Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    05 de Diciembre de 2020
15 de Noviembre de 2020
Desde La Tribuna Ciudadana
LA SALUD PÚBLICA Y LA PANDEMIA EN EL MÉXICO ACTUAL
Entre los argumentos más socorridos del Gobierno Federal y los Legisladores de MORENA para justificar recortes presupuestales, extinción de fideicomisos, cancelación de programas de organismos autónomos e institutos, entre otros entes de gobierno, figura el de que, dichos recursos resultantes serían aplicados para atender la salud pública y la pandemia.
  
   Así las cosas, podríamos concluir que, en estos casi 2 años de gobierno, la salud pública y la pandemia deberían tener un mayor presupuesto y una mejor atención; sin embargo, dicha conclusión no concuerda con la realidad. Echemos un vistazo con base a los datos oficiales y a la información pública.
  
   En cuanto al manejo de la pandemia, México ocupa el deshonroso 4º lugar mundial en número de muertes por COVID, sólo detrás de EE.UU., Brasil y la India. Además, México ocupa el primer lugar en muertes de personal de salud a nivel mundial. (Amnistía Internacional).
  
   Por si fuera poco, de acuerdo con la prestigiosa Universidad John Hopkins, México está colocado como el segundo lugar mundial en su índice de letalidad; es decir, el número de muertes de acuerdo con el número de casos existentes de COVID. Con un índice de 10.2% de letalidad, nuestro país se coloca sólo debajo de Yemen, pero por encima de países como Italia, Ecuador, Chad, Reino Unido y EE.UU. que tiene un índice de 2.8% de letalidad.
  
   Por lo que toca a la salud pública, hay que recordar que una de las primeras acciones del actual gobierno fue la de recortar presupuesto a los Hospitales e Institutos Nacionales de Salud y desaparecer el seguro popular con todo y su presupuesto de aproximadamente 40 mil millones de pesos, para remplazarlo por el Instituto Nacional de Salud y Bienestar (INSABI), programa que fue rechazado originalmente por un numeroso grupo de Gobernadores, quienes no lo avalaron por su falta de planeación y de organización.
  
   El renglón del abasto de medicamentos ha sido calificado por los especialistas como un verdadero desastre, ya que la falta de experiencia de la nueva administración pública dejó sin medicamentos a grupos que jamás debieron quedarse sin sus medicamentos, porque dependían de ellos para vivir, como el caso de los niños con cáncer, entre otros.
  
   Por lo que respecta a las enfermedades llamadas crónicas y que representan las principales causas de mortalidad en México; La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT), que tiene por objetivo evaluar el desempeño y las políticas públicas del sector salud en nuestro país, dio a conocer sus resultados este 9 de noviembre, en los que podemos concluir que en ninguna de dichas enfermedades hemos mejorado.
  
   Veamos; este año, la vacunación de niños de hasta un año, apenas llegó a la mitad de la aplicada en el año 2012 (33.6 % contra el 60.7%).
  
   Los servicios inadecuados en materia educativa y preventiva han elevado las tasas de embarazo entre adolescentes.
  
   El sobrepeso en niños de edad escolar registró un incremento del 3.5% respecto del 2012.
   La tasa de sobrepeso y obesidad en adultos ronda el 75%.
  
   Un cuarto de la población mexicana, carece de seguridad alimentaria y descendió en un 5.5% respecto del 2012.
  
   La prevalencia de diabetes por diagnóstico previo, se incrementó en un 10.3%, en tanto que la prevalencia de hipertensión por diagnóstico previo, se incrementó en un 18.4%.
  
   En este contexto y de acuerdo con las cifras de la propia SSA que avaló la ENSANUT, podemos concluir que las acciones de prevención y atención del gobierno a la salud pública han sido insuficientes, que los recortes presupuestales y el desabasto de medicamentos, en lugar de mejorar los niveles de bienestar y salud pública, han repercutido en inferiores niveles de salud de la población mexicana.