Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    23 de Julio de 2019
10 de Febrero de 2019
RECUERDO DE LOS INICIOS DE LOS SESENTAS
Jesús Álvarez Del Toro movimiento de liberación nacional

  
   Al inicio de la década de los sesentas del siglo pasado recién se había presentado el triunfo de la revolución cubana; la implementación de una política norteamericana de “Alianza para el progreso”, como contraparte al fantasma “comunista”, se extendía por toda América Latina.
  
   Nuestra ciudad no fue la excepción, ya en otras ocasiones y en este mismo semanario he recordado de la llegada de varias familias cubanas a Zamora; a la par, recuerdo lo que sería el movimiento de liberación nacional, el que estuvo apoyado por personalidades de avanzada en todo el país y en el que participaron diversos zamoranos.
  
   De las personalidades nacionales que integraron el movimiento sobresalen: Arturo Orona, Lázaro Rubio Félix, Ramón Danzós Palomino, Tomás Cueva, Samuel Ruiz Mora, Armando Castillejos, Fernando Carmona, Enrique González Pedrero, Luis Rivera Terrazas, Javier Campos Ponce, Francisco Ortiz Mendoza, Reyes Fuentes García, Arturo García Bustos, Carlos Fuentes, Roberto Jaramillo, Blas Vergara, Eliezer Morales Aragón, Adelina Zendejas, Enrique Ramírez y Ramírez, Ángel Bassols, Augusto Velasco, Cuauhtémoc Cárdenas, Angélica Arenal, Víctor Flores Olea, Adriana Lombardo, Cándido Jaramillo, Othón Salazar, Miguel Arroyo de la Parra, Heriberto Jara, José Chávez Morado, Vicente Lombardo Toledano, Alejandro Martínez Camberos, Paula Gómez Alonso, Eli de Gortari, Alonso Aguilar, Jorge Carrión, José Guadalupe Zuno, Mateo A. Sáenz e Isidoro Gómez Gámez, con el general Lázaro Cárdenas como principal dirigente.
  
   A cincuenta y ocho años de aquel entonces, recuerdo un reportaje de este mismo semanario, al que tituló: DESLUCIDO RESULTÓ EL MITIN, y el que reproduzco íntegro y usted, amable lector, saque conclusiones:
  
   “No pasó de simple ocasión de agitar, a costa de pobres campesinos. Repulsa de la ciudad al comunismo. Cumplían una consigna. ¿Sin pan y sin Dios¬?
  
   La manifestación ejidal de hace ocho días, anunciada por sus organizadores como apoyo al Sr. Lázaro Cárdenas no dejó contento a nadie.
  
   Bajo amenazas de represalias y ofreciéndoles unos cuantos pesos, fueron traídos exactamente un mil doscientos ejidatarios –no cinco mil, como ha propalado cierta prensa- de las comunidades agrarias de una extensa región de Michoacán. La mayor parte de ellos eran pobres indígenas de La Cañada. Muchos de los “invitados” se negaron rotundamente a participar. ¡No veían la cosa clara!
  
   Tras un desfile por algunas de las calles, siguió un mitin en la plaza principal. Casi la mitad de los manifestantes se desbandaron y los restantes aguardaban impacientes la hora de marcharse.
  
   Cuatro fueron los “oradores” que, sea porque no hallaron palabras que repetir o por temor de quedarse sin público, sus “discursos” apenas si contemplaron veinte minutos en total.
  
   “No somos comunistas; queremos tierras”, expresó uno de la cuarteta. No se sabía porque daba la excusa y, en cuanto a las tierras, no parece atinado el camino de conseguirlas.
  
   Resultó poco original oir repetir exclamaciones tales como “Cuba sí, yanquis no”, a lo cual con la misma lógica, podría haberse replicado “Cuba sí, Rusia no”. Sonaba infantil llamar al Pte. de Estados Unidos “rebelde sin causa”. El que en la cumbre de la emoción gritó ¡paredón! ¡paredón!, en tanto conducían en calidad de detenida a Rosita Verduzco, batió record.
  
   El primero que tomó el micrófono reprochó a los “reaccionarios burgueses” haber enviado a sus esposas a una manifestación el día anterior ¿qué significará la sobada palabra “reaccionarios?
  
   REPUDIO DE ZAMORA AL COMUNISMO
  
   Efectivamente, un día antes no sólo señoras de personas acomodadas sino un gran número de mujeres –cuya cifra sería difícil precisar- de toda condición social, en forma espontánea o improvisada, recorrieron calles de la ciudad con carteles como éstos: “México católico rechaza las ideas comunistas”; “las mujeres zamoranas defenderemos nuestros hogares”.
  
   El domingo, paredes y pisos amanecieron con bastantes papeles y letreros, algunos de los cuales no honraban mucho al que iba a ser homenajeado en el mitin, y en los que se invitaba a los ciudadanos a no participar en reuniones comunizantes.
  
   CUMPLÍAN UNA CONSIGNA
  
   La manifestación del domingo, aunque sin exaltaciones de violencia, es según parece, parte de un plan de agitación nacional, posiblemente tramado en la “Conferencia Interamericana por la Soberanía” y todo lo demás convocada por el Sr. Cárdenas. Obedece según la misma estimación, a una consigna de los quintacolumnas comunistas de todo el mundo en respaldo al gobierno rojo de Cuba. Por eso es que vinieron de fuera “expertos” a prepararla. Lo del “desagravio” fue puro cuento.
  
   ¿SIN PAN Y SIN DIOS?
  
   Apelamos al buen sentido de los dirigentes agrarios a fin de que vean bien el terreno que pisan, no sea que dejándose engañar por los que favorecen ideas o sistemas extraños a nuestro ser de mexicanos, vayan a desbarrancarse ellos juntamente con sus agremiados. (Guía, número 459. Abril 30 de 1961. PP. 5-11).