Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    22 de Agosto de 2019
11 de Agosto de 2019
ANTE EL INCIDENTE DE EL PASO
El New York Times afirmaba en estos días que si el asesino que mató tanta gente en El Paso hubiera sido un islamista, inmediatamente toda la fuerza del estado norteamericano se habría movilizado e intervenido. Pero como se trataba de un supermachista blanco, lo único que se ha hecho ha sido manifestar una indignación muy genérica y llamar a la oración.
  
   Se trata de algo importante, de un terrorismo interior y no se reacciona con acciones concretas. Ya hacía tiempo, las fuerzas de seguridad habían advertido al presidente norteamericano sobre el peligro de un terrorismo personal, es decir, individuos que por sus ideas o enfermedades mentales empezaran a atacar a grupos o personas.
  
   La violencia de extrema derecha existe en Estados Unidos desde la guerra de secesión y las agencias federales se ocupaban de esto. Pero ahora se han concentrado en el islamismo después de los atentados del 11 de septiembre del 2001. Además, no debemos olvidar que el terrorismo interior mata igual que el terrorismo internacional.
  
   Los extremistas interiores prosperan gracias a la Constitución norteamericana que protege la portación de armas y la libertad de expresión irrestricta. Por esto el terrorista de El Paso ha puesto con antelación a su acto, su texto sobre la plataforma, manejada desde Filipinas.
  
   La solución en estados Unidos contra esta plaga de terrorismo interior no puede ser otra que, en primer lugar, restringir la compra de armas y combatir estas ideologías radicalizadas. El Servicio recto norteamericano ha recomendado que la mejor arma para evitar estos incidentes es, sobre todo, cuidar y formar bien a la familia.