Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    14 de Diciembre de 2019
11 de Agosto de 2019
SUPERMERCADO
Adiós también a Z de Zamora
   A la clausura de este semanario Guía, el pasado noviembre, siguió la del diario El Independiente y, a últimas fechas, también la del diario Z de Zamora. La razón del fenómeno es la falta de recursos económicos requeridos para la publicación de cualquier medio informativo, debida a la carencia de publicidad privada y pública. El resultado va a ser la supresión de la capilaridad de la información de gran prensa en la llamada provincia, en las ciudades de medianas dimensiones y en los pueblos pequeños, más la surgida en cada lugar. Ante tal situación, otro elemento que habrá de echarse de menos es el de comentarios sobre las noticias de los medios nacionales y, en especial, de los locales, que susciten en los lectores el sentido crítico y creativo. En el fondo, la ciudadanía reclama tales medios informativos locales pero no al grado de que, de acuerdo a las propias circunstancias, apoye con publicidad comercial local y publicidad oficial, o comprando el medio o alguno de los periódicos que se editen en el lugar al precio que valga. Pero nada. En este último caso está primero el pago del refresco o refrescos diarios, antes que el de diez pesos por un periódico del lugar. Falta de visión y avaricia. Prefieren quejarse sin fin, lamentarse, lloriquear inútilmente por lo mal que está o se pueda poner la situación en que vivimos.
  
   No cuaja inversión de empresarios
   Varias veces el presidente AMLO se ha reunido con representantes de Federaciones patronales y comerciales que congregan a los alimentos que el propio jefe del Ejecutivo llamaba en su campaña “empresarios rapaces”, para cambiar impresiones sobre proyectos de inversión, indispensable ésta para animar la economía que no despega en la nueva administración 4T por él presidida. Le prometen los bueyes y la carreta, pero a la hora de la hora nada o casi nada, porque no acaban de tener confianza en dicha administración, que empezaron a perder gravemente desde la estúpida clausura del nuevo aeropuerto en construcción en terrenos de Texcoco. Algo semejante ocurre con los banqueros, que le garantizan créditos para los pequeños y medianos productores hasta por 500 mil millones de pesos pero, como no hay suficiente actividad económica, no habrá muchos ciudadanos que soliciten préstamos bancarios. Incluso, un diputado morenitas exhortó en la Cámara al gobierno a que ya “suelte”, como corresponda, los recursos programados de inversión pública para el año en curso.
  
   Cultura cristiana
   Podríamos definirla como un cierto caudal de conocimientos que una persona puede adquirir en torno a la organización jerárquica y administrativa de la Iglesia, de las verdades fundamentales que la sustentan –el credo-, de los sacramentos y de la misa que la alimentan, de las normas morales que la conducen, de las plegarias fundamentales –liturgia de las horas-- y prácticas fundamentales de religiosidad popular, de su historia, de sus cambiantes movimientos apostólicos. Todo ello se puede resumir en ser católico ilustrado, no ignorante, como son la inmensa mayoría de quienes tenemos esa fe cristiana, empezando por los más letrados, cuyo interés dominante o exclusivo es el dinero. Así como se habla de cultura cristiana puede uno referirse a cultura literaria, arquitectónica, artística...
  
   Violencia en Uruapan
   La que acaba de registrarse, allí, una vez más, la noche del pasado miércoles. Es una muestra dramática, cercana, de la falta de seguridad en todo el país que, hasta ahora, en la nueva administración, llamada, en forma abreviada, la de la 4T, no ha mejorado. Queda a prueba la reciente estrategia cívico-militar o, al revés, que el gobierno acaba de poner en operación el pasado 30 de junio bajo el nombre de Seguridad Nacional. Para su buen éxito, requiere, además, de la decidida participación de las autoridades estatales y municipales en lo que les corresponda, empezando por un mejoramiento sustancial de sus policías.
  
   De palabras
   Un recipiente se vacía, no se vacea. En efecto, se deriva del verbo vaciar, no vacear.
   (AS)alfsapa@hotmail.com