Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    22 de Mayo de 2019
12 de Mayo de 2019
LOS SUEÑOS SE CONSTRUYEN JUNTOS
Encuentro Ecuménico e Interreligioso con Jóvenes
   En Skopje
  
   (ZENIT – 7 mayo 2019).- El Papa Francisco ha pedido a los jóvenes de Skopje que no dejen de soñar, “nunca se sueña demasiado” y les ha recordado que “Los sueños se construye juntos”, con los demás, en comunidad.
   En la tarde de hoy, 7 de mayo de 2019, el Santo Padre se ha trasladado en coche al Centro Pastoral en Skopje para tener el Encuentro Ecuménico con los jóvenes.
  
   Mayoría ortodoxa
   Macedonia del Norte es un país mayoritariamente ortodoxo, un 65% de la población pertenece a la Iglesia Ortodoxa, mientras que un 33% son musulmanes. Los católicos representan el 1% y el otro 1% restante corresponde a otras religiones.
  
   Durante el encuentro, en el que ha habido varios momentos de canto, se han sucedido los testimonios de jóvenes macedonios, como muestra de la diversidad religiosa de este país. El Papa ha escuchado atentamente sus mensajes y ha respondido a sus preguntas.
  
   Primero han hablado Dragan y Marija, un matrimonio mixto, en el que él es católico y ella ortodoxa. En segundo lugar, se ha presentado Liridona, una joven musulmana. Por último, ha tenido lugar el testimonio de Bozanka, una joven católica del rito bizantino.
  
   Antes de comenzar discurso del Papa Francisco, las chicas del Centro Pastoral de Spokje le han dedicado una danza.
  
   ¿Sueño demasiado?
   Al tomar la palabra, para comenzar, el Papa ha contestado a la pregunta de Liridona (“¿Sueño demasiado?”), que dijo soñar con un mundo en el que sean posibles las relaciones sinceras y abiertas entre individuos y comunidades, entre pueblos y credos distintos.
   Para el Papa, nunca se sueña demasiado y uno de los principales problemas de los jóvenes hoy en día es que han dejado de soñar. “Y cuando una persona no sueña, cuando un joven no sueña, ese espacio es ocupado por el lamento y la resignación”, dice el Papa. Y añade que esto lo dejemos para los que siguen a la “diosa lamentación”, lo cual es un engaño que conduce por el camino equivocado.
  
   El Santo Padre ha animado a no darse por vencidos “Cuando todo parece paralizado y estancado, cuando los problemas personales nos inquietan, los malestares sociales no encuentran las debidas respuestas”.
  
   También ha dicho que comparte el sueño de Liridona, por eso hace unos meses firmó junto al Gran Imán de Al-Azhar Ahmad Al-Tayye un documento que indica que “la fe nos tiene que mover a los creyentes a ver en los otros a un hermano que debemos sostener y amar, y no dejarnos manipular por intereses mezquinos”
  
   Vivir aventuras
   El Papa se ha referido al testimonio de Bozanka, que ha señalado que a los jóvenes les gusta vivir aventuras. Así, Francisco ha exhortado “¿Qué aventura requiere más valor que ese sueño que nos compartió Liridona: el de darle esperanza a un mundo cansado?”
  
   El mundo está cansado y dividido y “la mayor adrenalina” es la de dedicarse cada día a ser “artesanos de sueños”, de esperanza: “Los sueños nos ayudan a mantener viva la certeza de saber que otro mundo es posible y que estamos invitados a involucrarnos y formar parte de él con nuestro trabajo, con nuestro compromiso y acción”.
  
   El Pontífice ha señalado que solo se debe tener miedo a “vivir paralizados”, no hay que permanecer inmóviles ante la inseguridad o ante los errores. Como dice la Exhortación apostólica Christus vivit, “Aun si te equivocas siempre podrás levantar la cabeza y volver a empezar, porque nadie tiene derecho a robarte la esperanza”.
  
   Madre Teresa
   El Santo Padre se ha referido al ejemplo de la Madre Teresa de Calcuta y a que, como ella, cada uno “está llamado a trabajar con sus propias manos, a tomar la vida en serio, para hacer algo hermoso con ella. No permitamos que nos roben los sueños”, dijo.
  
   Soñar juntos
   Por otra parte, el Papa ha destacado: ¡Qué importante es soñar juntos! Como hacéis hoy aquí, todos unidos, sin barreras. Por favor, soñad juntos, no solos; con los demás, nunca contra los demás. Solos se corre el riesgo de tener espejismos, en los que ves lo que no hay; los sueños se construyen juntos".
  
   Además, Francisco ha pedido que nunca luchemos contra los otros, siempre con los demás. Haciendo un inciso, Francisco ha contado que dos pequeños, al principio de la celebración, empezaron a jugar juntos. Estaban felices, pero, de repente, se les olvidó, y el juego se convirtió en una lucha entre uno y otro, esto es lo que no puede suceder en nuestra vida.
  
   El cara a cara
   Después, el Obispo de Roma ha compartido con los jóvenes su mejor lección “el cara a cara” y les ha pedido involucrarse. Según él, “Hemos entrado en la era de las conexiones, pero poco sabemos de comunicaciones. Muy conectados y poco involucrados los unos con los otros. Porque involucrarse pide la vida, exige estar y compartir momentos buenos… y no tan buenos”.
  
   Los ancianos
   Finalmente, el Papa Francisco ha pedido a los jóvenes que dediquen tiempo a los ancianos, “escuchad sus largas narraciones, que a veces parecen fantasiosas, pero que, en realidad, están llenas de experiencias valiosas, de símbolos elocuentes y sabiduría oculta que hay que descubrir y valorar”.
  
   Asimismo, el Sucesor de Pedro ha vuelto a improvisar en este punto, señalando que, efectivamente, los ancianos son las raíces de la historia, del pueblo, de la familia y que los jóvenes deben sujetarse a ellas para salir adelante. Si no se tienen en cuenta esas raíces, si se cortan, la juventud seguirá viviendo, pero no dará fruto.
  
   Para no ser engañados por los “colonizadores ideológicos”, es necesario hablar con los mayores de nuestro pueblo porque ellos saben qué es lo bueno.
  
   Al final de sus palabras, Francisco también ha hablado sobre una mujer embarazada que estaba sentada entre los asistentes y que ha llamado su atención. El Santo Padre ha subrayado como las madres se sienten con la fuerza de las raíces para sacar adelante la vida, la historia, el pueblo a través de sus hijos y ha pedido un aplauso para todas esas mujeres que llevan adelante la historia de este pueblo.