Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    24 de Septiembre de 2021
12 de Septiembre de 2021
CRECE LA LUCHA POR LOS DERECHOS DE LAS AFGANAS

   Se reporta protesta en Kabul; UE fija condiciones para relación con los insurgentes, incluido que se respeten las garantías de ellas; lideresas les recuerdan a extremistas: “Hombres y mujeres somos iguales”
  
   Kabul.— Este viernes creció la presión sobre los talibanes por los derechos de las mujeres.
  
   Decenas de afganas protestaron cerca del palacio presidencial en Kabul, exigiendo la igualdad de derechos, mientras los líderes talibanes trabajan para formar un gobierno y buscar el reconocimiento internacional. La Unión Europea (UE) fijó condiciones al diálogo con los insurgentes, incluidos que se garanticen las garantías de ellas. Además, 11 jefas de gobierno y de Estado realizaron un llamado conjunto, en el que instaron a respetar los derechos de las mujeres y niñas afganas y a impedir actos de violencia contra ellas.
  
   Los talibanes han prometido un gobierno inclusivo y una forma más moderada de gobierno islámico que cuando gobernaron entre 1996 y 2001. El anuncio del gabinete se esperaba inicialmente para después de la plegaria del viernes, pero un portavoz talibán indicó que el anuncio no llegaría, al menos, hasta hoy.
  
   La protesta de ayer en Kabul fue la segunda de mujeres en dos días consecutivos, la otra se llevó a cabo en Herat; exigieron acceso a la educación, el derecho a regresar al trabajo y un rol en el gobierno del país. “La libertad es nuestro lema. Nos enorgullece”, decía uno de sus carteles.
  
   La manifestación recibió un amplio eco en las redes sociales, con organizaciones humanitarias como Amnistía Internacional destacando cómo “los derechos de las mujeres están amenazados en Afganistán, [y] éstas se niegan a permanecer en silencio”. “Estamos preocupados por las cuestiones de derechos humanos en Afganistán, en particular sobre los derechos de las mujeres”, dijo el portavoz de la ONU, Stéphane Dujarric. “Es imperativo que las mujeres tengan derecho a trabajar, a trabajar en un entorno seguro, y esos son algunos de los temas que se han señalado a la atención de nuestros interlocutores en Kabul y en otros lugares”.
  
   Defendiendo a las afganas, 11 jefas de Estado y de gobierno señalaron: “Estamos profundamente preocupadas por los acontecimientos actuales en Afganistán, incluidos los múltiples informes sobre violaciones de los derechos de las niñas y las mujeres en muchas partes del país. Hacemos un llamamiento a los gobernantes actuales y futuros en Afganistán para que respeten los derechos de las mujeres y las niñas y se abstengan de cualquier acción que restrinja sus derechos en áreas como el empleo, la educación, el acceso a la atención médica, la cultura o los cargos públicos. Instamos enérgicamente a las autoridades afganas a prevenir todas las formas de violencia contra las mujeres o las niñas”.
  
   Las 11 políticas recalcan que, independientemente de las diferencias que pueda haber, “hombres y mujeres somos iguales y nuestros derechos son inalienables e incuestionables”.
  
   Los talibanes han dicho que las mujeres podrán continuar su educación y trabajar fuera del hogar. No obstante, la evidencia contradice esa afirmación.
  
   The Guardian reportó que mientras los hombres armados se enfrentaban alrededor de la oficina de un gobernador, un grupo de militantes llegó al lugar de trabajo de Shogofa y ordenó que todas las mujeres regresaran a casa. Según el medio, las que protestaban en Herat habían sido despojadas de sus trabajos hace dos semanas. Heather Barr, codirectora de la división de Derechos de la Mujer de Human Rights Watch, recordó que de 1996 a 2001, “los talibanes dijeron que la razón por la que las niñas no podían estudiar y las mujeres no podían trabajar era porque la situación de seguridad no era buena, y una vez que la situación de seguridad mejorara, podrían regresar. Por supuesto, ese momento nunca llegó”. Es la misma razón que dan ahora los insurgentes.
  
   Mientras, la UE pidió a los talibanes que Afganistán no se convierta en un refugio de terroristas; que respete los derechos humanos, especialmente los de las mujeres; que formen un gobierno “inclusivo”; que respeten la libertad de prensa y que garanticen el acceso de la ayuda humanitaria, explicó el alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell.
  
   También, la UE se plantea negociar con los talibanes desde un punto de vista “operacional”, explicó Borrell, porque “tenemos que discutir asuntos importantes, el primero y más acuciante es cómo vamos a evacuar a los varios cientos o miles de personas que nos hubiera gustado evacuar por vía aérea”. Por eso, añadió, la UE se plantea tener una presencia en Kabul. Mientras, Qatar espera tener corredores humanitarios en los aeropuertos afganos en 48 horas.
  
   Dujarric también dijo que el secretario General de Naciones Unidas, António Guterres, organizará una reunión el 13 de septiembre en Ginebra entre Estados miembros del organismo para aumentar la ayuda humanitaria a Afganistán.