Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    28 de Mayo de 2020
09 de Febrero de 2020
DÉCIMAS
Benjamín González Oregel
1.-- Donald Trump, sin una pizca de vergüenza, festejó su triunfo en el juicio político como una victoria para la nación, reiteró: "no hice nada mal", y calificó a sus acusadores de "corruptos", "malvados", "enfermos" y hasta de buscar "destruir al país". En un discurso supuestamente formal sobre su absolución en el juicio político, transmitido en vivo por la televisión nacional desde la Casa Blanca, Trump afirmó que las investigaciones encabezadas por demócratas "infernalmente maliciosos" fueron algo “malvado, corrupto; fueron policías sucios, filtradores y mentirosos…” Insistió en que "no hicimos nada mal, no hicimos nada mal". Se esperaba, lanzó un ataque personal contra Mitt Romney, el único senador republicano que se atrevió a votar en su contra, a quien calificó de "candidato presidencial fallido". Se fue contra algunos de quienes lo han investigado durante su presidencia, más allá de este impeachment, como el fiscal especial Robert Mueller y el ex jefe de la FBI James Comey, a quien despidió y se refirió con un insulto, y a todo el liderazgo de esa agencia, al cual calificó de "escoria". Todo eso, declaró, “bullshit (mierda)”.
  
   Insolente y descarado,
   No conoce la vergüenza,
   Festejó, con otra ofensa,
   Al dividido Senado.
   Quienes lo han investigado,
   No salieron sin insulto.
   Faltará el jurisconsulto
   Que, con la ley en la mano,
   Aclare el nudo gordiano
   Y que no le saque al bulto.
  
   Que con su Trump se coman,
   Se esperaba la absolución,
   A la gringa población
   Jamás en serio la toman.
   Cosas terribles asoman,
   Aunque el mundo esté al pendiente.
   Lo de Guaidó presidente,
   Es tan sólo una probada.
   Pues Damocles la espada,
   Sobre México está pendiente.