Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    22 de Septiembre de 2020
13 de Septiembre de 2020
A Los Obispos Del País
EE.UU: PRESIDENTE DEL EPISCOPADO SOLICITA COLECTA PARA DESASTRES NATURALES
Zenit
(zenit – 4 sept. 2020).– Mons. José H. Gómez de Los Ángeles, presidente de la Conferencia de obispos Católicos de Estados Unidos(USCCB) ha solicitado que los obispos de todo el país consideren realizar una colecta especial voluntaria para la recuperación humanitaria a largo plazo y las necesidades de la Iglesia surgidas tras el creciente número de desastres naturales en Estados Unidos.
  
   En una parte de la carta enviada a los obispos, Mons. Gómez escribió: “La temporada tradicional de tormentas acaba de comenzar y ya hemos sido testigos del impacto devastador del Huracán Laura y los incendios forestales de California. Miles de hogares, negocios e iglesias han sido severamente dañados o destruidos y ese impacto durará por un largo tiempo.
  
   Oraciones y colecta
   Ofrecemos nuestras oraciones a las familias que han perdido a sus seres queridos, hogares y negocios. El arzobispo Etienne, presidente de nuestro Comité de Colectas Nacionales, se ha puesto en contacto con varios obispos para conocer sus situaciones y ofrecer nuestras oraciones y nuestro deseo de ayudar en este momento de necesidad.
  
   Los fondos recaudados en esta colecta especial pasarán a formar parte del Fondo de Emergencia de los Obispos para Desastres y se utilizarán para apoyar los esfuerzos de Caridades Católicas USA y/o Catholic Relief Services, las agencias oficiales de ayuda de la Iglesia Católica de los Estados Unidos, ya que ellos y las agencias locales responden a las necesidades de emergencia inmediatas para necesidades tales como agua, alimentos, refugio y atención médica, y ayudan en los esfuerzos de reconstrucción y recuperación a largo plazo; y la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos para las necesidades pastorales y de reconstrucción de la Iglesia.
  
   Labores de recuperación
   Los fondos se utilizarán para las labores de recuperación tras el Huracán Laura y cualquier otro desastre que ocurra y se distribuirán donde más se necesiten. Sin embargo, si tales propósitos se vuelven innecesarios, imprácticos o imposibles de cumplir, la USCCB puede usar dichas contribuciones para otro tipo de ayuda de emergencia en caso de desastre donde sea más necesario, según lo determine el Comité de Colectas Nacionales utilizando su protocolo de respuesta a emergencias”.
  
   Mons. Gómez reconoció la gravedad del impacto de la COVID-19 en las actividades parroquiales y diocesanas y su desafiante impacto en la recaudación de fondos, pero también expresó su esperanza en la generosidad de los fieles y su compasión por los necesitados.