Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    23 de Enero de 2021
10 de Enero de 2021
TRES GRANDES COMPAÑÍAS QUISIERON COMPONER EL SISTEMA DE SALUD NORTEAMERICANO
Las empresas Amazon, JP Morgan y Berkshire Hathaway, que cuentan con un millón y medio de empleados en los Estados Unidos, podían ellas solas haberle hecho frente a la pandemia del Coronavirus en su país. En 2018 anunciaron la constitución de una sociedad común, destinada a reformar la cobertura de salud de sus empleados por un muy débil costo, ofreciendo un servicio médico de primera. Con esto iban a terminar con un sistema de salud norteamericano, que se considera como uno de los más caros e ineficaces del mundo.
  
   Tres años después, no concretaron nada. Los directores de estas empresas gigantes han declarado que se trataba de una incubación de ideas, es decir, proponer simplemente medios de posibles soluciones, sin meter ellos el dedo en la propuesta. El sistema norteamericano de salud sigue como uno de los más débiles del mundo.
  
   Este sistema de salud cuesta cerca de 3500 mil millones cada año, o sea, cerca del 17% del producto interior bruto (PIB) norteamericano, ofreciendo resultados mediocres. Estas empresas sabían todo esto, pero todo lleva a pensar que su generosidad no era tan alta, como el público norteamericano pudo pensar. Ellos tenían en mente hacer negocio y, simplemente, no se animaron.
  
   El que sí sacó raja de todo esto fue Jeff Bezos, el dueño de Amazon. Sus empleados en el estado de Washington tienen un sistema muy bueno que cuenta con telecomunicaciones de médicos, visitas a domicilio, tarifas preferenciales. Esto piensa Bezos ofrecerlo luego al exterior. Va a empezar con la farmacia. Después de haber comprado la farmacia en línea PillPack, lanzó, en noviembre del 2019, su propio servicio de venta de medicinas.
  
   Todo esto indica que le va a tocar al nuevo presidente de Estados Unidos, Biden, renovar o componer en profundidad el sistema de salud norteamericano.