Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    10 de Diciembre de 2019
01 de Diciembre de 2019
José Luis Castillo García
SOY EL MENSAJERO NÚMERO UNO DEL MUNICIPIO
Benjamín González Oregel
Chavinda, Mich., noviembre del 2019.-- “Soy el mensajero número uno del municipio de Chavinda”, indica el presidente del municipio, el señor José Luis Castillo García, cuestionado sobre el papel que juega con relación al programa Palomas Mensajeras, terminado el viaje que dentro del esquema realizó a California.
  
   “Represento las aspiraciones, las necesidades, el futuro de Chavinda. Es una tara ardua que tiene que cumplir el representante de una comunidad”, recalca. “Y no nada más eso. No soy nada más el mensajero del municipio. Soy el que va y forma opinión, abre la discusión. No se trata nada más de llevar a las palomitas mensajeras al encuentro con los suyos, que es un choque muy agradable ver que 67 personas se reúnen con sus familias, después de muchos años de separación, cuenta el edil.
  
   Hay quien prefiere el futbol
  
   “A mí me gusta mucho la lealtad y la legalidad. Estas puertas están abiertas gracias a los presidentes Obama y Peña Nieto; a José Antonio Meade y al gobernador Silvano Aureoles”, señala. “Y que hoy haya quienes los disfruten, es algo nos llena de orgullo”, indica.
  
   El mismo interés
   “Son cuatro los grupos de chavindenses que tenemos identificados en California, yo me reuní con 3. Del otro, se contó con un representante. Todos tienen el mismo interés: trabajar por Chavinda, cuenta en amena entrevista.
  
   Castillo García considera que la forma en que lo han hecho, “aislados, no fructifica. Porque los que están en Concord, California, por poner un ejemplo, si plantean trabajar, por decirlo así, por El Tepehuaje”, no lo harán. Porque no todos los que allí residen son de esa comunidad. Y lo mismo sucede con los que viven en Salinas, Fresno, Madera, Oakland, o en cualquier otra parte. Están separados.
  
   El edil dice que su deseo era conseguir una “común unión”; conocer las necesidades de una y otras comunidades, entre todos, juntos. Superada esa tarea, todos, emprender acciones para hacer lo mismo en otra colectividad. Trataríamos de sacar las necesidades más apremiantes de esas localidades: agua potable, puede ser. Puede ser la vivienda, puede ser el trabajo social, pueden ser las vías de comunicación. Pero, “sacar, una por una”.
  
   Es muy importante la educación. Y ellos así lo ven. “En la comunidad de La Esperanza, ya le invirtieron; hicieron 2 aulas, aunque nos las han terminado. Si nos hubiéramos unido, creo que hubiésemos hecho un inmueble moderno; en donde está el que ellos han construido, pero bien orientado. Porque no le dieron la orientación que requiere la Secretaría.
   En esa misma ranchería, el gobierno del Estado, nosotros hicimos la gestión, construyó 2 más. Nosotros, además, acabamos de firmar un convenio, con un contratista, para que instalen la electrificación”, asegura el edil.
  
   Castillo García, quien repite en el cargo luego de un trienio sabático, agrega que, en esa escuela, falta por construir el patio cívico, “pero es un recurso que bajó el gobierno del Estado”, dice.
  
   Los brazos del desarrollo de Chavinda
   La reacción de los grupos, luego de comprobar que el viaje no se concretaría al encuentro de los sin papeles con sus padres, sino que se buscaban nuevas vías para el mejoramiento del municipio, resultó buena, productiva, bien aceptada por los anfitriones. “Fui a una audición a donde, por azares del destino, llegó el Cura de la parroquia. El que estaba programado era yo. Esto con el fin de dar respuesta, en vivo, a los ciudadanos, de lo que ellos quisieran consultar; o para conocer las necesidades que ellos querían hacer públicas, o reclamar acerca de las obras que se han dejado de hacer; o si lo que estamos haciendo está bien hecho y lo que no lo esté bien hecho, tratar de mejorarlo”.
  
   Sobre lo que el ayuntamiento ofrece a los residentes que viven en Estados Unidos, cuenta que una de sus responsabilidades es la “hacernos cargo de la seguridad de ellos, mantener el pueblo limpio, mantener nuestros caminos en buenas condiciones, abrir nuevos caminos para que tengamos mejores vías de conectividad, y que la gente se sienta a gusto trabajando. Chavinda es una de las comunidades que tiene estabilidad en cuanto a seguridad pública y una economía, si se quiere no suficiente, sí estable. Lo que estamos ofreciendo es informar, en nuestras propias casas –porque son casas en las que nos juntamos, allá-- que estamos haciendo bien las cosas.
  
   A pesar de los agricultores,
   “En mi administración ya no existe la Subcomisión del Migrante. Ahora, tenemos una oficina, al frente de la cual está el ingeniero Rubén Ponce, para atender los asuntos de los migrantes. Desde allí, hemos venido dándoles capacitación a todos. Porque uno va a California, y se da cuenta de lo que sufren: levantándose muy temprano para no llegar tarde a su trabajo. Dejan a los niños solos, porque trabaja el matrimonio, papá y mamá. Porque es la única manera para que pueda alcanzar el recurso. Por eso vemos casas, aquí, muy grandes, extraordinarias obras. Esos son los brazos, hoy, en los que se basa el desarrollo de Chavinda”, dice.
  
   No escapa a su memoria que el municipio cuenta con agricultores, en el campo de la economía, pero “siguen siendo, los migrantes, quienes más aportan, en lo económico al municipio”, afirma.
  
