Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    05 de Diciembre de 2021
05 de Diciembre de 2021
Compartiendo
¿NECESITAMOS SUFRIR?
María Teresa Morfín

   El dolor es una señal del sistema nervioso que nos indica que “algo se está dañando”, en nuestro cuerpo o en nuestro ser interior. Es una sensación desagradable, que no nos gusta, que puede ser aguda o sorda, que puede ser constante o venir a ratos. Podemos sentir dolor en alguna parte del cuerpo, o puede suceder que el dolor se sienta en toda nuestra persona. Puede ser el dolor de una pérdida, o incluso el dolor crónico que produce una enfermedad.
  
   El dolor puede ser algo positivo para nosotros: al indicarnos que hay un daño, nos permite buscar ayuda para diagnosticar y curar la zona afectada. Muchas veces al atender al primer signo de dolor, podemos llegar a darnos cuenta de que algo anda mal, y resolver el problema antes de que se vuelva inmanejable. Creo que esa reacción del sistema nervioso es benéfica para muchas personas, y funciona como una señal de alerta, aunque a veces, sobre todo en adultos mayores, el dolor puede volverse crónico y se transforma en un compañero inseparable de la vida.
  
   Aunque he tenido experiencias intensas de dolor físico, creo que el dolor del alma es mucho mayor. Cuando algo se rompe y se derrama en la zona de nuestro corazón, nos cuesta mucho trabajo pensar, buscar ayuda, encontrar una salida útil, o siquiera enterarnos de que es posible que tengamos a la mano los elementos para cambiar nuestra situación. Es entonces cuando aparece el sufrimiento, y allí está el punto sobre el que quiero reflexionar.
  
   El dolor es una situación objetiva del presente, que tiene correspondencia con una agresión física o emocional contra nosotros. El sufrimiento es un proceso subjetivo que se da cuando permitimos que el dolor nos invada completamente, y proyectamos sobre el presente y el futuro cosas que ya pertenecen al pasado. El sufrimiento es la amplificación del dolor, que nubla nuestra capacidad de ver objetivamente lo que está sucediendo, y que nos impide actuar en consecuencia.
  
   El dolor es inevitable… El sufrimiento es opcional.
  
   En mis diversas experiencias con el dolor he encontrado algunas acciones útiles que me han permitido sentirme mejor, y que me han ayudado a recuperar la salud.
  
   La primera es aceptar el dolor, es decir… “Duele… ¿Y qué?” El dolor ya está allí, es una realidad que no cambia con la negación, y aceptarlo es el primer paso para ponerle remedio.
  
   Mi segunda acción es alejar el dolor de mi centro, no permitir que me invada completamente. A partir de respiraciones profundas voy desterrando al dolor de la mayor parte de mi cuerpo, y lo conmino a quedarse sólo en la zona en que haya un daño. Eso hice muchas veces cuando practicaba aikido y me lesionaba con alguna frecuencia, y también me funcionó muy bien cuando tuve una lesión de columna que me generaba dolores difíciles de describir en palabras. La respiración profunda siempre fue una ayuda para expulsar el dolor o reducirlo a su mínima expresión. Y tampoco estoy en contra de la posibilidad de tomar un analgésico: No es necesario sufrir, sobre todo cuando hay un remedio.
  
   En muchas ocasiones ayuda aplicar frío o calor, y en el caso de lesiones mecánicas, de huesos y articulaciones, una vez resuelto el problema, recuperar la función poco a poco, ayuda a sanar más rápidamente.
  
   En el caso de un dolor emocional, me ha funcionado ponerlo fuera de mí: Hay muchas maneras, como describir las condiciones que me aquejan en un escrito, o en un documento de Word, hablar con alguien o buscar ayuda profesional. En una situación de tremendo dolor interior, cuando todo mi ser estaba hecho una llaga, llamé a mi viejo psicoanalista para pedirle ayuda: En el momento en que hice una cita con él, al escuchar su voz, el dolor se redujo a la mitad. Después de dos sesiones de hablar de lo que me había sucedido, tuve la capacidad de hacer un esquema en papel de los hechos que me atribulaban, y pude comenzar a manejarlos.
  
   El dolor emocional es inevitable, pero creo que está en nosotros la posibilidad de decidirnos a no sufrir. Recuerdo una ocasión en que mi querido tío Julio Sahagún, uno de los hombres más sabios que he conocido, estaba enfermo de gravedad, y tuvo una crisis por la noche, en la que tuvimos que administrarle oxígeno con urgencia. Yo estaba destrozada porque veía que se iba entre mis manos. De pronto, mi tío me miró con sus ojos profundos y me dijo: “Si no hay nada que puedas hacer, no te preocupes”. Esa llamada de atención me hizo recuperar mi presencia de ánimo, y me ha acompañado siempre.
  
