Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    14 de Diciembre de 2019
11 de Agosto de 2019
NACIÓN ARMADA
A partir de las masacres recientes en Estados Unidos, una de ellas intencional y expresamente contra mexicanos, en El Paso, estado de Texas, se destacaron varios temas tristemente célebres: el racismo, promovido desde la cúpula del poder presidida por Donald Trump; la migración, que recientemente se ha convertido en un gran problema entre los países centroamericanos, los del Caribe, México y el principal país destino: los Estados Unidos, y el problema de la violencia armada en ese país vecino.
  
   En esta ocasión la violencia a tiros, que provoca heridos y muertos, además de pánico y temor generalizado, fue dirigida expresamente a migrantes latinos, como ellos los llaman, pero el problema de las armas es más amplio y profundo en los Estados Unidos:
  
   Según datos proporcionados por el diario La Jornada (5 agosto de 2019), “contabilizados estos dos últimos [episodios de violencia armada], han ocurrido 253 tiroteos en lo que va del año, en un país donde de cada mil habitantes, 889 poseen armas y 36 mil 383 mueren por su uso intencional, de los cuales 22 mil son por suicidio y el resto por homicidio”.
  
   El periódico Excélsior, por su parte, publicó los siguientes datos (6 de agosto de 2109):
  
   Estados Unidos tiene 329 millones de habitantes y 393 millones de armas de fuego están registradas legalmente en el país, según la administración federal para el control del Alcohol, Tabaco y Armas de fuego.
  
   [De estas armas] 638 mil son fusiles de asalto […] Los estadounidenses poseen el 40 por ciento de las armas de fuego de todo el mundo […] Tan solo en los cuatro estados que colindan con México hay registro de al menos seis mil 700 armerías, lo que equivale a tener un negocio de venta de armas cada 477 metros a lo largo de los tres mil kilómetros de frontera que une a ambos países […] En la Unión Americana, 43 por ciento de las personas tiene más de un arma.
  
   En 2016, el mandatario [Donald Trump] recibió 11 millones 438 mil 346 dólares de la Asociación Nacional del Rifle para su campaña, de acuerdo con la revista Fortune. Además, el grupo otorgó 19 millones 756 mil 346 dólares a grupos opositores a Hullary Clinton. En la Cámara de Representantes también hay megadonativos. De los 535 miembros actuales del Congreso de USA, 307 han recibido contribuciones de la Asociación.
  
   Con esta realidad, plenamente documentada, podemos concluir que nuestro poderoso vecino es terriblemente violento y letal en materia de posesión y uso indiscriminado de armamento, buena parte del cual está diseñado para la guerra y no para la estricta defensa personal.
  
   Otro problema que se deriva directamente de esta abundancia de armamento y de las grandes facilidades para adquirirlo, es que permite que la delincuencia en México, particularmente el llamado crimen organizado, esté armado hasta los dientes con equipo bélico que es igual o compite favorablemente con el que cuenta el mismísimo Ejército Mexicano.
  
   Otra conclusión directa y evidente es que, mientras la producción y venta de armamento sea un gran negocio en Estados Unidos, el problema y todas sus consecuencias persistirá, más cuando ese poder económico está coludido, como vemos en los datos, con el poder político.
  
   ¿Cuántas tragedias tendrán qué suceder para que el debate sobre la fácil y legítima posesión de todo tipo de armas alcance a cuestionar seriamente esta realidad? ¿Cuánto tiempo de desgracias para que los legisladores le pongan un alto efectivo a las posibilidades de que cualquier ciudadano norteamericano pueda tener armas de alto poder en sus propias casas?
  
   Ante las masacres recientes en escuelas, el gobierno de Donald Trump ha propuesto que la solución pudiera ser armar a los maestros para que se enfrenten a sus alumnos que pudieran resultar letales agresores… ¿Así cómo, pues?
  
   Mientras tanto disfrutemos de las cosas buenas que nos ofrece nuestro Estado y Región Zamora en mi página de Facebook: Del Mero Michoacán.