Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    22 de Agosto de 2019
11 de Agosto de 2019
De Ex Haciendas De Hidalgo
EX HACIENDA DE SAN JUAN IXTILMACO
Se localiza al sureste de la cabecera municipal, con una altura de 2498 metro sobre el nivel del mar.
  
   Dista 6Km. de la ciudad de Apan, 66 Km. de la ciudad de Pachuca y 96 Km. de la ciudad de México, lugares a los que se puede trasladar por carretera pavimentada.
  
   En los registros de los libros de bautizos de indios que se encuentran en la iglesia de Apan dice, que esta hacienda ya existía en el año 1716.
  
   Algunos de sus dueños fueron Don Clemente Sanz y el señor Coronel José de la Luz Moreno, quienes adquirieron la hacienda por partes iguales, vendiendo su parte el segundo al primero y quedando como único dueño de 1864 a 1873 Don Clemente Sanz.
  
   Hasta 1912 es propiedad de la familia Sanz, fecha en que es hipotecada hasta que el señor Enrique Clarens, paga la hipoteca en 1925 y la vende en 5 partes en 1935. Desde 1963, la hacienda de San Juan Ixtilmaco pasó a ser propiedad del gobierno. Entre los usos que ha tenido la hacienda se recuerda que fue un reformatorio para pequeños infractores, centro impulsor SAM, para el desarrollo regional y actualmente funciona como Centro de Bachillerato Tecnológico Agropecuario.
  
  
  
   En sus instalaciones, la producción de pulque era una de sus principales fuentes de ingreso. El ron y el pulque que se embarcaban en el “Escape de San Francisco Ocotepec” para México u otro lugar, por medio de plataformas que rodaban sobre rieles y eran jaladas por mulas desde el patio de la hacienda de San Juan Ixtilmaco. Los peones vivían al oeste de la casa grande. Los establos y trojes estaban hacia el sur, igualmente la tienda de raya, que era una de las más famosas en su tiempo, el tinacal, se encontraba hacia el este.
  
   La construcción es de dos plantas. El eclecticismo se manifiesta en la alteración de las proporciones y en el juego con el colorido de los materiales empleados.
  
   La capilla se encontraba al suroeste fuera del conjunto de la construcción. Contaba con escuela, donde se atendía por separado a niñas y niños, así mismo, contaban con una escuela de música llamada “escoleta”, cuyos integrantes de la banda eran los alumnos de la hacienda.
  
   Tenía una completa y estricta administración así como una basta extensión de tierras de labor.
  
   Da a la vivienda un portal con grandes sillares de piedra negra y sobre él, ventanales de medio punto flanqueados por pilastras. Para el muro se usó cantera blanca y para los pilares cantera roja.
  
   La vista del jardín penetra en las habitaciones a través de frescos pasillos embaldosados o con pisos de anchas soleras de ladrillo. Su techumbre de envigado y terrado es sostenida mediante pilastras o columnas.
  
  
  
   Estas últimas son tan elegantes como los soportes jónicos pareados del pasillo alto, netamente neoclásicos.
  
   En la hacienda se celebraba cada año un carnaval que terminaba el miércoles de ceniza habiendo empezado 8 días antes.