Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    15 de Mayo de 2021
02 de Mayo de 2021
¿POR QUÉ FACILITAR SI ES POSIBLE COMPLICAR MÁS LA VACUNACIÓN?
El Covid19 no es un cuento
   Pese a los 147 millones 256 mil 314 casos confirmados de Covid19 en el mundo y los 2 millones 559 mil 075 casos con 227, 554 decesos en México (24-04-2021, 18 horas), todavía se escucha y escribe que “ha de ser un cuento” para el control social; sí hay expresiones de manipulación política, racismo y xenofobia, mas no son objeto de este texto.
  
   La mirada sintética de Radio Televisión Española (RTVE) indica que el coronavirus SARS-CoV-2, responsable de la enfermedad COVID-19, suma más de 3 millones de fallecidos y cerca de 143,9 millones personas infectadas. Estados Unidos, con más de 31,8 millones de contagios y arriba de 569.000 fallecimientos es el país más afectado seguido de la India, segundo país con más casos (15,9 millones de diagnósticos y más de 184.000 muertos), y de Brasil, que rebasa los 14,1 millones de infecciones y 381.000 decesos.
  
   A mediados de abril Europa superó el millón de muertos y, aunque no ha reportado incrementos de incidencia significativas en la última semana, afronta la primavera con la amenaza de que la cuarta ola se asiente por completo en el continente. Asia, donde se ubica India, sigue siendo la zona geográfica que más casos ha reportado en los últimos días.
  
   En América, los decesos superan el millón, con alzas preocupantes en sur del continente, donde aumentan los contagios. Brasil, Estados Unidos y México son los países que más muertes reportan
  
   América y Europa suman más del 80 % de las muertes registradas en el mundo, mientras que Asia, reporta alrededor de 14 % de fallecidos, RTVE, 22-04-20221 (https://www.rtve.es/noticias/20210422/mapa-mundial-del-coronavirus/1998143.shtml).
  
   Los extremos son, China con un control importante y la India donde ahora se colapsan hospitales y servicios sanitarios.
  
   Michoacán, al cierre de las 20 horas del 23 de abril, acumuló 59,344 casos confirmados con 5,244 fallecimientos (8.89 como tasa de letalidad). Seis municipios superan los dos mil casos: Morelia, 13,792; Lázaro Cárdenas, 6,324; Uruapan, 5,313; Pátzcuaro,2,393; Zamora, 2,184; y, La Piedad, 2,081, de los cuales Morelia, Uruapan y Zamora sí son las tres municipalidades más poblados del estado (https://michoacancoronavirus.com, 24-04-2021).
  
   Construir (in) certidumbre
   Si algo altera la salud de la interacción gobernantes - gobernados es la ausencia de información suficiente y oportuna acerca del tipo y amplitud de medidas que son necesarias para evitar los contagios por Covid19: ¿para qué sirven los distintos materiales con que se elaboran los cubrebocas? ¿De qué material han de fabricarse? ¿Es buena idea cerrar parques y abrir cantinas? Así como otras decisiones relevantes: quiénes, cuándo, dónde y cómo han de vacunarse.
  
   ¿Los niños y las mujeres, primero, como en las novelas de naufragio? ¿El personal sanitario, los paramédicos que surcan la ciudad trasladando heridos y enfermos? ¿Médicos y enfermeras de urgencias, cuidados intensivos y servicios de hospital que a diario tratan con pacientes contagiados y/o sospechosos? ¿Los directivos de un hospital no aunque interactúen con cualquier personal de la institución? ¿las y los intendentes que asean a cada rato quirófanos, salas y pasillos o ellos no porque los sub contrata otra empresa? ¿Los trabajadores activos que cultivan campos, a los albañiles que construyen edificios, a los pescadores, a aquellos que mantienen las líneas de electricidad, los ductos del agua, los policías?
  
   En Zamora, como en todo el país, oficialmente, se está vacunando -primero- al personal sanitario-, luego (ahora) a los adultos de 60 años y más, y enseguida a los maestros en aquellos estados donde hay un adecuado control y es viable el inicio presencial de clases como en Campeche. Oficialmente no se vacuna a trabajadores de ninguna otra empresa, partido político ni individuos de menos de 60 años.
  
