Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    25 de Noviembre de 2020
25 de Octubre de 2020
SOMOS EL PAÍS CON LA TASA DE MORTALIDAD EN TRABAJADORES DE SALUD MÁS ALTA EN EL MUNDO

   El IMSS ha adquirido equipo de protección personal no apto para la atención durante la emergencia por Covid-19, si se comparan los lineamientos emitidos por el gobierno federal con los que estableció la Organización Mundial de la Salud
  
   La falta de criterio en el IMSS los ha llevado a realizar adquisiciones que han puesto en grave peligro a los trabajadores, al grado de que la tasa de mortalidad por parte en los empleados de Salud en México es la más alta en el mundo. México es el país en donde más trabajadores que día a día luchan por las salvar enfermos por Covid-19, mueren.
  
   Un ejemplo preciso es la clave del cuadro básico para la compra de goggles de protección, adquiridos para el personal; con una descripción obsoleta, no garantiza la protección contra el virus por no haber sido diseñados con las características adecuadas y con el material conveniente a las labores de atención médica.
  
   De acuerdo con los lineamientos técnicos de uso y manejo del equipo de protección personal, ante la pandemia por Covid-19, emitido por el gobierno federal, los goggles de seguridad deben contar con válvulas de ventilación indirecta.
  
   Además, deben ser ergonómicos, con armazón de vinil, lente transparente de policarbonato o plástico resistente a impactos, con un tratamiento antiempañante, con resistencia a ralladuras, puente nasal de silicona, resguardos laterales transparentes, [y] deben contar con una cinta sujetadora de material confortable y lavable que permita un adecuado ajuste y estabilidad, pese a los movimientos del rostro, así como resistentes a la desinfección con solución con hipoclorito de sodio, que permita el uso simultáneo con lentes convencionales”¹, se establece.
  
   Sin embargo, la descripción actual del cuadro básico del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) no cuenta con la ventilación indirecta y la eficiencia de filtración de micras que se requieren; la adquisición de este tipo de productos o claves obsoletas pone en riesgo la salud del personal médico.
  
   Actualmente el único requerimiento para compra de goggles, en el portal de compras del IMSS, es: “Lente de armazón de nailon, con patas flexibles y ajustables, con mica transparente de policarbonato para la protección frontal y lateral”. Lo anterior dista mucho de los requerimientos emitidos por el gobierno.
  
   Los requerimientos y dictaminaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para Covid-19 tampoco coinciden con el cuadro básico de la dependencia. Según los modos de vía de transmisión y las recomendaciones científicas de ese organismo internacional, los goggles y equipo de protección deben tener ventilación indirecta y una eficiencia microbiológica de filtración de más 95% sobre partículas 5 μm, ya que se sabe que el contagio principal es a través de ojos y nariz; sin esta eficiencia en la filtración se expone la salud de usuarios del equipo de protección.
  
   No solamente debe ser ventilación indirecta, sino que también las válvulas deben contar con filtración microbiológica eficiente para evitar el contagio por Covid-19.
  
   Asimismo, según la OMS, deben tener un buen sello para la piel de la cara, un marco de PVC flexible para encajar fácilmente con los contornos del rostro, hermético en los ojos y áreas circundantes. La organización reitera la necesidad de una banda ajustable para asegurarlos firmemente “y evitar que se desajusten durante la actividad clínica, así como tratamientos antiempañante y contra raspones, puede ser reutilizable o desechable”.
  
   Podemos ver que existe un abismo muy grande entre lo que la OMS recomienda —lineamientos para el uso de equipos de protección personal (EPP) contra el coronavirus (SARS-CoV-2) en establecimientos de salud— y en los lineamientos técnicos de uso y manejo del equipo de protección personal ante la pandemia por Covid-19 emitidos por el gobierno de México.