   Todos nos enfrentamos a lo irremediable en algún momento de la vida… Hay quienes se concentran en el dolor que sienten, y se vuelven incapaces de hacer nada para mejorar su situación, pero es posible hacerlo de otra manera: Casi en cualquier circunstancia hay algo que podamos hacer, es cosa de evaluar la situación, ver qué se necesita, y hacerlo. No dejar una sola posibilidad sin explorar y atender, para defender nuestra calidad de vida y nuestra posibilidad de seguir adelante, aunque tengamos una dificultad o una enfermedad difícil.
  
   La vida siempre nos pone pruebas, a veces más duras que otras, pero generalmente estas pruebas son a la medida de nuestras capacidades. Está en nosotros la posibilidad de dejarnos derrotar, o salir adelante de esas pruebas echando mano de lo mejor de nuestras herramientas y adaptándonos a la nueva situación. Cuando nos enfrentamos a esa situación tan grave, podemos darnos cuenta de que hemos pasado toda la vida preparándonos para “algo”, y que ese algo ha llegado: Es tiempo de dar lo mejor que tenemos para salir adelante con lo que nos aqueja: Yo llamo a esto “la disciplina de sobrevivir”.
  
   Hay culturas y religiones que nos animan a vivir en el sufrimiento: La posibilidad de complacer a la Divinidad por medio del sacrificio, pequeño o grande, derramando la sangre de propios o ajenos, humanos o víctimas propiciatorias, en pequeñas o grandes cantidades no va conmigo. El hecho de partir de la idea de base de que el sufrimiento y la sangre complacen a la Divinidad, que son méritos para alcanzar una situación mejor después de la muerte, me parece cuestionable. Yo creo que esta concepción del dolor y el sufrimiento no hacen bien a la gente: El dolor es una respuesta objetiva de nuestro sistema nervioso, es un hecho fisiológico, y el sufrimiento es algo que sucede cuando yo lo permito, es un hecho de mi vida emocional.
  
   Al mismo tiempo podemos encontrar otras culturas en las que el dolor y el sufrimiento se manejan con otros criterios, y se facilita a las personas que las comparten la posibilidad de tratar con ellos de una manera menos dañina.
  
   Sin ser budista, encuentro en la perspectiva de esta disciplina una forma sabia de encontrarse con los retos que nos regala la vida. Los budistas creen que nadie puede escapar al dolor, ya que todos podemos enfermarnos, tener pérdidas, volvernos viejos, y también separarnos de nuestros seres queridos. Sin embargo, si cultivamos nuestra mente para estar libres del sufrimiento podemos lograr que las situaciones dolorosas de la vida afecten nuestro cuerpo, sin que lleguen a tocar nuestra mente.
  
   En este trabajo con la mente, el primer peldaño es la aceptación. Aceptar la realidad sin rechazo y sin resistencia. La aceptación es el factor más importante para que podamos estar libres del sufrimiento.
  
   Un peldaño más es el desapego: La mayor parte de la gente está apegada a personas, cosas o situaciones, como si fuéramos eternos y nunca nos fuéramos a terminar. Tanto las cosas como las personas están de paso en nuestra vida: Es sano disfrutarlas plenamente, pero apegarnos a ellas nos hace daño.
  
   Otro peldaño es tener la conciencia de que en esta vida no hay certezas: Todo está cambiando, nada es permanente, y ese darnos cuenta puede ayudarnos a utilizar el dolor físico en nuestro propio beneficio: Como un camino de superación. Esta consciencia de nuestra situación y el trabajo con nosotros mismos nos lleva poco a poco a la sabiduría, que puede iluminar nuestras mentes y darnos una mayor libertad.
  
   Se sabe de muchas personas de distintas formas de pensar y de vivir que recibieron la iluminación cuando se estaban enfrentando a situaciones de enfermedad y casi muerte. Entre ellos está Krishnamurti, un sabio hindú que en el siglo XX dedicó su vida a cultivar el conocimiento profundo y la no violencia. Él tenía un problema de salud que le generaba unos dolores de cabeza insoportables, y en ese estado él percibía lo que llamaba “la bendición”, que era un estado de ánimo en el que se conectaba con un universo de sabiduría.
  
   También se habla de que, el mismísimo Buda, Siddhartha Gautama, alcanzó la iluminación a través de sus experiencias con el dolor. La palabra Buda se traduce como “el iluminado”. La iluminación es un estado de conciencia plena que buscan varias culturas asiáticas, y que se puede alcanzar de muchas maneras: a través de la disciplina, del esfuerzo físico, del trabajo de meditación, de los estados alterados de conciencia, obtenidos de diversas maneras, y, por supuesto, también a través del dolor.
  
   Siddartha fue un asceta que vivió en los siglos VI-V a. C. y que fundó el budismo con sus enseñanzas, sobre todo en el noroeste de la India. Su doctrina se basa en una visión del sufrimiento, y también del fin del sufrimiento, al que llama nirvana.
  
