Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    18 de Mayo de 2022
08 de Mayo de 2022
“DESAPARICIÓN DE MUJERES EN MÉXICO, CRIMEN PERFECTO”

   Destaca que en México hay más de 99 mil desaparecidos, de los cuales, 25% son mujeres; problemática debe atenderse de manera integral, dice
  
   El miedo y la desconfianza en las autoridades son las principales causas por las que no se presentan denuncias por desaparición, dice Karla Quintana, titular de la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB). Señala que en México hay 24 mil 600 mujeres que se encuentran desaparecidas, la gran mayoría menores de 18 años.
  
   “De las más de 99 mil personas reportadas como desaparecidas, cerca de 25% son mujeres. Es decir, más de 24 mil 600 mujeres, niñas y adolescentes han sido reportadas como desaparecidas.
  
   “La mayoría de ellas entre 14 y 18 años. Estamos hablando de que el grupo más afectado son las jóvenes, lo cual nos abre una hipótesis alta de trata con fines de explotación sexual”, señala la funcionaria federal en entrevista con EL UNIVERSAL.
  
   Al preguntarle qué es lo que más le preocupa y ocupa de estar al frente de la Comisión Nacional de Búsqueda, responde que la impunidad en nuestro país. Y secunda lo que afirma el Comité contra las Desapariciones Forzadas, acerca de que en México los crímenes relacionados con la desaparición son un crimen perfecto, porque “hay prácticamente una impunidad absoluta en nuestro país, lo cual afecta la desaparición”.
  
   Precisa que Nuevo León, Jalisco, Estado de México, Ciudad de México y Tamaulipas son las entidades con más reportes de mujeres desaparecidas.
  
   “Lo que dice el protocolo, de manera muy clara, es que así como toda muerte de mujer tiene que ser investigada con perspectiva de género, igual toda desaparición. ¿Por qué digo esto? Porque la primera hipótesis de la desaparición tenemos que enfocarla siempre en que a la mujer la desaparecen por ser mujer. Y eso no tiene que ver únicamente con trata sexual, sino que tiene que ver también con diferentes tipos de violencia, desde la violencia intrafamiliar, pasando por la trata y el feminicidio”.
  
   Explica que un análisis sobre la desaparición de mujeres en el Estado de México concluyó que la mayoría son víctimas de ese delito entre semana y al dirigirse a su hogar, escuela o trabajo.
  
   Se estima, detalla, que por cada desaparecido que existe en México hay uno más o incluso siete, pero aclara que no se cuenta con información clara para afirmar cuántos podrían ser.
  
   “A partir de este gobierno se tiene un mejor acercamiento con las cifras de personas desaparecidas que proporcionan las fiscalías. Se dice que por cada desaparecido hay otro más. A mí me han llegado a decir que por cada desaparecido hay siete más. No tengo la información para decir cuántos más podrían ser”.
  
   ¿Cuáles son las causas por las que en ocasiones no se denuncia?
   —Hay lugares, épocas o regiones en el país en las que reportar o denunciar una desaparición no ha sido opción para las familias por muchas razones. Principalmente por miedo y desconfianza en las autoridades; miedo de que les suceda algo por denunciar. Por esa razón, desde la comisión abrimos la posibilidad de reportar desapariciones a cualquier persona de manera anónima. Lo que a nosotros nos interesa es saber a quién estamos buscando.
  
   La comisionada nacional de búsqueda de personas explica que en el contexto de las desapariciones “afortunadamente hay un gran universo de personas que son localizadas.
  
   “En el caso específico de las mujeres, hay que decir que más de 98% que se localiza es con vida, y también que el grupo más afectado que se localiza es el de 14 a 18 años. ¿Y esto por qué nos interesa decirlo? Porque también lo que hemos observado es que muchas de ellas están huyendo de violencias.
  
   “Y esto es importante decirlo porque se victimiza mucho a las personas desaparecidas, principalmente a las mujeres. Se les estigmatiza, cuando para nosotros ninguna búsqueda es infructuosa. Lo que queremos es localizarla con vida e inmediatamente.
  
   “Y lo que tenemos que observar son estas violencias de las que están huyendo. Tendríamos, como Estado mexicano, que tomarlas en cuenta para diseñar medidas de prevención porque son alarmas para prevenir una posible desaparición o feminicidio”.
  
   Para Karla Quintana lo que enfrenta actualmente el país es una crisis de desapariciones, forense y en materia de justicia, porque señala que la mayoría de los delitos que se cometen se quedan en la impunidad.
  
   “Creo que lo que es muy claro es que vivimos en un país con una crisis de desaparición y una crisis forense y una en materia de justicia. Y se ve en el dolor, pero también en la lucha de las familias, que son mayormente mujeres. La búsqueda es femenina y pese a ese dolor, continúan. Evidentemente uno ve cosas muy terribles en este trabajo. Muy tristes y frustrantes, pero también se ve mucho impulso de mucha sororidad en la gente que busca”.
  
   ¿Qué pasa con estas crisis que usted menciona?
   —Si no se combaten las diferentes crisis de manera paralela, no va a ser suficiente lo que se realice contra las desapariciones, por ejemplo. No es suficiente que una institución o que un gobierno, sea federal o estatal, lo asuma. La desaparición no respeta fronteras, competencias territoriales ni legales. El Estado mexicano a veces insiste en que todo tiene que ser dividido competencialmente y esto no puede seguir así.
  
   ¿Qué es lo que más le preocupa estando al frente de la Comisión Nacional de Búsqueda?
   —Lo que más nos preocupa y nos ocupa es buscar a todas las personas que están desaparecidas que, insisto, son más de 99 mil. Agregado a esto, lo que yo diría es la impunidad.
  
   Y eso lo decimos no sólo nosotros desde la CNB, sino el Comité contra las Desapariciones Forzadas que emitió su informe hace un par de semanas, en el que dice que en México los crímenes que están relacionados con la desaparición son un crimen perfecto, porque hay prácticamente impunidad absoluta en nuestro país, lo cual afecta la desaparición.
  
   Si el mensaje a la sociedad es que no pasa nada cuando alguien desaparece a una persona, difícilmente vamos a poder combatir y prevenir esta grave violación a derechos humanos. A esto hay que agregarle que vivimos en un país donde la violencia contra las mujeres es cotidiana, constante; se ve en los feminicidios diariamente. Y el feminicidio es como la punta del iceberg, junto con las desapariciones de mujeres.
  
   "Hay lugares, épocas o regiones en el país en las que denunciar una desaparición no ha sido opción. Principalmente por miedo y desconfianza en las autoridades”
   "Si no se combaten las diferentes crisis de manera paralela, no va a ser suficiente (...) La desaparición no respeta fronteras, competencias territoriales ni legales”