   Además, esto se acentúa con los recortes que hay en el presupuesto federal. Por eso, es notable la participación de los migrantes, esos que han tenido que abandonar su terruño para buscar el modo de vida, son quienes más invierten en el municipio.
  
   Dólar por dólar
   Comenta que entre las metas a conseguir durante el viaje realizado, se buscaba decir a los chavindenses que radican en California, que hay disponibilidad y disposición para que participen en el mejoramiento del municipio. Pero que lo hagan de manera institucional. Que ellos indiquen cuáles son sus prioridades.
  
   Durante su estancia, se habló de la necesidad de adquirir una carrosa, para trasladar, dignamente, a las personas que fallezcan al otro lado. Tener una limousina, para el mismo fin; o para el traslado de enfermos, desde los hospitales, a sus casas. Les ofrecimos: “ustedes pongan un dólar, el municipio pondrá otro. El trato será, dólar por dólar”, dice.
  
   Recomienda, a los socios de esas agrupaciones, que registren tales asociaciones, ante la autoridad correspondiente: Relaciones Exteriores, para evitar el fomento del lavado de dinero. Porque nosotros, “no podemos aceptar un bien nada más porque sí. Necesitamos ver la ruta de ese dinero. Y para que nosotros no seamos sujetos de investigaciones, sobre el origen de ese dinero, tenemos que ser institucionales: todo se hará a través de la Tesorería.
  
   Que vamos a hacer un parquecito en tal parte, “que se ponga la placa”, en la que se especifique cómo y con cuánto fue financiado. “De otra manera, yo no entendería este trabajo que estoy haciendo, de ir y buscar, propiamente en especie, no dinero… Si ellos quieren comprar pañales, para los adultos, ellos pueden hacer su compra y que les den su factura. Porque todo lo que entra a la Presidencia, tiene que ser facturado a nombre de la misma presidencia. Nosotros tenemos que revisar, bien, el origen del dinero”, señala.
  
   Tenemos 2 camiones que nos donó una constructora
   El asunto de las carrosas, ya estuvo, se concretó. Los vehículos llegarán por allí el día 14 de diciembre, dice. Los residentes han de llegar entre los días 5 y 6 del mismo mes. Te digo que se les ha organizado un baile, en Chavinda. Es la forma de agradecerles su disposición y estancia en el pueblo. Deseamos, además, que todo se desarrolle en paz. Pero lo anterior, ya está cristalizado.
  
   “Nosotros debemos ser mensajeros de la economía de Chavinda, de las necesidades que tenemos. No somos personas que vamos, francamente, a explotarlos. Tampoco vamos a mendigar. Uno va con las personas que pueden, medianamente, ayudar al pueblo. Hemos tenido éxito cuando hemos ido a informar acerca de lo que se está haciendo; porque, ahorita, no puede haber nada oculto. Ahorita que estábamos platicando, transmitían en vivo y, en ese instante”, se sabía de lo que hablábamos.
  
   “Ya contactamos,… Tenemos 2 camiones que nos donó una constructora en San Francisco. Ya tengo aquí las facturas. Ya consulté al agente aduanal, en El Paso, Texas, cuánto nos cuesta su legalización. Creo que hay problema, por el motor de diésel. Pero creo que no es el motor, ha de ser cuestión de los modelos, son 2 modelos 98. Están en muy buenas condiciones. Esto es totalmente gratuito”, subraya.
  
   Cuenta que cuando empezaron a hablar de este asunto, fueron a Livingston, California, con el administrador de allí y que los atendieron “muy bien”. Dice que “estuvimos pidiendo equipo para los bomberos”. Reitera que lo de las carrosas está cristalizado y que, se ha encontrado con gente que quiere dar dinero en efectivo, o en cheque, pero les advierto que “yo a eso, no voy. Voy a que, si quieren algo ellos, ellos mismos lo paguen, o que lo depositen a la Tesorería, para que sea verdaderamente transparente. Se les extiende un recibo y enseñarle: esto se hizo con tu dinero”.
  
   Más versatilidad, más libertad
   Los nombres de las agrupaciones son: Estados Unidos con Chavinda, Chavinda de Corazón, Chavinda Vive y los que están a favor del futbol. Creo que ese grupo está muy interesado en ese deporte. Ellos quieren participar (en beneficio del pueblo). Se nos dijo que tenían un autobús, para cuya compra habían aportado 4 mil 500 dólares, y que requerían, de nosotros “otros 2 mil 500”. Tenemos las fotografías del vehículo. “Ya le hablamos a la persona que nos lo ofreció”.
  
   Entre los planes del edil, no está la idea de comprometer al municipio, mediante la búsqueda y declaración de Ciudades Hermanas, porque prefiere ser más versátil, más libre, en este campo. Menciona que en el aspecto del apoyo que recibiría Chavinda, de su Ciudad Hermana, lo ha logrado a través de los gobiernos del Estado, puesto que “tengo maquinaria del gobierno del Estado, que estaba en desuso. La recogemos, la reparamos y no nos la dan en comodato.
  
   “Nosotros pedimos que nos la den, para poder tener, nosotros, una capitalización de maquinaria en el municipio. Yo ando buscando, por aquí, en Santiago Tangamandapio, que me ayuden mediante el préstamo de su motoconformadora, que nos faciliten un camioncito; porque tengo mis caminos devastados. Y voy a Zamora, y voy a Jacona en busca de apoyo”.
  
   “Mientras estemos en la función pública, entre más públicas sean las representaciones de los presidentes, más nos van a fortalecer. Y seremos más fuertes y saldremos más fortalecidos con la encomienda que nos dio la sociedad”.