Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    05 de Diciembre de 2021
21 de Noviembre de 2021
LOS TRES AMIGOS: AMLO, BIDEN Y TRUDEAU

   Sin protagonismos y en un trato entre iguales, los líderes de Norteamérica se reunieron
  
   Washington.— Los líderes de los países conocidos como Los tres amigos —México, Estados Unidos y Canadá— se sentaron en la misma mesa. Sin protagonismos, con un trato entre iguales, pero también con sus diferencias, y con la preocupación de relanzar a América del Norte.
  
   Al iniciar el atardecer, en el Salón del Ala Este de la Casa Blanca, frente a una mesa de 10 metros para mantener las distancias obligadas por el Covid-19, los presidentes Andrés Manuel López Obrador y Joe Biden y el primer ministro Justin Trudeau iniciaron el diálogo entre las tres naciones.
  
   En ese salón, Trudeau fue el único de los tres que estuvo en la última reunión previa de los líderes de América del Norte, realizada en Ottawa en 2016. Y en ese mismo salón López Obrador estuvo hace un año con Donald Trump durante su primera gira al extranjero.
  
   “Gracias, presidente Biden, por organizar esta primera cumbre después de 2016, cuando yo recibí a los líderes en Ottawa. Y es un placer estar aquí rodeado de amigos y aquí con el presidente López Obrador”, dijo Trudeau.
  
   Biden tenía de frente a su derecha a López Obrador y en su lado izquierdo al primer ministro canadiense.
  
   Unos pasos atrás, cada jefe de Estado tenía a su delegación; en el caso de la mexicana, encabezada por el canciller Marcelo Ebrard, el secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O; la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, y el subsecretario de Salud Hugo López-Gatell, todos con cubrebocas con la Bandera Nacional; una fila atrás, el embajador Esteban Moctezuma y el comisionado de Migración, Francisco Garduño.
  
   El ambiente era relajado y el objetivo franco: mostrar un frente unido, buscar la ruta por la cual Norteamérica pueda convertirse en una región más competitiva y quizá evitar, en la medida de lo posible, los temas espinosos.
  
   Horas antes, López Obrador se reunió con Biden en el Salón Oval. A diferencia del mandatario estadounidense, quien cruzó la pierna y se veía cómodo en las sillas color beige, al mandatario mexicano se le notaba incómodo, aferrado a la esquina de su silla. El mensaje inicial del político demócrata tomó casi cuatro minutos y medio, con pausas para la traducción.
  
   El mandatario mexicano, en cambio, se explayó. Casi nueve minutos de alocución que puso en aprietos a la traductora, pues no hizo ninguna pausa para dejarla traducir. “A ver si puedes”, le dijo López Obrador, un amante de la historia que resaltó la relación de amistad entre México y EU, de Juárez y Lincoln, de Cárdenas y Roosevelt. Y sí pudo. Las diferencias existen, pero “los tres amigos” se ciñeron al guión: trabajar juntos para reforzar lazos, trazar rutas y lograr que América del Norte recupere el paso.