   Siddharta nació en una familia aristocrática, era hijo de Suddohana, rey de Sakya y de la reina Maya, de una familia muy poderosa. Vivió su infancia y su adolescencia rodeado de lujos, y disfrutaba de la presencia de hermosas doncellas, bailarinas y músicos. Vestía ropa de seda, y le acompañaba un criado con un parasol. Era un joven delicado, esbelto, y que contó con una educación esmerada.
  
   A los 29 años Siddharta abandonó a su familia. Escapó montado en su corcel Kanthaka, y lo acompañaba su criado Chantaka. Se fue hacia Magahda, un estado del sur en el que se estaban dando grandes cambios culturales y filosóficos. Se dice que fue tan lejos para que no lo alcanzara su padre. Por el camino se cortó los cabellos, se retiró las joyas y las entregó a su criado para que se las llevara a su padre. En adelante siguió su camino como mendigo.
  
   Cuando estaba en Magahda, llamó la atención de un poderoso rey, Bimbisara, que, acompañado por su séquito fue a verle al monte Pandava, donde había iniciado sus prácticas de meditación y ascetismo. El rey, según la tradición, le ofreció todas las riquezas del mundo a cambio de ponerse al mando de sus batallones de elefantes y sus mejores tropas. Siddartha le contó al rey sobre su historia, su origen y su propósito, y rechazó la propuesta. El rey no insistió, pero le rogó ser el primero en conocer la verdad alcanzada si llegaba a la iluminación.
  
   Siddharta renunció a la vida laica, y vivió como monje mendigante, siguiendo con sus prácticas físico-espirituales. Antes de convertirse en Buda practicó las acciones de purificación que según la cultura de su tiempo llevaban por el camino del bien, como el abandono a su familia, vivir en las montañas, cubrirse con harapos y tener como única posesión un cuenco de madera que usaba para mendigar comida. Eso era lo tradicional. El joven que sería Buda siguió las enseñanzas de dos maestros de yoga. El primero, Alara Kalama, había alcanzado la fase “en que nada existe”. Siddharta alcanzó ese mismo estado, y se dio cuenta de la insuficiencia de estas enseñanzas para liberar a la humanidad de sus sufrimientos. Las enseñanzas de Uddaka Ramaputa, su segundo maestro, tampoco colmaron sus expectativas.
  
   Después se fue hacia Sena, una aldea en donde se encontraban los ascetas, y se sometió a prácticas muy estrictas que incluían el control de la mente, la suspensión de la respiración, el ayuno total y una dieta muy severa. Cuentan los relatos que Siddartha resistió la dureza de su entrenamiento hasta el grado que se pensaba que había muerto. Los ayunos duraban hasta dos meses y varios se dejaron morir de hambre para alcanzar la liberación total.
  
   Después de varios años de austeridad y mortificación, Siddartha decidió abandonar el ascetismo, por lo que fue muy criticado. Primero se bañó en el río Nairanjana, para limpiarse de toda la suciedad acumulada en el proceso. Después comió lo que le ofreció una joven que era hija del jefe de la aldea de Sena: una sopa de arroz hervido en leche. Poco después, ya restablecido, Siddartha alcanzó la iluminación.
  
   Él acostumbraba meditar a la sombra de una higuera sagrada, y se dice que el malvado dios Mara le enviaba todo tipo de tentaciones para distraerlo. La última fue un trío de hermosas odaliscas, que se convirtieron en ancianas cuando se volvió a mirarlas. Una noche entró en trance y la luz lo rodeó. Entonces pudo ver toda la cadena de causas y efectos que regulan la vida, y el camino para alcanzar la salvación y la gloria. Se dice que en la primera vigilia recibió el conocimiento de sus existencias anteriores. En la segunda recibió el tercer ojo, llamado visión divina. Al alba entró en el saber ominsciente, y se iluminó el sistema de los diez mil mundos. Se cuenta que despertó embriagado de saber.
  
   El Buda comprendió que los sufrimientos humanos están ligados a la naturaleza de la existencia, al hecho de nacer, y que, para escapar de los ciclos de reencarnaciones, era necesario superar la ignorancia y prescindir de pasiones y deseos. Su centro era la práctica y el sentimiento de la caridad, deseando la salvación de todos los hombres y de uno mismo.
  
  
  
   A medida que se dio su despertar espiritual, el Buda comenzó a enseñar. Viajó por toda la llanura del Ganges tratando de transmitir su espíritu comunitario, y formando una comunidad religiosa que incluía hombres y mujeres, monjes y laicos.
  
   El Buda enseñó un camino intermedio entre el gusto por la vida terrenal y el ascetismo estricto. Su camino espiritual sí incluía las prácticas de meditación y atención plena, pero sin llegar a los extremos de dolor y castigo al cuerpo que eran tradicionales en su tiempo. No aceptaba muchas de las prácticas de los sacerdotes brahamanes, que incluían el sacrificio de animales: de hecho, su enseñanza llevaba a un equilibrio y cuidado de todo lo que “es”. Entre los seguidores más fervientes del Buda estaba el propio rey Bimbisara, que le donó una parcela de tierra para él y para sus seguidores, “El bosque de bambúes”, que usaron como refugio.
  
