso que en este caso es la búsqueda de algo enredoso y difícil de comprender para la gente común y así lograr que termine con los ojos abiertos y termine por decir: cabrones mentirosos o que jodones son los rusos.
  
   “La radiación electromagnética se puede ordenar en un espectro que se extiende desde ondas de frecuencias muy elevadas (longitudes de onda pequeñas) hasta frecuencias muy bajas (longitudes de onda altas). La luz visible es sólo una pequeña parte del espectro electromagnético.
  
   La radiación electromagnética es un tipo de campo electromagnético variable, es decir, una combinación de campos eléctricos y magnéticos oscilantes, que se propagan a través del espacio transportando energía de un lugar a otro. Desde el punto de vista clásico, la radiación electromagnética son las ondas electromagnéticas generadas por las fuentes del campo electromagnético y que se propagan a la velocidad de la luz. La generación y la propagación de estas ondas son compatibles con el modelo de ecuaciones matemáticas definido en las ecuaciones de Maxwell…
  
   “A diferencia de otros tipos de onda, como el sonido, que necesitaran un medio material para propagarse, la radiación electromagnética se puede propagar en el vacío. En el siglo XIX se pensaba que existía una sustancia indetectable, llamada éter, que ocupaba el vacío y servía de medio de propagación de las ondas electromagnéticas…
  
   “La radiación de tipo electromagnético puede manifestarse de diversas maneras como ondas de radio, microondas, radiación infrarroja, luz visible, radiación ultravioleta, rayos X y rayos gamma. A diferencia de otros tipos de onda, como el sonido, que necesitaran un medio material para propagarse, la radiación electromagnética se puede propagar en el vacío. En el siglo XIX se pensaba que existía una sustancia indetectable, llamada éter, que ocupaba el vacío y servía de medio de propagación de las ondas electromagnéticas. El estudio teórico de la radiación electromagnética se denomina electrodinámica y es un subcampo del electromagnetismo…
  
   “Las ondas electromagnéticas pueden ser generadas por distintas fuentes como son: cargas aceleradas, dipolos oscilantes, corrientes variables en distintos tipos de antenas entre otras. La forma de las ondas electromagnéticas depende de la fuente que las genera y de la distancia recorrida por las mismas”.

  
   Repito, después de buscar me quedé lelo, pues no encontré nada relacionado con los virus y menos lo que hace pensar en una bacteria y no en un virus como agente causal de la enfermedad.
  
   Con todo y lo anterior los sapientísimos desinformadores insisten y finalmente recurren a los tratamientos tan traídos y llevados por los que presumen y se pasan de científicos:
  
   Tabletas de antibióticos, antiinflamatorio y tomando anticoagulantes (aspirina).
  
   PARA REDUNDAR EN LO repetido miles de veces por los desinformadores.
  
   “Significa que la enfermedad se puede curar; y este sensacional mensaje para el mundo fue elaborado por médicos rusos a través de la autopsia (cadáver) del virus Covid-19”; y según otros científicos rusos, nunca se utilizaron ventiladores y unidades de cuidados intensivos (UCI)”.
  
   La terminación del escrito desinformador no podía ser otra que una plena de amor por los humanos:
  
   “Comparta esta información con su familia, vecinos, amigos, amigos, compañeros de trabajo para que puedan salir del miedo al Covid-19 y entender que no es un virus, sino simplemente bacterias expuestas a los rayos 5 G”.
  
   La firma del fake news me deja pasmado:
  
   Fuente: Ministerio de Salud de Rusia.
  
   Concluyo: ¡Cuidado, amigo lector, no se deje engañar!