Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    24 de Julio de 2019
07 de Julio de 2019
LA VIVIENDA ZAMORANA EN LOS AÑOS SESENTAS DEL SIGLO PASADO
Jesús Álvarez Del Toro

   Hoy en día, la mancha urbana zamorana que creció destruyendo miles de hectáreas de tierras de excelente calidad agrícola, con las contradicciones de constatar cientos de casas de interés social sin ocupar y que afectó el devenir económico de la ciudad y su entorno; por los años sesentas del siglo pasado era visto desde una perspectiva diferente.
  
   En aquellos años se argumentó -con cierta razón-, la carencia de viviendas populares. En efecto, el área habitacional era mínima; recordemos el cerco de la ciudad de aquel entonces: Por el oriente la ciudad estaba cercada por el Canal del Calvario, lo que hoy es el cruce de las calles Vasco de Quiroga, Veinte de Noviembre y Juárez; Por el poniente el “Rastro viejo”, esquina de Juárez y Galeana; por el sur, la garita del puente, una cuadrita arriba de Madero y Corregidora y por el norte, la Estación del Ferrocarril y un poco más allá el Panteón Municipal.
  
   Este panorama era tratado de la siguiente manera:
  
   HACEN FALTA TERRENOS PARA SOLUCIONAR EL CADA DÍA MÁS DIFÍCIL PROBLEMA DE LA VIVIENDA POPULAR EN ESTA CIUDAD.
  
   “Se calcula que el número de habitantes de Zamora rebasa ya los 50,000, sin contar a la considerable “población flotante” que reside en la ciudad en las épocas de cosecha de papas, fresa, etc., dando como resultado la agravación del problema, de por sí difícil, de la vivienda popular, y que requiere inmediata atención.
  
   En las cercanías de Zamora, familias se ven obligadas a levantar sus hogares provisionales debajo de los árboles, según este redactor pudo comprobar y otras, con mejor suerte, consiguen que se les renten chiquereras, en las que viven temporalmente.
  
   Con la llegada de nuevas fuentes de trabajo, como la enorme congeladora de fresas que construirá Frutas Refigeradas, S.A. y que vendrá a ser la de mayor capacidad en toda la república; la recientemente inaugurada Automotriz de Jiquilpan, S.A. la próxima apertura de la Volskwagen, etc., vendrá más gente de la región y aun de los estados vecinos, agudizándose todavía más el problema de la habitación.
  
   Faltan terrenos para fraccionamientos populares.
   Si alguien desea destinar algún terreno cercano a la ciudad, nosotros nos encargaremos de conectarle con quién o quiénes lo fraccionen y urbanicen en forma adecuada para convertirlo en zona de habitación popular.
  
   Lo anterior, como respuesta a la pregunta del redactor sobre el problema que aludíamos fue expresado por el señor José González Ceja, Presidente Municipal interino, agregando que las autoridades están afrontando un verdadero rompecabezas con relación a las llamadas colonias populares que han aparecido en la ciudad, que carecen de los servicios indispensables, como agua, luz, drenaje, etc., y por encima, no se ve una solución en un futuro próximo a la falta de habitaciones por carecer principalmente de terrenos, pues Zamora esta ahogándose rodeada de ejidos y tierras de cultivo de particulares que no ceden paso, casi a ningún precio, al indispensable crecimiento urbano.
  
   De hecho, el señor González Ceja al dar respuesta a nuestra pregunta, produce un llamado a todos los particulares y ejidatarios para que colaboren a buscar solución a un problema que es de carácter apremiante, aclarando que no se trata de convertirse en fraccionadores de la noche a la mañana, sino que ofrezcan sus terrenos para que compañías urbanizadoras se encarguen de planear construcciones de casas populares, pues ya se han dado casos, como el del fraccionamiento “Juárez” por ejemplo, cuyo propietario quizás con la mejor intención pero careciendo de conocimientos necesarios, fraccionan sin ningún plano básico, ocasionando una serie de problemas que luego se exige resolver al Ayuntamiento.
  
   Por dinero no habrá problema
   El Presidente Municipal que está cubriendo su interinato con la mejor voluntad de servir a todos los sectores sociales del municipio, nos manifiesta que prácticamente no existe problema económico para atacar el problema de la falta de habitación, pues considera que fácilmente se obtendría el crédito suficiente; lo difícil es hallar dónde levantar esas nuevas colonias, en las que se ofrecerían casas en plan de venta a plazos cómodos, como se está haciendo en otras ciudades con magníficos resultados,
  
   Compañías hipotecarias urbanizadoras e instituciones privadas de crédito (Bancos) están contribuyendo con eficacia para tal fin.
  
   Las nuevas industrias podrían colaborar
   Por nuestra parte creemos que también las nuevas industrias que están instalándose, o están por venir a Zamora, podrían aportar una valiosísima ayuda para resolver el problema de la habitación, planeando la construcción de casas para sus trabajadores, lo que resultaría de mutuo beneficio, es decir, este procedimiento beneficiaría a empresa como a trabajadores, la primera logrando mayor estabilidad de sus empleados y éstos la confianza y protección que proporciona el saberse dueños de sus habitaciones. Además, aliviarían mucho la situación por la que pasa actualmente la ciudad y que tiende a empeorar, de no meditar seriamente y actuar sin tardanza” (Delfino Niño Vázquez, Semanario Guía, No. 672, 30 de mayo de 1965. Pág. 8)