Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    17 de Septiembre de 2019
09 de Junio de 2019
Cosas De Salud
ALIMENTOS BENEFICIOSOS PARA LA SALUD DEL CEREBRO

   Eliana Delgado Villanueva-mejorconsalud.com
  
   Está comprobado clínicamente que las personas que permanecen activas física e intelectualmente tienen mayor calidad de vida, son más independientes, tienen más iniciativa y se relacionan mejor.
  
   El cerebro es sin duda nuestro órgano más valioso e importante, ya que actúa como el director de nuestro cuerpo. Razonamos, pensamos, hablamos, nos movemos y en definitiva, vivimos gracias a él. Así que, para que el cerebro se mantenga sano, fuerte y lúcido, recomendamos una lista con los mejores alimentos para la salud del cerebro.
  
   El cerebro es el órgano que nos permite sentir y ser conscientes de que estamos vivos. Por eso, el modo en que lo cuidemos determinará nuestra calidad de vida.
  
   Este órgano vital necesita de una alimentación y de hábitos de vida saludables, por lo que no todos los alimentos son igual de beneficiosos para la salud cerebral.
  
   Está comprobado clínicamente que las personas que permanecen activas física e intelectualmente tienen mayor calidad de vida, son más independientes, tienen más iniciativa y se relacionan mejor. Como si se tratara de un músculo, el cerebro también se atrofia.
  
   Del mismo modo que hay que ejercitar nuestro cuerpo para mantener los músculos en forma, también hay que ejercitar el cerebro. Además del ejercicio, la alimentación también tiene un papel muy importante.
  
   Algunos alimentos beneficiosos para la salud del cerebro:
  
   Arándanos

   Los arándanos contienen antioxidantes que contribuyen a retrasar la aparición de enfermedades neurodegenerativas.
  
   Los frutos rojos y morados son una importante fuente de polifenoles, unas sustancias que ayudan a combatir el estrés oxidativo. Los arándanos, por tanto, ayudan a evitar o retrasar enfermedades degenerativas del cerebro como el alzheimer.
  
   La vitamina C presente en estas bayas también tiene la capacidad de disminuir los niveles de lípidos y optimizar el funcionamiento de las neuronas.
  
   Brócoli
   El brócoli es la estrella de la vitamina K, junto con las coles de Bruselas y las verduras de hoja verde. En algunos estudios ha dado resultados muy positivos no solo en su ya conocida e indispensable función en la coagulación de la sangre, sino también en tratamientos para el Alzheimer.
  
   Pescado azul y la salud del cerebro
   El pescado azul es rico en ácidos grasos esenciales y neuroprotectores, contribuyendo a la protección del sistema nervioso.
  
   El salmón, el atún, la sardina o la carpa son algunos tipos de pescado azul, ricos en ácidos grasos Omega 3, básicos para las funciones neuronales. Estos nutrientes también son eficaces para retrasar la progresión del deterioro cognitivo leve y puede ayudar a prevenir enfermedades como el Alzheimer o el Parkinson.
  
   Yema de huevo
   La yema de huevo contiene colina, un nutriente que pertenece al grupo de las vitaminas B y que fortalece la conexión nerviosa de las neuronas. Los alimentos que contienen más colina son los huevos, la carne roja, los cacahuates, el pollo, el bacalao, la leche, las coles de Bruselas, el ajo, entre otros.
  
   Según algunos estudios, el aumento de la ingesta de colina puede producir mejoras en el rendimiento cognitivo y proteger además, de este mismo modo, la pérdida de memoria.
  
   Avena
   Al mejorar el perfil lipídico y glucémico, el cerebro se encontrará en un estado de mejor salud
  
   Otro de los alimentos que no debe faltar en nuestra lista es la avena. Tomada en el desayuno, ayuda a controlar los niveles de azúcar y colesterol, dos parámetros fundamentales para la salud del cerebro. Además. Estamos ante un buen equilibrante de nuestro sistema nervioso pues, aparte de tener vitamina B1, posee propiedades que favorecen la concentración y el rendimiento intelectual. Por si fuera poco, también tiene propiedades ansiolíticas y es perfecta para combatir el estrés.
  
   Chocolate negro
   El cacao presenta un alto contenido en flavonoides, un compuesto natural con efectos antioxidantes y neuroprotectores que mejora el rendimiento cognitivo y disminuye el riesgo de demencia. Además, el cacao contiene sustancias estimulantes como la cafeína y la teobromina que favorecen la concentración.
  
   Por otro lado, estudios científicos han demostrado que el chocolate negro resguarda el cerebro de la inflamación perjudicial y los efectos neurodegenerativos provenientes de la contaminación tóxica del aire, que también afecta a la función intestinal, al corazón y a los pulmones.
  
   El chocolate, como cualquier otro alimento, debe consumirse de forma balanceada, pues el exceso será perjudicial y procurar que sea de chocolate negro o lo más puro posible para evitar que sus propiedades se vean alteradas.
  
   Para finalizar, es recomendable hacer ejercicios que mejoren el cerebro para que se mantenga lúcido y activo a pesar del paso del tiempo.