   La decisión es significativa y se orienta por el principio básico de la seguridad social: solidaridad intergeneracional impulsada por el Estado que apunta -al mismo tiempo- a inmunizar a la población vulnerable debido a su edad y a las comorbilidades que puedan agravar cada caso de Covid19 (diabetes, obesidad, asma, enfisema). Se apuesta a evitar la saturación y colapso de los servicios de cuidados intensivos en los hospitales.
  
   Dada la urgencia de inmunizar y la dificultad de hacerlo a toda la población (al mismo tiempo) por insuficiencia mundial y local de vacunas, por las particularidades de éstas (la condición de baja temperatura de Pfizer), la distancia de origen (China, EUA) y la obligada implementación de modos de aplicación, se torna indispensable una distribución espacio -temporal adecuada de la población a inmunizar.
  
   Separar, no saturar

   Con la rica experiencia de la Secretaría de Salud, IMSS, ISSSTE y demás entidades del sector gubernamental más lo que saben y pueden hacer desde los negocios privados de la salud, no se entiende por qué en Zamora se convoca a todos los adultos mayores de 60 años al mismo tiempo en tres sedes opcionales en las que se atenderían 1000 (mil) personas por día. Todo adulto mayor podría (debería) acudir a la Unidad Deportiva Poniente (Fraccionamiento Hidalgo), a la Unidad Deportiva El Chamizal (Ejidal) al CBtis 52 (Valencia) o al Unidad Médica IMSS 82 de Romero de Torres.
  
   Ese formato propicia varias acciones innecesarias, costosas y generadoras de inconformidad: a) presentarse a cualquier sede desde las 5:00 horas de la mañana; b) requerir de vigilancia policíaca durante muchas horas; c) inducir el “servicio de apartado”, tipo reventa de boletos para un juego de futbol; d) animar formatos flexibles que motivan enfados (el hijo o yerno que aparta ficha para sus padres, suegros, abuelitos, tíos, etc.); e) necesitar de sanitarios, agua, alimentos, un banco o cubeta para sentarse; f) contratar o invitar -de gratis- personal del ayuntamiento para indicar a los vacunantes: “espere”, “avance”, “siéntese”, “camine”, “deténgase”; “ahora pase a esta fila”, “déjeme revisar sus papeles”, etc.
  
   Tanto personal y el excesivo tiempo de espera (en la calle) podría reducirse si aprovechara la experiencia que las enfermeras de la Secretaría de Salud, IMSS, ISSSTE han acumulado. También las enseñanzas que los políticos profesionales han aprendido organizando personas en las elecciones de cada tres o seis años. El esquema zamorano arriesga a que en unas sedes asistan cien personas y en otras dos mil, incrementando el fastidio.
  
   En algunas ciudades, pueblos y ranchos se “repartieron en grupos” de gente para lograr un ritmo de vacunación óptimo. La vacunación de 59,900 veteranos, en Tepic, requirió abrir tres sedes a las que se asignaron determinadas colonias. Luego, cada día, las sedes atendían -bajo horario- a unas 300 personas por hora. Según la letra del apellido, se programó a los vacunables durante la semana, de 9 a 18 horas: lunes, de 9 a 10 horas los que llevaran apellidos con “A-B”; “10 a 11”, apellidos “C-D”, etc.
  
   Es de esperarse que haya cientos o miles que inicien con “H”, “G” y “M” (Hernández, González, Martínez) y escasos Yáñez, Yanga, pero con las bases de datos (sin comprarlas, sin robarlas) del INE, CFE, Sistema del Agua Potable, registro de la propiedad, Telmex, es viable estimar un porcentaje de aquellos apellidos que inician con alguna letra y con esos valores estimar cuántos de los 59,900 residentes adultos mayores podrían tener apellidos que inicien con “Z” o “B”.
  