   Siento un respeto profundo por cualquier práctica religiosa que brinde frutos positivos para la humanidad, aunque hay personas que afirman que el budismo es más una forma de vida que una religión. Yo admiro a las personas de cualquier credo, que alcanzan un grado elevado de evolución en su espiritualidad. De hecho, hace algunos años conocí a una pareja de personas mayores que se acababan de comprar algo muy hermoso: Era una imagen de un ser espiritual hindú, tallada en madera. Yo quedé muy impresionada por la estatua, porque en sus facciones se reflejaba una virtud que admiro: La benevolencia, en gozo pleno.
  
   Desde entonces sueño con alcanzar la benevolencia antes de partir.
  



05 de Diciembre de 2021
Cosas De Salud
JUGO NATURAL PARA BAJAR EL COLESTEROL Y LA PRESIÓN ALTA

   Además de ser rica en minerales y vitaminas, la manzana contiene pectina, que es una fibra muy beneficiosa que nos puede ayudar a reducir el colesterol y controlar la presión arterial alta.
  
   El jugo natural para bajar el colesterol y la presión alta es una propuesta que busca alejarte de las bebidas industriales, que no hacen más que aportarte azúcar, sodio y sustancias no nutritivas.
  
   Consiste en una sencilla mezcla de zanahoria, apio y manzana, tres ingredientes que además de ayudarte a saciar el apetito, te hidratan y te ofrecen un aporte extra de vitaminas, minerales y antioxidantes.
  
   Puedes incluirlo con moderación en un estilo de vida saludable siempre que lo desees. ¿Listo para conocer la receta? ¡Vamos con ello!
  
   La hipertensión y la hipercolesterolemia
   La hipertensión arterial y la hipercolesterolemia están considerados como los mayores factores de riesgo cardiovascular. De no tratarse como corresponde, es posible que surjan diversas complicaciones en el organismo y que estas sean irreversibles. Por ello, es imprescindible seguir el tratamiento médico y mejorar los hábitos de vida para bajar el colesterol y la presión alta.
  
   La importancia de ambas patologías radica principalmente en sus efectos arterioescleróticos, los cuales se potencian de una forma preocupante cuando se dan al mismo tiempo en un mismo sujeto.
  
   El colesterol incrementa de forma gradual y, a su vez, contribuye al desarrollo y avance de la presión arterial alta. Por ello, es relevante prestarle mucha atención a ambas condiciones y tratar de controlarlas a tiempo antes de que den lugar a una afección más crónica.
  
  
  
  
   Los hábitos de vida son tan importantes como el tratamiento médico
  
   Cuando se da un diagnóstico positivo de estas dos alteraciones del sistema cardiovascular, es importante que se modifiquen los hábitos de vida y se inicie un tratamiento con determinados medicamentos.
  
   Siguiendo una dieta saludable y realizando actividad física regularmente es posible equilibrar los niveles de colesterol, pero hay que tener muy claro que estos dos factores no deben actuar solos. Han de evitarse los excesos (de cualquier tipo), procurar descansar bien a diario y mantener todo un estilo de vida saludable.
  
   En lo que respecta a la dieta, esta puede organizarse con ayuda de un nutricionista. Adicionalmente, se podría aprender a realizar meriendas y preparaciones complementarias (como el siguiente jugo que vamos a comentarte) para mantener la variedad y el equilibrio.
  
   Jugo natural de zanahoria, manzana y apio
   El jugo natural de zanahoria, manzana y apio es una opción que, además de sacarte de la rutina, puede ayudarte a mantener una dieta equilibrada orientada a bajar el colesterol y la presión alta.
  
   Los beneficios de utilizar estos tres ingredientes en concreto son los siguientes. ¡Toma nota!
  
   Beneficios de la zanahoria
   Las zanahorias son una de las fuentes de carotenos. Sin embargo, también están presentes en otros alimentos de color amarillo, naranja o rojo.
  
   La zanahoria es uno de los ingredientes de esta bebida natural. De acuerdo con la Fundación Española de la Nutrición es una fuente de vitamina A y carotenoides y además contiene pequeñas cantidades de minerales como el hierro, el yodo y el potasio. También contiene agua y fibra, algo que puede contribuir mucho con la salud en general.
  
   • La fibra ayuda a mantener un buen tránsito intestinal y prevenir el estreñimiento.
   • El agua hidrata y ayuda a que el organismo realice sus funciones correctamente.
  
