Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    05 de Diciembre de 2021
21 de Noviembre de 2021
CUÁL ES EL ORIGEN DEL ROMPOPE

   Los conventos eran los lugares que regularmente recibían a autoridades eclesiásticas y personalidades del gobierno y ahí surgieron deliciosas recetas como la del rompope
  
   El rompope es una de las bebidas más tradicionales de nuestro país.
   Se trata de un preparado hecho con yemas de huevo, vainilla, canela, almendra molida, leche, azúcar, fécula de maíz y licor que además es muy popular en diversos países.
  
   Sobre su origen existen varias versiones, una de ellas relata que durante la época virreinal era una bebida con gran popularidad.
  
   Se sabe que en 1524, tras un largo viaje llegaron a la Nueva España los Frailes Franciscanos conocidos como “Los Doce Apóstoles”, quienes estaban a cargo de educar y profesar la religión en los territorios recién descubiertos.
  
   A su llegada, los frailes comenzaron a fundar conventos, al tiempo que ocurría también un mestizaje gastronómico. No es ningún secreto que muchas recetas de la cocina mexicana que perduran hasta el día de hoy, tuvieron su origen en la cocina del Virreinato, siendo preparadas por primera vez en dichos conventos. Muestra de ello son los chiles en nogada o el mole poblano, platillos que son estandarte de la gastronomía poblana.
  
   Cocina conventual
   Los conventos eran los lugares que regularmente recibían a autoridades eclesiásticas y personalidades del gobierno.
  
   Las monjas clarisas capuchinas tenían mucha experiencia alojando a figuras importantes de la sociedad y cuando ello sucedía preparaban los mejores platillos y bebidas, entre ellas el rompope.
  
   Con un poco de canela, huevos y azúcar creaban esta suculenta bebida que ofrecían a las visitas, pero ellas nunca la probaban.
  
   Según la leyenda, una mestiza de nombre Eduviges, que ya había hecho sus votos, aprendió muy bien la receta y después, en el convento de los franciscanos en la ciudad de Puebla de los Ángeles, ella era la encargada del rompope, y como lo probaba de vez en cuando para darle la sazón especial, le platicaba a las otras monjas del sabor suave y rico del rompope.
  
   Más adelante se las arregló para que el rompope se hiciera también para consumo de las hermanas.
  
   El rompope solamente se fabricaba en los conventos. Como ya se había dado el primer paso y su sabor fue tan aceptado por las familias de las monjas decidieron comercializarlo y en él, las monjas Clarisas encontraron un buen sustento para la congregación.
  
   La receta secreta del rompope
   Desde la época virreinal la receta original se resguarda tras los muros de los conventos de Puebla, y aunque no es propia de los mexicanos, el rompope gusta tanto que desde hace años ya se adoptó como mexicano.
  
   A pesar de que sí hay una receta para hacer rompope, se supone que hay un ingrediente de la fórmula original que todavía se desconoce. De acuerdo a la tradición el rompope fue creado en el convento de Santa Clara en el siglo XVII.
  
   De ahí en adelante el rompope tomó la personalidad con la que lo conocemos en la actualidad. Los conventos comenzaron a producirlo y las marcas de Rompope de manera comercial fueron desarrollando productos a base de esta deliciosa bebida.