Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    22 de Septiembre de 2020
13 de Septiembre de 2020
Una Encíclica De La Sangre De Los Mártires
“HERMANOS TODOS”
Zenit

  
   Iluminación de un franciscano
  
   (zenit – 8 sept. 2020).- Hermanos todos es el título de la encíclica sobre la fraternidad y la amistad social que el Papa Francisco firmará el sábado, 3 de octubre de 2020, en Asís.
  
   Este comienzo está tomado de la sexta admonición del hermano Francisco: “Miremos con atención, hermanos todos, al buen Pastor, que sostuvo la pasión de la cruz para salvar a sus ovejas. Las ovejas del Señor le siguieron en la tribulación y la persecución, en la vergüenza y el hambre, en la enfermedad y la tentación y otras cosas así, y por ello recibieron del Señor la vida eterna. Por eso es una gran vergüenza para nosotros, siervos de Dios, que los santos hayan hecho sus obras, y queremos recibir la gloria y el honor con sólo decirles” (FF 155).
  
   Las admoniciones son la transcripción de las exhortaciones que Asís dirige a los frailes reunidos en capítulo –la expresión más alta de la fraternidad menor (cf. Francisco Misericordioso. El desafío de la fraternidad, Ed. Tierra Santa, Milán 2018) – y la sexta admonición es la reacción de Francisco al orgullo con el que la orden minoritaria se jactaba del martirio de cinco frailes asesinados en Marruecos en 1220 (cf. Santos por atracción. Los protomártires franciscanos entre Antonio de Padua y Clara de Asís, Ed. Tierra Santa, Milán 2020).
  
   El cronista franciscano Giordano da Giano, unos decenios más tarde, relata un dicho del santo asistencial aún más seco y agudo: “Cada uno debe glorificarse en su propio martirio y no en el de los demás” (FF 2330).
  
   La predicación evangélica de los protomártires franciscanos, así como el encuentro entre san Francisco y el sultán en Egipto, son la expresión de la voluntad de la fraternidad minoritaria de estar presente desde el principio incluso más allá de los confines del cristianismo, abriéndose a los grandes horizontes de la tierra de los no cristianos. Precisamente esta elección está en el origen de la imagen de fraternidad y amistad social de la que el franciscanismo es hoy considerado un símbolo.
  
   Pietro Messa