Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    30 de Julio de 2021
18 de Julio de 2021
¿POR QUÉ LA VARIANTE DELTA HACE MÁS VULNERABLES A PAÍSES COMO MÉXICO?

  
   Se debe llegar a 87% de la población vacunada para evitar que esa variante cause mayores contagios, sin embargo, México apenas está en 12% con esquema completo; la gran facilidad de propagación es una de las mayores preocupaciones
  
   Todos los virus mutan con el paso del tiempo, pero la mayoría de los cambios tienen escaso o nulo efecto; sin embargo, algunos se vuelven más importantes o se suman originando variantes que pueden influir en su facilidad de propagación, gravedad de enfermedad asociada o eficacia de las vacunas.
  
   La aparición de variantes que suponían un mayor riesgo para la salud pública mundial, ocasionó que se empezaran a utilizar categorías específicas como: variante de interés (VOI) y variante preocupante (VOC). Se eligieron las letras del alfabeto griego para evitar estigmas sobre los países donde son detectadas. Las cuatro variantes de preocupación son Alfa, Beta, Gamma y Delta. Esta última es la que enciende las alarmas en la actualidad por su reforzada capacidad de contagio, que según datos de la OMS se calcula en más de un 60% en comparación al virus original. Este comportamiento pone nuevamente a prueba a los sistemas de salud, y particularmente, los de países con un bajo índice de vacunación.
  
   El doctor Alejandro Sánchez Flores, encargado de la Unidad de Secuenciación Masiva y Bioinformática del Instituto de Biotecnología de la UNAM y miembro del Consorcio Mexicano de Vigilancia Genómica, aclara que las variantes tienen un comportamiento diferente dependiendo de la población. La variante Delta fue detectada a finales del año pasado en India, donde su presencia en la actualidad ronda 90% de nuevos casos en este país, al igual que en otras naciones como Singapur, Reino Unido y Rusia.
  
   El especialista explica que en Reino Unido ya habían sufrido un desplazamiento por Alfa, la primera variante en que se empezaron a notar cambios importantes, mutaciones que le confieren al virus una transmisión más rápida y escape a la neutralización de anticuerpos, según algunos casos observados en experimentos in vitro. Sánchez señala que estas son las características que hacen que una variante se le denomine “de preocupación”, pues cuando la gente vacunada se infecta esto sugiere una preocupación particular, como en el caso de Reino Unido con un alto índice de vacunación que ronda 60% y con un gran número de casos de la variante Delta. “Esto establece una posible relación de que está escapando al sistema inmune, pero esto no solo habla del virus, sino del comportamiento de una población y cómo se provocan estas transmisiones”.
  
   La eficacia de las vacunas es un valor que se calcula a nivel poblacional. El especialista dice que no pueden ser catalogadas de manera individual; el porcentaje se refiere a un promedio poblacional de no infectarse, pero no depende solo de la vacuna, no es un blindaje contra el virus. La posibilidad de entrar en contacto con el virus permanece y si bien las vacunas permiten que se neutralice más rápido, con las nuevas variantes esta neutralización se verá afectada.
  
   “En los experimentos en laboratorio, los anticuerpos no reconocen de la misma forma al virus, es así que ese armamento ya no es tan efectivo; sin embargo, hay otro tipo de respuesta inmune que genera la vacuna que es por células T, que sigue siendo efectiva y de cualquier forma el organismo va a crear los anticuerpos necesarios para neutralizar a la variante. “Después de que se aplica la vacuna, el organismo necesita tiempo para generar una respuesta inmune adecuada. Esto es lo que pasa en Reino Unido con la gente que se infecta: los que tienen un esquema completo de vacunación no están llegando a la hospitalización. El verdadero problema es para los que tienen una sola dosis o no están vacunados”.
  
   Recuerda que esta supremacía de una variante ya pasó en México con el linaje B. 11.519, que desde octubre se expandió por todo el país y fue la responsable de la ola de diciembre. La ONU no la catalogó como variante de interés porque a pesar de haberse observado en EU y en México, no tuvo brotes importantes en otros sitios, solo en algunos lugares de Europa, como Dinamarca. “En México ese linaje ya está siendo desplazado por otros, y aunque aún no es la variante Delta, en un futuro cercano podría serlo. Las que más se encuentran en el país son las variantes Alfa y Gamma”. Alrededor del 10% de los nuevos casos del SARS-CoV-2 en México son identificados como Delta, según el sistema GISAID, iniciativa de ciencia global que proporciona acceso abierto a datos genómicos del coronavirus responsable de la pandemia de Covid-19.