Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    22 de Septiembre de 2020
13 de Septiembre de 2020
URGE DESARROLLAR INTELIGENCIA ARTIFICIAL EN ESPAÑOL
Agenda Latinoamericana Mundial 2020
VIII Congreso Mundial de la Lengua Española, Córdoba, Argentina
  
   «La lengua española tiene un reto tremendo por delante. Es necesario que, entre todos, coloquemos al español donde se merece, también en el mundo digital». Con este llamamiento, José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, ha urgido a desarrollar «inteligencia artificial basada en la lengua española», en el VIII Congreso de la Lengua que se celebró en Córdoba, Argentina, el pasado mes de marzo.
  
   También ha instado a entender cómo se está fraguando la «lengua sintética». En realidad, «ya nos estamos relacionando» con este tipo de lengua, cuando preguntamos al «asistente de voz» las noticias del día, el tiempo, la información del tráfico, el resultado de un partido de fútbol... al usar las aplicaciones de mensajería, o al traducir textos usando los populares traductores digitales en línea. José María Álvarez-Pallete ha señalado que «urge desarrollar inteligencia artificial sobre la base de nuestra propia lengua, como ‘Aura’, la Inteligencia artificial de Telefónica».
  
   El presidente de Telefónica ha recordado que, tras el chino, el español ocupa la segunda posición por importancia, es decir, en número de hablantes nativos. Es hablado por 480 millones de personas como su primera lengua, superando en un veinte por ciento el número de hablantes de inglés como primera lengua. Sin embargo, al revisar cuál es el idioma más rico en contenidos digitales, «el español cae a la cuarta posición, y el inglés sube a la primera, con un peso diez veces mayor que el de nuestro idioma», señaló.
  
   Riesgos y oportunidades
  
   Por otro lado, ha indicado que el español está además expuesto a otro riesgo, que depende de la forma como «aprende» la inteligencia artificial. La inteligencia artificial aprende a hablar sobre los datos (big data) que logre manejar. Y cuanto menos precisos, más erróneos o menos relevantes sean esos datos, más errores, limitaciones o incluso sesgos se incorporarán al lenguaje sintético. Esto supone una amenaza para el futuro de nuestra lengua que no podemos ignorar, si queremos asegurar el uso del español por futuras generaciones».
  
   El presidente de Telefónica ha analizado también cómo los errores del lenguaje se extienden a gran velocidad, y cómo la inteligencia artificial aprende de ellos. Cita ejemplos como cocreta, que aparece en casi ochenta mil referencias de búsquedas; el uso erróneo del imperativo del verbo decir, decirlo, que arroja más de dos millones de resultados, mientras que su forma correcta, decidlo, muestra algo más de tres mil. Vocablos de uso menos habitual, desaparecen, o arrojan resultados residuales.
  
   Las abreviaturas e imprecisiones que utilizamos al usar aplicaciones de mensajería instantánea, popularizan el uso de incorrecciones ortográficas o gramaticales. Por otra parte, «los sesgos culturales de género se hacen presentes en las búsquedas». Algunos ejemplos: si un usuario escribe surgeon en inglés, el resultado habitual del traductor es cirujano, en masculino; si el usuario escribe nurse, el resultado será enfermera, en femenino; si teclea engineer, aparece ingeniero, en masculino y si escribe nanny, el resultado será niñera, en femenino...
  
   Papel esencial de la academia
   Respecto al impacto que tienen los «procesadores de texto» más comunes en la configuración del nuevo lenguaje sintético y su impacto en el uso correcto de la lengua, muchos «fallan al reconocer palabras correctas» y, además, cuando esto sucede, «proponen corregirlas y sustituirlas, dando lugar asía un empobrecimiento y adelgazamiento del léxico, y éste es el momento de abordarlo, ya que en los próximos años cientos de millones de máquinas hablarán español».
  
   El Congreso Mundial de la Lengua Española, de Córdoba, ha insistido en el papel esencial de la Academia en todo esto, y ha recordado que «el cambio de época requiere nuevas reglas y nuevas maneras de abordar los problemas». El presidente de Telefónica insiste en que «la lengua sintética aprende, y tenemos herramientas, conocimiento y expertos para enseñarla como es debido».