Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    02 de Marzo de 2021
21 de Febrero de 2021
CÓMO DUERMEN, COMEN Y VIVEN LOS ASTRONAUTAS EN EL ESPACIO
Muy pocas personas en el mundo pueden contar cómo se ve la Tierra “del otro lado”, desde el espacio. Pero a cambio de tener esa impresionante vista cada vez que se asomen por la ventana, deben acostumbrarse a una vida totalmente distinta a la que el resto de los seres humanos llevan. Los astronautas pasan largos periodos de tiempo a bordo de la Estación Espacial Internacional.
  
   La NASA dio a conocer en 15 datos sobre cómo es dormir, comer y vivir en ese enorme módulo internacional que orbita de manera permanente sobre nuestro planeta, a 400 kilómetros de distancia.
  
   Por cierto, la nave estuvo ocupada sin interrupción desde noviembre del año 2000; hasta ahora, aproximadamente 240 personas de 19 nacionalidades la visitaron.
  
   1. La Estación Espacial Internacional mide 109 metros de largo, aproximadamente; es casi lo mismo que una cancha de futbol americano, con todo y zonas de anotación. El espacio que los astronautas usan para vivir y trabajar abarca más o menos igual que una casa de seis habitaciones.
  
   2. Toma alrededor de cuatro horas viajar desde la Tierra hasta la estación a bordo de una nave espacial.
  
   3. Por lo general, hay un equipo de seis personas viviendo y trabajando en la Estación Espacial Internacional.
  
   4. La estación viaja a una velocidad de ocho kilómetros por segundo, y da una vuelta a la Tierra cada 90 minutos.
  
   5. En un lapso de 24 horas, los astronautas pueden ver 16 amaneceres y atardeceres mientras la estación orbita alrededor de la Tierra. El mejor lugar para observar el paisaje es la Cúpula, un sitio de observación que ofrece panorama de 360 grados.
  
   6. Los astronautas se lavan el pelo con un shampoo en seco, como los que se utilizan en hospitales para los pacientes que no pueden ducharse. Pueden tener un kit de higiene personal, que en medida de lo posible incluye sus marcas de productos preferidas. La pasta de dientes que usan es comestible, para que no tengan que escupir. Se limpian la boca con toallitas húmedas.
  
  
  
  
Los astronautas tienen tres comidas al día,
   revisadas por nutriólogos para confirmar
   que reciban las vitaminas y minerales adecuados

  
   7. Para ir al baño, es necesario sujetarte las piernas al sentarte en el inodoro. Éste funciona como una aspiradora, conectada con un tanque de desperdicios. Cada astronauta tiene un urinario personal con forma de embudo, el cual se conecta a la manguera.
  
   8. Los astronautas tienen tres comidas al día, revisadas por nutriólogos para confirmar que reciban las vitaminas y minerales adecuados dependiendo de su complexión y características, aseguró la NASA. Según las regulaciones de la Agencia Espacial Europea, pueden consumir hasta 2800 calorías diarias.
  
   Pueden elegir entre distintos tipos de carne (pollo, res y pescados) esterilizada por radiación ionizante (para mantenerse en temperatura ambiente), frutas, nueces y dulces. También beben café, té, jugos de frutas y limonada.
  
   Usan condimentos como la cátsup y mayonesa. La sal y pimienta también están disponibles, pero solo en forma líquida; es imposible echarle sal a tu comida en el espacio porque simplemente se iría flotando, explicó la NASA. Los viajeros espaciales pueden usar hornos para calentar comida, pero no hay refrigeradores.
  
   9. Como en muchos trabajos menos peculiares, los astronautas tienen los fines de semana libres. Pueden ver películas, escuchar música, leer o hablar con sus familias. También tienen bicicletas fijas y otros aparatos de ejercicio.
  
   10. En promedio, un astronauta hace dos horas de ejercicio diario. Esto es importante para no perder masa muscular y masa ósea, pues no pueden caminar o desplazarse como nosotros. Sus aparatos de ejercicio están especialmente diseñados para funcionar en el espacio pues, debido a la microgravedad (mejor conocida como “gravedad cero”), cargar un objeto de 90 kilos puede ser mucho más sencillo allá que en la Tierra, aseguró la NASA.
  
   11. Al prácticamente no haber gravedad, los astronautas pueden dormir acostados o de pie. Sin embargo, es muy importante sujetarse para que no estén flotando por ahí y se golpeen con algo. Normalmente duermen dentro de sleeping bags en pequeñas cabinas individuales.
  
   Casi todos tienen un horario que permite dormir ocho horas completas tras un día de trabajo.
  
   12. De acuerdo con el sitio web ThoughtCo, se presentaron casos de astronautas que sufrieron alteraciones en su sistema inmunológico y cardiovascular, además de pérdida de visión y trastornos de sueño. Sin embargo, todavía es poco lo que se sabe sobre los efectos a largo plazo de viajar al espacio.
  
   13. El astronauta italiano Paolo Nespoli le contó a la revista Air & Space que, cuando pasas mucho tiempo en la Estación Espacial Internacional, por la falta de gravedad llegas a sentirte como un ángel. “Tenía este sentimiento, más bien conciencia, de que la gravedad es lo que nos recuerda que tenemos un cuerpo. En la Tierra sientes la silla sobre la que estás o tus pies en el suelo. Pero aquí, sin esa clase de información, tu ropa está suelta y hasta tu reloj flota. Tienes una especie de experiencia ‘fuera de tu cuerpo’, una sensación de que eres solo conciencia”.
  
   14. La astronauta Christina Koch, quien mantiene el récord de ser la mujer que ha pasado más tiempo en el espacio (casi un año), le explicó a Air & Space que cuando estás en la Estación Espacial llegas a sentirte como con tu familia por la cercanía que experimentas con tus compañeros: trabajas, socializas y vives con ellos. Ella regresó en febrero de 2020, antes de la pandemia, y durante el confinamiento sintió una experiencia totalmente distinta. “Me sentí más sola desde que regresé a la Tierra que cuando estuve en el espacio”, dijo a la revista.
  
   15. Existe un concepto llamado “efecto perspectiva”, que se refiere al impacto psicológico que sufren los astronautas al observar la Tierra desde el espacio, lo que les produce un cambio de perspectiva. Los viajeros espaciales han reportado sentirse asombrados de la infinidad del universo, cómo en nuestro planeta las fronteras se desvanecen y nos volvemos ciudadanos de un mismo lugar, explica el diario The Guardian. Muchos astronautas llegan a sentirse comprometidos con proteger el planeta a su regreso.