   Parece que en Acapulco y Tepic no se confundió al público diciendo: “en vista de que la base de datos MIVACUNA del gobierno fue insuficiente, hay que anotarse otra vez”; no hubo registro en cada colonia ni fue indispensable llevar silla, banco, sanitario, comida -quizá ni agua- porque el ingreso, revisión de papeles, aplicación y descanso (observación) hasta la salida transcurría entre 40 y 50 minutos. Los acompañantes se sentaban, bajo la sombra, a unos metros de su familiar. El auditorio “Amado Nervo” contaba con tres policías (con armas) y dos o tres elementos de la Guardia Nacional.
  
   Eso sí, el primer día se suscitaron algunos desórdenes (desmadres, para mayor precisión), pero fueron solucionados. Es probable que se haya vacunado a 5 personas por minuto. Con más enfermeras y menos policías, más paramédicos y menos políticos, se logra un flujo mayor. Obvio, contando con suficientes vacunas BNT162b2 (Pfizer, Inc./BioNTech), AZD1222 (AstraZeneca/Universidad de Oxford), Corona Vac (Sinovac Research and Development Co) y/o Sputnik V (Instituto Gamaleya de Rusia).
  
   Otras aún no se autorizan o no hay convenio de compra como Ad26.COV2.5 (Janssen/Johnson & Johnson), CVnCoV (CureVac AG) NVX-CoV2373 (Novavax, Inc.), pero son parte del stock mundial. Más Soberana02 y Abdala de Cuba (BioCubaFarma) que está en fase 3.
  
   El punto es diseñar y aplicar un mecanismo que asegure un flujo adecuado. Un flujo lento necesita más espacio. No propiciar que la gente se amontone en el CBtis52 o en el IMSS 82 con la duda: ¿Me tocará vacuna? ¿Me voy temprano? ¿Soborno a alguien para asegurar una ficha?
  
   En buena medida, esta forma peculiar zamorana de organizar la vacunación está influida porque de cada nivel de gobierno en esos espacios gubernamentales transfieren instrucciones a los empleados y enfermeras y ellos son quienes -finalmente- reciben nuestras “mentadas de madre” y, a veces, agradecimientos.
  
   Formar grupos, en cantidades más manejables cada día en fila; confiar un poco en la gente, no tratarla como “menores de edad”. Repartir por la inicial del apellido; distribuir a las personas bajo algún criterio sencillo de reconocer como la letra del apellido, el signos del Zodiaco; la estatura o más complicados como el tamaño de la oreja, ¡algún criterio, por favor! para reducir el amontonamiento y el desgaste social.
  
   Si los perros mueven la cola…
   De marzo 2020 a abril de 2021, la vida para varios millones ha cambiado. Ricardo y Fidel defeños hermanos de Eduardo fallecieron, él está vivo después de un susto muy serio por Covid19; Talavera, activo, su esposa no se contagió; María Luisa sigue atendiendo enfermos, su marido “no pescó” el Covid; mis vecinos Sebastián y Pepe, con estragos diferentes en su humanidad, regresaron a una “nueva normalidad”. Mi hermano Víctor vivió un Covid19 “ligero” y ya recibió su dosis de Cansino; quizá Felipe también cursó un Covid19 “no muy perrón” y ahora inscrito en las “reservas de INAPAN”, con 58 primaveras, espera paciente su dosis.
  
   En la cercanía zamorana, Salvador Camacho Sánchez de “Amigos de La Beata” y Marco Antonio Arizaga Sánchez (ex regidor con Lugo) ya no están con nosotros y sus nombres no figuran en las planillas ni su voz se escucha en las campañas. Debo decir que no compartíamos logo partidario, pero extraño y pienso: con una Pfizer, Cansino, AstraZeneca o Sputnik, estarían aquí y no importaría que “saliéramos peleados” por las franquicias electorales.
  
   Bajo ese panorama, “es de gentes” reconocer los esfuerzos de todos los Andrés Manuel-es, Silvano- s, Martin-es y Belén – es y de tantas enfermeras, paramédicos y empleados anónimos que hacen posible la inmunización con vacunas hoy. Criticar, enfadar, no limita a la vez el agradecer. Si los perros mueven la cola …
  
  
   Zamora, Michoacán, abril de 2021
   Jlseefoo@hoitmail.com