   Beneficios del apio
   Otro componente que incluiremos en este jugo es el apio. Se trata de un vegetal verde, rico en agua y fibra, que tiene cierta cantidad de proteínas, flavonoides, vitamina A y potasio.
   Por aporte nutricional y propiedades diuréticas, se cree que su consumo regular (dentro de una dieta equilibrada) puede contribuir con la función renal, ayudando estimular la micción, combatiendo la retención de líquidos y, en cierta forma, ayudando a reducir los niveles de colesterol malo (LDL).
  
   Beneficios de la manzana
   El último, pero no menos importante, es la manzana. Esta fruta de tan delicioso sabor se caracteriza por ser una fuente de antioxidantes, calcio, vitaminas B y C, hierro y potasio.
  
   Contiene pectina, un tipo de fibra que contribuye con diversas funciones del organismo y además, favorece la reducción del colesterol y el control de la presión arterial alta.
   Receta del jugo para bajar el colesterol y la presión alta
   Para preparar tu jugo natural puedes utilizar tanto manzanas verdes como rojas o amarillas, según prefieras.
  
   Ingredientes
   • 1 tallo de apio mediano.
   • 1 vaso de agua (250 ml).
   • 2 zanahorias pequeñas (baby o comunes).
   • 2 manzanas pequeñas (verde, amarilla o roja, según prefieras).
  
   Preparación
   • Para empezar, tendrás que lavar muy bien todos los ingredientes.
   • Pela las zanahorias y córtalas en trozos (que no queden demasiado gruesos). Una vez cortados, sumérgelos en un recipiente con agua limpia.
   • Ahora, trocea el tallo de apio y reserva.
   • Corta la manzana por la mitad, quítale las semillas y córtala en rodajas finas (sin quitarle la piel).
   • Lleva todos los ingredientes al recipiente de la licuadora y agrégale el vaso de agua.
   • Procesa todo durante un par de minutos hasta obtener una mezcla homogénea, sin grumos.
   • Prueba y rectifica si consideras necesario.
   • Sirve y consume tu jugo natural para bajar el colesterol y la presión arterial alta. ¡Disfrútalo!
   • Puedes añadir unos cubos de hielo si así lo deseas.
  
   ¿El jugo natural para bajar el colesterol es suficiente?
   Aunque esta bebida, por sí sola, no va a bajar el colesterol y la presión alta, sí puede ayudarte a complementar tu dieta y dejar de lado el consumo de bebidas industriales (como los refrescos y las aguas saborizadas) que no contribuyen en absoluto con tu salud.
  
   Si lo preparas y no le añades azúcar, más beneficios podrás obtener de su consumo. Por ello, te animamos a que evites añadírselo, incluso en poca cantidad. (mejorconsalud.com)
  
  



05 de Diciembre de 2021
POEMARIO
Silvio Maldonado Bautista

   (Derechos reservados: Silvio Maldonado Bautista)
  
  
LAS CAMPANAS DE SAN DIEGO
  
   En las oscuridades del amanecer escucho un tañer de campanas
   Son las campanas de la Iglesia de San Diego
   Las mismas que me regresan a mi infancia
   Y me envuelven en recuerdos
   Me hacen re andar calles y calzadas
   Desde Bartolomé de las Casas
   Hasta el Conservatorio de Las Rosas
   Y la Iglesia de las Monjas
  
   Mi voz argentina entona un Ave María
   En la Catedral Moreliana
   Y acompañan las misas mis infantiles años de rojo y blanco,
   Monaguillo de la Iglesia de San Diego
  
   Los años se van, la CDMX se los traga
   Ya no hay recuerdos bonitos
   El humo citadino los ha deshecho
   Falta el amor que los bendiga
  
   El amor renace en la quietud de las veredas rancheras
   Que parecen darle vida,
   Inocencia repetida de ojos que descubren su secreto
   Y el amor se realiza
  
   El tiempo no perdona
   tiene dientes, también traga
   Los años van y vienen, el tiempo se acaba
  
   Al fin ese amor llega en manos que lo envuelven
   Con suavidad de hembra
   Más luego se esconde entre las arrugas
   De mis años viejos
  
   Las campanas de San Diego mucho gritan
   ¿Es o no el final? No lo comprendo
   Si ese amor se ostentaba con tal fuerza
   Que ahogaba el sentimiento
   Si anunciaba ser final con eterno amanecer
  
   Vuelvo a las campanas de San Diego
   Que repiten sus sonidos
   ¿Son acaso estas campanas que ya cuentan
   mis caminos por la Tierra?
   “Yahvé Rafak ja, tú eres el Dios bueno que me sanas”
   ¡Sana a mis pobres células enfermas!
   Amén, amén, amén y amén.
  
