Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    16 de Noviembre de 2019
03 de Noviembre de 2019
El Placer De Pintar…
¿CUÁNTAS PINTURAS REALIZÓ BOB ROSS?

   Bob Ross amenizó las tardes de niños y adultos durante una década; aquí algunos datos del pintor de árboles felices...
  
   Bob Ross animaba, como pocos personajes de la televisión, la vida de la audiencia no solo en México, sino en muchos lugares del mundo. La presencia y los consejos de Ross hacían que las tardes frente al televisor fueran divertidas, además nos hacía felices, tanto como los árboles y las nubes de sus pinturas.
  
   Bob Ross era un ex militar de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, que conducía el programa que en México se transmitía por el canal 11 de la televisión abierta y que llevaba por nombre The Joy of Painting (El placer de pintar). Ya retirado, Bob Ross se dedicó a pintar.
  
   Pero ¿qué pintaba y de dónde obtuvo la idea? A nuestro querido Bob Ross le gustaba pintar naturaleza feliz y su inspiración fueron los 20 años que estuvo destacado en Alaska como militar, pues ahí conoció las inmensas montañas nevadas que plasmaba en sus pinturas.
  
   Hay quienes señalan que es casi imposible saber cuántas pinturas realizó este hombre nacido en Daytona Beach, Florida, ya que para cada uno de sus programas realizaba tres versiones de cada cuadro. Bob Ross pintó en 381 de los 403 episodios del programa, así que si había tres versiones de cada pintura, existirían al menos 1,143 originales. Bob Ross Inc. calcula que tiene almacenadas 1,165 pinturas.
  
   Ross también pintaba cuando daba clases, en eventos públicos y para eventos de beneficencia, así que puede que haya más cuadros por ahí.
  
   Aunque en 1991 Ross declaró para el diario New York Times que hizo más de 30 mil pinturas, las cuales fueron donadas en su mayoría a la televisora PBS para que las subastara y ganara dinero para diversas causas y fundaciones.
  
   En 1995, Bob Ross murió víctima de un linfoma. Seguro recuerdas que una de sus características era su cabello afro que, aunque no era natural y tampoco le gustaba, comprendía que era parte de su marca y por ello lo usaba. La manera en que arreglaba un cuadro que creíamos arruinado y, sobre todo, la espectacularidad en ellos, lo convirtieron en un ícono de la televisión para cientos de seguidores que aún lo extrañan.