Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    22 de Septiembre de 2020
13 de Septiembre de 2020
LA SALVADORA RELACIÓN MEDIÁTICA
Una de las pocas ventajas que la humanidad puede sacarle a esta situación de pandemia, es el desarrollo de las tecnologías para comunicarnos a distancia. Sin duda las herramientas digitales para hacernos presentes, a pesar del distanciamiento presencial, se han hecho balsas de salvación ante el aislamiento. Es tecnología que se estuvo desarrollando y tomó importancia y auge en la medida en que se hizo más necesaria.
  
   Hace años estuvimos restringidos al correo electrónico, que ahora se utiliza para asuntos muy formales, oficiales y de negocios. Las nuevas generaciones lo conocían como mero trámite para inscribirse en ciertos servicios de internet. Ahora lo necesitan como carnet de identidad para participar en las plataformas que usan en la educación a distancia.
  
   Luego vinieron las redes sociales, principalmente el Facebook y luego el Twitter. El primero, nació en el medio universitario. Creado por un joven se hizo popular entre los adolescentes y luego se extendió a prácticamente todas las generaciones. El Twitter es más de opinión, de polémica y, asombrosamente, de medio para difundir comunicados oficiales de todo tipo de personalidades, desde artistas y deportistas hasta jefes de gobiernos nacionales.
  
   La comunicación a través de estos medios es instantánea y bilateral, como ya escribimos en varias ocasiones. El asunto es que por diseño y por uso, se han dedicado primordialmente al entretenimiento, a la difusión de información noticiosa, a la propaganda de información falsa y a mostrar una extraordinaria variedad de intereses de dulce, de chile y de manteca.
  
   El entretenimiento, para no variar, fue otra vez la punta de lanza para otro recurso informático, el streaming, que es definido como sigue: “tecnología que permite ver y oír contenidos que se transmiten desde internet u otra red sin tener que descargar previamente los datos al dispositivo desde el que se visualiza y oye el archivo”. Con esta tecnología desaparecieron los establecimientos que rentaban películas, primero en video-casetes y luego en CD’s y DVD’s. Luego comenzaron a transmitirse eventos deportivos y culturales en vivo.
  
   Ahora cada vez más personas abandonan la televisión por cable para disfrutar de la televisión a través de internet y el YouTube se ha convertido no solo en un canal de entretenimiento sino también de información, capacitación y educación, e incluso funciona como una red social y motor de búsqueda de toda clase de información en la red.
  
   Por fortuna, el tiempo de pandemia y cuarentena nos sorprendió cuando en el internet ya contamos y se están desarrollando los sistemas de conferencias audiovisuales. Sabemos que las grandes corporaciones empresariales trasnacionales han estado, desde hace años, ahorrándose mucho dinero al sustituir sus reuniones presenciales con conferencias cibernéticas que los juntan virtualmente. Las teleconferencias también se han desarrollado en el ámbito académico. Y ahora, en las actuales circunstancias, herramientas como el Zoom y el Bluejeans, entre otras, permiten reunir a través del internet a grupos de personas que se comunican con una gran diversidad de propósitos: entre compañeros de trabajo, de aula, de amigos, de vecinos y un largo etcétera.
  
   Los sistemas de transmisión de mensajes, por otra parte, han pasado de transmitir solamente textos a ser vehículos de mensajes en videoconferencias.
   No es muy difícil imaginar cómo nos estaría yendo en esta cuarentena de aislamiento sin estas herramientas tecnológicas. La inmovilidad y falta de comunicación ahondarían el deterioro económico y también el emocional. Si a esto le agregamos que con los teléfonos inteligentes ya no tenemos que estar atados a la computadora, porque cada quien traemos buena parte de esa tecnología en el bolsillo…, con mayor razón tenemos que agradecer que nos ha tocado vivir un tiempo difícil, pero apoyados en recursos que hace algunos años simplemente no existían.
  
   Mientras tanto compartamos las cosas buenas que nos ofrece nuestro Estado y Región Zamora en mi página de Facebook: Del Mero Michoacán.