  
   SOMOS DOS
  
   Un día nacimos al mundo
   Y el mundo se transformó
   Porque la mente hizo al tiempo
   Y el tiempo todo cambió
   Fue el despertar a la vida
   Entre cuevas y montañas
   Del hombre que ya veía
   Un porvenir sin mañanas
  
   Y fuimos dos y somos dos
   Desde el principio de este mundo siempre dos
   Hombre y mujer
  
   Aparecieron montañas
   En donde llanos crecían
   Y fueron nidos los aires
   De aves de fantasía
   Pero también surgió el hambre
   Que el mundo no conocía
   El hombre lobo del hombre
   El hombre que destruía
  
   Y fuimos dos y somos dos
   Desde el principio de este mundo siempre dos
   Hombre y mujer
  
   De las tinieblas el tiempo
   Hizo brotar una luz
   Gritos derramó la Tierra
   Llantos y sangre la cruz
   Los ríos vistieron de rojo
   La Luna mostró su faz
   Volvió el Becerro de Oro
   Por todo el orbe a reinar
  
   Y fuimos dos somos dos
   Desde el principio de este mundo siempre dos
   Hombre y mujer
  
   El hombre ya ha meditado
   Quién sabe qué pasará
   Regresará el tiempo al tiempo
   Y la mente a su lugar
   O al fin verán nuestros ojos
   Justicia, paz, luz y amor
   Universo esplendoroso
   Hombre y mujer siempre dos

  
  
   OTRO JESÚS
  
   E un burdo madero un día llevaste a cuestas
   Con amor infinito una inmensa verdad
   Un luminoso ejemplo quedó tras de tu huella
   Esa forma tan bella de amar a los demás
  
   En un burdo madero tus grandes enseñanzas
   Quedaron para siempre como aurora de luz
   Y qué ingrata respuesta a ti que diste todo
   Pues te quedaste solo muy solo allá en la cruz
  
   ¡Qué solo señor te quedaste en la cruz
   Con el mundo a tus pies sin amor y sin luz!
   ¡Qué solo Señor hoy te vuelvo a encontrara
   Pues el mundo olvidó tu sublime verdad!
  
   En los pueblos hoy siembran semillas de venganza
   Y los becerros de oro se ven aquí y allá
   Alcanzan las estrellas fragmentos de metralla
   Y por doquier el mundo se vuelve oscuridad
  
   Por eso creo que el mundo muy pronto se ha olvidado
   Que le diste tu vida y con ella la luz
   Por eso creo que el mundo prepara otro Calvario
   quiere otro sacrificio y busca otro Jesús.
  
  
   EL CRISTO OLVIDADO
  
   Cómo no ver Jesús martirizado
   Tu grandeza y bondad sobresalientes
   Si transformas las más nimias simientes
   Y produces el fruto más deseado
  
   En los cielos tu amor ha perpetuado
   Los amores que por nosotros sientes
   En tan bellos y mágicos ambientes
   Que el más diestro pintor nunca ha igualado
  
   Y qué hago Señor, cómo he compensado
   Tanto bien que sin duda no merezco
   ¡Siendo envidia y torrente desatado!
  
   Me das tanto mi Dios que no he acabado
   De saciarme con tu amor, más bien crezco
   Mientras tú te mantienes olvidado
  
  



05 de Diciembre de 2021
LOS NACIMIENTOS; ALGO DE SU HISTORIA II
Everildo González Alvarez
La idea del Nacimiento se consolidó como tradición en el arte de toda Italia, siendo durante el siglo XIV, que se multiplicó la escena de la Natividad, habiéndose afianzado su popularidad en la segunda mitad del Cuatrocientos siglo XV, En la Catedral de Volterra Italia, un Nacimiento de grandes figuras era ya común.
  
   En Toscana Italia, el número de Nacimientos monumentales fue muy grande y es posible que desde ahí se propagaran al reino de Nápoles Italia, en donde el Rey Carlos III ordenó que los nacimientos que en ese tiempo se conocían como Belenes se popularizaran en todo el reino italiano y español y fundó talleres de cerámica destacando el de Capodimonte, en donde se dice que el propio Rey aconsejaba y dirigía a los artesanos. En este taller encargó figuras para su pesebre, que instaló en una habitación del Palacio Real, lo que dio inicio a una de las más conocidas tradiciones navideñas. El Nacimiento fue todo un acontecimiento, lo visitaban ricos y pobres, nobles y plebeyos, con un poco de fervor religioso, por gusto o por curiosidad.
  
   Luego los Nacimientos invadieron las mansiones napolitanas, con figuras fastuosas, vestidas de seda y adornadas con pedrería inclusive con oro y plata. Y finalmente llegaron con más sencillez pero quizás con mayor autenticidad, hasta los modestos estratos sociales. A medida que pasaba el tiempo se le iban agregando más figuras como el Ángel, la estrella, los pastores y los reyes magos así como el diablo y el ermitaño y algún río con sus respectivos pescados y en México pues algún corral con animales propios de una granja como gallinas, guajolotes, chivos y otros. Se encontraban los pastores con sus ovejas, se observaba al diablo que no les quitaba la vista.
  
