Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    07 de Abril de 2020
22 de Marzo de 2020
COVID-19 MANDA A LA ECONOMÍA A TERAPIA INTENSIVA

  
   Ciudad de México.- El desplome mundial de los mercados financieros y la pandemia del Covid-19 tumban poco a poco los pronósticos de crecimiento económico de México para este año, y ponen al país al borde de la recesión más larga en los últimos 90 años. Hasta hace 15 días las previsiones del Producto Interno Bruto (PIB) promediaban una expansión de 0.9%; sin embargo, en recientes jornadas los bancos más grandes del mundo han comenzado a ajustar a la baja sus proyecciones, muchas de ellas en terreno negativo. De confirmarse lo previsto, será la primera vez que México reporte dos años consecutivos de contracción económica desde 1929-1930.
  
   El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dio a conocer en febrero que el PIB de México se contrajo 0.1% en 2019.
  
   Pesimismo
   Bank of America (BofA) cambió en sólo ocho días su pronóstico dos veces, primero de 0.5% a -0.1%, y luego a una más profunda contracción de -4.5%. "Continuamos viendo riesgos a la baja para nuestro pronóstico de crecimiento del PIB para 2020, ya que México podría verse afectado directamente por el coronavirus. Otro riesgo es que Estados Unidos cierre la frontera, que impactaría significativamente la economía de las ciudades de la región", explicó.
  
   Hasta el momento los bancos internacionales tienen el escenario más negativo para México. Credit Suisse espera una caída de 4% para el cierre de 2020. Apenas el miércoles, Goldman Sachs ajustó de 0.6% a -1.6% su pronóstico de crecimiento para el país. Barclays espera una caída de 2%; Moody’s, de -1.5%, y J.P. Morgan, de -0.4%.
  
   Los efectos
   En opinión de Bank of America, un coctel de choques negativos está afectando la actividad económica. Resaltó que el país enfrenta un shock de oferta negativo por el cierre temporal de empresas en el mundo.
  
   "Esto comenzará a impactar la fabricación en México y continuará teniendo un impacto en la producción para algunos meses. México enfrenta un gran impacto negativo de la demanda externa, a medida que el crecimiento mundial se desacelera y el mundo entra en una recesión global. Como México es una economía muy abierta, está muy expuesta a demanda", detalló (El Universal).