Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    13 de Abril de 2021
28 de Marzo de 2021
CIERRAN 1 MILLÓN DE NEGOCIOS POR PANDEMIA

   El Instituto Nacional de Estadística y Geografía informó que una de cada cinco unidades tuvieron que bajar la cortina definitivamente por los efectos del COVID-19.
  
   Poco más de un millón de negocios en México, uno de cada cinco, tuvieron que cerrar su cortina definitivamente a causa de los efectos de la pandemia.
  
   De acuerdo con el segundo conjunto de resultados del Estudio sobre la Demografía de los Negocios (EDN) 2020 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), se estima que de los 4.86 millones de establecimientos micro, pequeños y medianos reportados en los Censos Económicos 2019, sobrevivieron 3.85 millones, un millón 10 mil 857 cerraron sus puertas y nacieron 619 mil negocios.
  
   Así, de los 4.86 millones de negocios registrados en mayo de 2019, se estima que su número se redujo a 4.47 millones a septiembre del año pasado, es decir un 8.1 por ciento menos.
  
   Según los resultados del EDN, el 20.81 por ciento de los negocios cerraron definitivamente, es decir, uno de cada cuatro. En el caso de las manufacturas la cifra fue de 15 por ciento del total, el 10.98 en el caso de negocios de giro comercial y 24.92 de las empresas del sector servicios, una de cada cuatro cerraron.
  
   De los negocios que cerraron, 5.6 por ciento eran formales y el 12.28 por ciento eran informales.
  
   “Con la desaparición de estos establecimientos pequeños y medianos vemos una afectación estructural que va a hacer muy complicado que la economía pueda compensar porque significa menores empresas, menor cantidad de inversión y poca capacidad de generar empleos”, dijo José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).
  
   Añadió que los negocios más afectados fueron los informales, que son los que tienen menor capacidad para un crédito, además cuentan con menos recursos financieros propios y por ello aumentó la precariedad en estas empresas.
  
   “Gran parte de las pérdidas fueron a pequeñas y medianas empresas que a diferencia de las grandes empresas, no tienen demasiadas fuentes de ahorro, tampoco tienen acceso a un crédito bancario o a emitir deuda en los mercados de capitales, por lo que su situación es más difícil. Muchos de estos establecimientos están en los sectores que son más vulnerables a la pandemia” indicó Alejandro Saldaña, subdirector de Análisis Económico de Ve por Más.
  
   Agregó que en un entorno en el cual hay una incertidumbre económica y las expectativas de una lenta recuperación es muy difícil para el emprendedor iniciar un nuevo negocio.
  
   “Los estragos de la pandemia son históricos, que en comparación con otras crisis económicas, está parece más a una situación de destrucción de capital, vimos que cerca del 20 por ciento de empresas Mipymes se vieron afectadas con el cierre total”, señaló Carlos Hernández, analista senior de Masari Casa de Bolsa. Destacó que “muchos establecimientos no estaban tan consolidados y que no tenían recursos para salir adelante posiblemente fueron las que tuvieron mayor sensibilidad a la crisis”.
  
   Marcos Arias Novelo, analista económico para Monex, indicó que dada la magnitud de la crisis “vemos que la creación no cubre ni de cerca la destrucción de establecimientos, la razón es porque mucho de los cierres tienen que ver con la pérdida de los ingresos de los propietarios y para realizar una reapertura de empresas se necesitan buenos de niveles de capitalización y dadas las circunstancias fue muy baja”.
  
   Personal ocupado
   El estudio encontró que los micronegocios nacidos durante 2020 tienen en promedio dos personas ocupadas y los establecimientos que cerraron sus puertas ese mismo año tenían en 2018 un promedio de tres personas ocupadas, cifra semejante a la que mantuvieron los sobrevivientes.
  
   Los pequeños y medianos negocios nacidos en el periodo entre mayo de 2019 y septiembre de 2020 tienen un promedio de 21 personas ocupadas, mientras que los que cerraron sus puertas tenían en 2018 un promedio de casi 29 y, los sobrevivientes se redujeron en 7 personas durante el mismo periodo.
  
   La mayor caída en el personal ocupado se reportó entre abril y mayo del año anterior, con 23.1 por ciento en los negocios formales y 26.6 en los informales, que se moderó a 11.2 y 9.1 entre junio y septiembre.