   Siguiendo con algo de historia de los nacimientos, se cuenta que el mismo Rey Carlos III promovió la difusión de los Nacimientos en la Península Ibérica. Al viajar de Italia a España llevó consigo el gusto por la representación sagrada y pronto encargó a varios artistas valencianos un Nacimiento para su hijo, el futuro Rey Carlos IV, que causó gran asombro entre la nobleza peninsular, repitiéndose la historia de Nápoles. Así proliferó la producción de Nacimientos, algunos de los cuales todavía se conservan en Museos españoles pero ya no tienen uso como nacimiento en estas fechas.
  
   La llegada de los franciscanos a España durante el siglo XIII, permitió también la difusión de los Nacimientos por toda la Península. En Alemania, a mediados del mismo siglo, se instaló por primera vez un Nacimiento en el monasterio de Füssen, considerado como el más parecido a los actuales en su diseño.
  
   Otros Nacimientos de gran influencia que todavía se conservan son los elaborados en el siglo XVII con la corriente barroca que le imprimió un estilo de gran fuerza humana, que va más allá del solo objetivo religioso. Para el siglo. XVIII, el barroco se constituyó como el antecedente del romanticismo, dotando así a los Nacimientos de grandes escenas con estructuras escenográficas y con figuras preciosistas. En Portugal se elaboraban grandes Nacimientos con figuras de yeso y ojos de vidrio, desarrollándose una reconocida escuela sobre el tema. También destaca la labor de los artesanos españoles, que realizaron preciosos Nacimientos con pequeñas figuras, como las de Salzillo en Murcia y las de Amadeu en Barcelona.
  
   La costumbre de colocar Nacimientos se extendió a partir del Renacimiento hacia otros países europeos. Por lo que respecta al continente americano, es lógico entender que con la evangelización llegaron a estas tierras las recreaciones del acto de fe navideño en diversos materiales. Las religiosas franciscanas elaboraban bellísimos Nacimientos, especialmente con Niños Jesús de cera, hermosas piezas escultóricas que permanecían en exhibición durante un año. Los artesanos mexicanos asimilaron rápidamente las técnicas artísticas traídas de Europa, de manera que las maderas estofadas y policromadas fueron comunes en los Nacimientos mexicanos de la Colonia.
  
   Al paso del tiempo, las figuras se hacían con ropa más elaborada, que procedía de conventos y casas particulares. Las caras, pies y manos eran generalmente de cera o barro, luego el Nacimiento se modificó hasta llegar a ser una abigarrada mezcla de estilos y motivos en los que aparece el portal rodeado de magueyes, guajolotes, pastores y tipos populares del México romántico del siglo XIX: el carbonero, el cazador, la tamalera, etc., hechos de barro, cera, madera, de fibras vegetales, hojalata, trapo y de todo material que corresponde a las ramas artesanales del país.
  
   CONTINUARÁ…
  
  



05 de Diciembre de 2021
De Mi Cosecha
DIARIO DE SANTA MARÍA FAUSTINA KOWALSKA
(1905-1938)
  
   Selección de A. Sahagún
  
   En el mismo instante el alma se hunde entera en Él y siente una felicidad tan grande como elegidos en el cielo.
  
+++

   La gran luz con la que es iluminado el intelecto, da a conocer la grandeza de Dios, no para que conociera en Él los distintos atributos, como antes, no, ahora es de otro modo: en un solo momento conozco toda la esencia de Dios.
  
+++

   Hoy, en espíritu, estuve en el cielo y vi estas inconcebibles bellezas y la felicidad que nos esperan después de la muerte. Vi cómo todas las criaturas dan incesantemente honor y gloria a Dios; vi lo grande que es la felicidad en Dios que se derrama sobre todas las criaturas, haciéndolas felices; y todo honor y gloria que las hizo felices vuelve a la Fuente y ellas entran en la profundidad de Dios, contemplan la vida interior de Dios, Padre, Hijo, y Espíritu Santo, que nunca entenderán ni penetrarán.
  
+++

   Esta gran Majestad de Dios que conocí más profundamente, que los espíritus celestes adoran según el grado de la gracia y la jerarquía en que se dividen; al ver esta potencia y esta grandeza de Dios, mi alma no fue conmovida por espanto ni por temor, no, no absolutamente no. Mi alma fue llenada de paz y amor, y cuanto más conozco a Dios tanto más me alegro de que Él sea así.
  
+++

   El amor no conoce temor, pasa por todos los coros angélicos que hacen guardia delante de su trono. No tiene miedo de nadie, alcanza a Dios u se sumerge en Él como en su único tesoro.
  
+++

   El amor nivela los abismos.
  
+++

   Oh alma, fuera de Dios no encontrarás la belleza.
  
+++

   Me atraes al abismo de Tu Divinidad y Te escondes detrás de las tinieblas. Todo mi ser está sumergido en Ti, sin embargo, yo deseo contemplarte cara a cara ¿Cuándo sucederá esto para mí?
  
