Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    30 de Julio de 2021
18 de Julio de 2021
LO DE CUBA, DESDE AFUERA
No se podía esperar otra cosa al cambio de manos -Raúl Castro, hermano de Fidel cedió los bártulos de toraro -léase Presidencia del Consejo de Estado y jefatura del Partido Comunista Cubano- a Miguel Díaz Canel.
  
   Era obvio que la mal llamada gusaniza isleña aprovecharía para protestar desde los distintos frentes anticubanos: lo mismo los que viven y comen en Estados Unidos, que los que en la isla se manifiesta ahora con muchos redaños -léase güevos- por las condiciones precarias que ciertamente viven. Todos ellos añoran aquellos tiempos de los gobiernos de Fulgencio Batista en los que la Isla era el mejor lugar de Estados Unidos para la droga, prostitución, contrabando y otros gajes de oficios fuera de la ley. Era Cuba un paraíso en el que los millonarios eran más millonarios y los pobres cada vez más desgraciados (Uno de mis amigos visitó Cuba antes de Fidel y luego en plena dictadura comunista. Cierto día le pregunté sus impresiones y me contestó: mira, con Fidel es imposible todo; con decirte que llegas y no te encuentras ni un pinche maletero para que te ayude).
  
   No se podía esperar otra respuesta porque los auténticos cubanos partidarios del cambio propiciado por Fidel Castro aguantaron todo lo que el inmisericorde bloqueo económico (leyes que impiden el libre comercio con Cuba) de Estados Unidos de América les ocasionó con su política de meter la nariz donde no le llaman. No hay que olvidar que desde el siglo XIX los gringos ya le traían ganas a la anexión de la Isla por considerarla una “rica y apetitosa fruta madura”.
  
   Por otra parte, hay que tener en cuenta que mucho de lo que se vive en Cubita la Bella es consecuencia de ese bloqueo orquestado desde los tiempos del presidente John F. Kennedy.
  
   Algunas interrogantes me surgen ahora con la presidencia de Joe Biden y su política internacional:
  
   1 Si Joe Biden fue partidario y partícipe en la presidencia de Obama, de establecer nuevas relaciones con Cuba, ¿abrirá esa cerradura en éste, su propio mandato?
  
   2 ¿Será que Biden, como todos los güeros no perdonará que Cuba se haya declarado el primer país comunista del concierto latinoamericano?
  
   3 ¿Será que mucho menos le perdonará que sea el primer país comunista de América? Recuérdese la esencia de la “Doctrina Monroe”: ¡América para los americanos! No olvidar que cuando dicen América se refieren a ellos mismos.
  
   4. ¿Será que este güero es seguidor del “destino manifiesto”, para su país.
  
   Sobre la Doctrina Monroe es importante recordar que reafirma la posición de Estados Unidos contra el colonialismo europeo, inspirándose en la política aislacionista de George Washington, según la cual «Europa tenía un conjunto de intereses elementales sin relación con los nuestros o, si no, muy remotamente» desarrollaba el pensamiento de Thomas Jefferson, según el cual «América tiene un Hemisferio para sí misma», que tanto podría significar el continente americano como su propio país.
  
   El gobierno de Estados Unidos, en aquel entonces un país que había alcanzado su independencia hacía tan solo 40 años, temía que las potencias europeas victoriosas que emergían del Congreso de Viena (1814-1815) revivieran sus imperios coloniales en las Américas .
  
   A medida que las revolucionarias guerras napoleónicas (1803-1815) terminaban, Prusia, Austria y Rusia formaban la Santa Alianza para defender el monarquismo. En particular, la Santa Alianza autorizó incursiones militares para restablecer el dominio de los Borbones sobre España, así como bajo sus colonias, que estaban en la época estableciendo su independencia.
  
   En la época, la Doctrina Monroe representaba una seria advertencia no solo a la Santa Alianza, sino también a la propia Gran Bretaña (con quienes los estadounidenses habían trabado recientemente la guerra de 1812), aunque su efecto inmediato, en cuanto a la defensa de los nuevos Estados americanos, era puramente moral, dado que los intereses económicos y la capacidad política y militar de Estados Unidos en la época no sobrepasaban la región del Caribe. Es muy importante resaltar que Estados Unidos en esta época aún estaba lejos de ser considerado siquiera una potencia regional. De cualquier forma, la formulación de la Doctrina Monroe ayudó a Gran Bretaña a frustrar los planes europeos de recolonización de América y permitió que Estados Unidos continuara dilatando sus fronteras hacia el oeste. Esta expansión en el continente americano tuvo como presupuesto el Destino Manifiesto, y marcó el inicio de la política expansionista de Estados Unidos en el continente (Wikipedia).
  
  
  
  
   Cuadro de John Gast (alrededor de 1871) titulado El Progreso Estadounidense. Es una representación alegórica del Destino Manifiesto. En la escena, una mujer angelical (a veces identificada como Columbia, una personificación del siglo XIX de los Estados Unidos de América) lleva la luz de la civilización hacia el oeste junto a los colonizadores, tendiendo líneas telegráficas y de ferrocarril mientras viaja. Los amerindios y animales salvajes huyen en la oscuridad hacia el incivilizado Oeste.