Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    17 de Septiembre de 2019
09 de Junio de 2019
“LA IGLESIA CATÓLICA NO ES EXTRANJERA”
Zenit

   Quiere contribuir a la construcción de la sociedad
   (ZENIT – 31 mayo 2019).- Las autoridades civiles y religiosas de Rumanía han recibido al Papa Francisco esta mañana con un cálido aplauso en el interior del Palacio Cotroceni de Bucarest, actual sede del Palacio Presidencial de la República rumana, a donde ha llegado a las 10:15 hora local.
  
   El Papa ha anunciado que la Iglesia Católica “no es extranjera, sino que participa plenamente en el espíritu nacional rumano” y ha asegurado que “quiere contribuir a la construcción de la sociedad, quiere ser un signo de armonía, esperanza de unidad y ponerse al servicio de la dignidad humana y el bien común”.
  
   Francisco, quien ha mencionado al Patriarca Daniel III en sus agradecimientos, presente en el salón, ha indicado que las Iglesias cristianas pueden “ayudar a redescubrir y alimentar ese corazón palpitante del que brote una acción política y social”, que “partiendo de la dignidad de la persona lleve a comprometerse con lealtad y generosidad por el bien común de la comunidad”.
  
   Construcción de la sociedad
   El Pontífice ha manifestado la voluntad de la Iglesia Católica para colaborar con las Autoridades, con las demás Iglesias y con todos los hombres y mujeres de buena voluntad para “caminar juntos y poner sus talentos al servicio de toda la comunidad”.
  
   Democracia y diálogo
   Desde que Rumanía “se liberó de un régimen que oprimía la libertad civil y religiosa”, ha observado el Pontífice, el país se ha comprometido en la “construcción de un proyecto democrático a través del pluralismo de las fuerzas políticas y sociales, y del diálogo recíproco en favor del reconocimiento fundamental de la libertad religiosa y la plena integración del país en el amplio escenario internacional”,
  
   Es “importante” de reconocer lo mucho que se ha avanzado en este camino, “aun en medio de grandes dificultades y privaciones”, ha valorado el Pontífice.
  
   En esta línea, ha alentado a los políticos y representantes de Rumanía a seguir trabajando para “consolidar las estructuras e instituciones necesarias que no sólo den respuesta a las justas aspiraciones de los ciudadanos, sino que estimulen y permitan a su pueblo plasmar todo el potencial e ingenio del que sabemos es capaz”.