Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    21 de Abril de 2019
10 de Febrero de 2019
¿DE MAÍZ TORTILLA…? ¡PEPITILLA!
José Luis Seefoó Luján don eudoro, campesino de los huacuares, municipio de santiago tangamadapio

   Es una de las razas favoritas de los campesinos por la blancura y tamaño de su alargado grano (en forma de pepita), sus 10 hileras (carreras) densas de 34-38 granos y una longitud de 26-28 cm, el grosor de la mazorca (5 cm en la mitad), el diámetro pequeño del olote (2.2 cm) y la cantidad de granos (340 = 10X34 en la muestra de la imagen 2) y la buena disposición (regularidad, densidad) de las hileras (carreras). Esta es mi descripción amateur de unas mazorcas (imágenes 1 y 2) registradas en Los Hucuares, municipio de Tangamandapio, Michoacán.
  
   Este maíz Pepitilla fue sembrado hacia -mayo-junio y pizcado en diciembre de 2018. Por lo que relata Don Eudoro, de esas mismas mazorcas selecciona la semilla para el ciclo siguiente que inicia en las “secas” con la preparación de las tierras y la siembra antes de que llueva. Un mucho por la experiencia, otro poco por la “corazonada”, se rotura el suelo con yunta o tractor y se arriesga al sembrar esperando que haya suficiente humedad.
  
   Una de las deficiencias notables del maíz -en general- es su bajo contenido proteínico, pero los estudios de la calidad nutricional del Pepitilla refieren un alto contenido proteico (12%) y de aceite (6%) (CONABIO 2010, 2011). La conversión grano – masa – tortilla es positiva: un kilogramo de grano equivale a 1.91 kg de masa con la cual se elabora 1.53 kg de tortilla. Por eso y ser una de las razas más versátiles en su uso es valorada como una de las mejores para elaborar tortillas.
  
   ¿De dónde salió el Pepitilla?
   Aunque causa un poco de prurito, el estudio encabezado por Edwin Wellhausen, Roberts y Efraim Hernández Xolocoyotzin (Hernández X) con la colaboración de Mangelsdorf y un grupo extenso de investigadores, sigue siendo fuente de consulta de primer orden. Las más de 2000 muestras colectadas entre 1941 y 1950 fue una vasta investigación promovida por la Secretaría de Agricultura y Ganadería (México) y la Fundación Rockefeller que identificó cinco grandes grupos: 1). Razas indígenas antiguas: Palomero Toluqueño, Arrocillo Amarillo, Chapalote y Nel-Tel; 2). Razas exóticas pre colombinas: Cacahuacintle, Harinoso del Ocho; Olotón; Maíz Dulce; 3). Razas Mestizas Hstóricas: Cónico, Reventador, Tabloncillo, Tehua, Tepecintle, Comiteco, Jala, Zapalote Chico, Zapalote Grande, Pepitilla, Olotillo, Tuzpeño y Vandeño; 4). Razas Modernas Incipientes: Chalqueño, Celaya, Cónico Norteño, Bolita; 5). Razas No bien Definidas: Conejo, Mushito, Complejo Serrano de Jalisco, Zamorano Amarillo; Maíz Blando de Sonora, Onaveño y Dulcillo del Noroeste (Wellhausen, et al, 1951, Razas de Maíz en México, SAG-F. Rockefeller).
  
   Así, en los estudios que cimentaron la llamada Revolución Verde, el maíz Pepitilla se ubica en las Razas Mestizas Históricas.
  
   Bien a bien no se sabe, pero uno de los más conocedores de esta gramínea escribió hace años: “… parece que esta raza se ha derivado de una combinación de caracteres del Palomero Toluqueño o su sub raza, el Palomero Poblano de la Mesa Central y algún dentado tropical con muchas hileras, posiblemente el Vandeño (…), de la región de las llanuras costeras del Pacífico o la cuenca del Río Balsas, en la parte sur de México” (Wellhausen, et al, 1951:146).
  
   No es un maíz “nativo” de Michoacán. Las formas más puras fueron identificadas por el equipo de Wellhausen (1951) hace más de medio siglo en Morelos y la parte norte de Guerrero (1000 y 1500 msnm). Los semi Pepitillas en la parte occidental de Puebla (Atlixco) y en los alrededores del lago de Chapala en los 1200 y 1500 msnm de Michoacán y Jalisco.
  
   ¿Cómo llegó el Pepitilla a ser cultivado por Don Eudoro? (imagen 3).Es posible que a través del extensionismo del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) o vía los intercambios comunes entre los hombres y mujeres del campo.
  
   Hacia el año 2010, el INIFAP Campo Experimental de Iguala, Guerrero obtuvo la primer variedad V-236-P que tiene mejores características agronómicas que las semillas parentales. El nuevo Pepitilla tiene plantas menos altas, mazorcas más bajas, mayor resistencia al acame (su raíz se ancla más profundamente al suelo), menor porcentaje de plantas improductivas por la sincronía entre sus floraciones, uniformidad en el color del grano y mayor rendimiento (Gómez-Montiel, et al, 2014, Rev. Mex. De Ciencias Agrícolas, abril-mayo 2014).
  
   ¿Cómo se transforma en nixtamal y tortillas por las manos sabias de Doña Antonia? Eso pronto lo sabremos. Por ahora, sea en forma de tortilla, “ranita”, tostada, enchilada, sope, totopo, atole, uchepo, corunda, tamal o pozole, el maíz sigue siendo base de la alimentación y perdura en el gusto de la gente del campo y de la ciudad en México, lo mismo en Los Hucuares que en Zamora.
  
   seefoo@colmich.edu.mx