+++

   El amor y el sufrimiento van juntos.
  
+++

   La vida es una muerte continua, dolorosa y tremenda y al mismo tiempo es el núcleo de una vida verdadera y de una felicidad inconcebible y la fuerza del espíritu, a través de eso [el alma] es capaz de hacer grandes obras de Dios.
  
  
  



05 de Diciembre de 2021
NOTITAS
   No te has preguntado ¿qué estás haciendo para cuidar a nuestro planeta? Tienes botes de basura en tu casa designados para materiales orgánicos e inorgánicos? Estas separando algo para reciclarlo? Cuando se dice no tires basura, eso también quiere decir que tenemos que reciclar o separar nuestra basura para facilitar su reciclaje. Es importante para la supervivencia de este planeta.
  
   Te sorprenderías la gran cantidad de basura que arroja la gente en la vía pública, en el mar o en los bosques. No solo es la basura que flota en el agua o la que se ve en los caminos. Ya que algunos materiales se hunden en el fondo del mar o quedan enterrados en cualquier bosque. Esta basura no solo resta valor a la belleza del mundo, sino que también daña y muchas veces mata a los animales o convierte infértiles las tierras.
  
   El papel según algunas estadísticas ocupa solo un 29% con respecto a ser uno de los objetos más comunes utilizados en la basura. El porcentaje más alto es el desperdicio de comida rápida que llega al 33%. Otros artículos comunes incluyen aluminio al 28%, vidrio al 6% y plástico al 2%. Una estadística fechada el 6 de enero de 2013 enumera la cantidad total de basura arrojada al océano en 9 mil millones de toneladas al año.
  
   Mateo Cruz Torres. 10 años
  
  
   CONSEJOS
   Cuando hagas las compras para tu hogar, elige bolsas de papel o tela. Las bolsas de plástico tardan años en degradarse y contaminan mucho más.
  
  
  
   Mateo Cruz Torres. 10 años
  
  
   CHISTES
   Un niño llega al parque, se le acerca un amigo y le dice:
   - ¡¡Tienes puesto un zapato marrón y otro negro!!
   Y el niño le contesta:
   - Y eso no es nada, en mi casa tengo otro par igualito.
  
   Itzel Guadalupe Herrera Becerril. 12 años
  
  
   CURIOSIDADES DEL MUNDO
   ¿Sabías que sólo puedes sobrevivir entre 5 y 7 días sin tomar agua mientras que puedes pasar sin comer hasta cerca de un mes?
  
   Daniela Camacho Lumbreras. 10 años
  
  
   HABÍA UNA VEZ
  
El deseo del pastor

   Érase una vez un pastor que se encargaba de cuidar una manada de bueyes. Un día se extravió un ternero y él desesperado salió en su búsqueda recorriendo los alrededores, pero nada, no pudo hallarlo. Tanta era la angustia por la pérdida de este ternerito que le prometió a Zeus que si le decía quién era el responsable sacrificaría un cabrito en su nombre.
  
   El pastor continuó buscando y encontró a un león comiéndose a su ternerito. Cuando vio quien era el responsable de esto se asustó muchísimo y levantó las manos exclamando:
  
  
  
   – ¡Gran Zeus, sé que antes te he pedido que me muestres al ladrón a cambio de un ternerito; pero ahora te pido que me ayudes a escapar de este león y te prometo sacrificar un toro!
  
   Moraleja: Los problemas tienen soluciones, pero siempre ten presente que al encontrarle, puedes estar encontrando el siguiente problema.
  
   Itzel Guadalupe Herrera Becerril. 10 años
  
  
   JUGUEMOS A
  
   * DESCUBRE LA IMAGEN.
  
  
  
   Itzel Guadalupe Herrera Becerril. 10 años
  
  
  
  



05 de Diciembre de 2021
RELLENO DE PAVO

  
PLATOS FUERTES

  
   Jamás imaginaste hacer un relleno de pavo tan delicioso y sencillo como este. ¡Se convertirá en el favorito de todos!
  
   INGREDIENTES
   • 1 Taza de tocino, picado
   • 1 Cebolla, picada
   • 2 Dientes de ajo, picados
   • ½ Taza de apio, picado
   • 500 gr de carne molida de cerdo
   • 500 gr de carne molida de res
   • 2 Manzanas rojas, picadas
   • ½ Taza de uva pasa
   • ½ Taza de almendras, fileteadas
   • ½ Taza de vino tinto
   • 2 Cucharadas de Aceite
  
   PREPARACION
   Calentar dos cucharadas de aceite en una cazuela grande y freír el tocino a fuego medio durante 5 minutos.
  
   Escurrir la grasa y agregar la cebolla, el ajo y el apio hasta que la cebolla se acitrone.
  
   Añadir la carne a la cazuela. Dejarla cocinar moviéndola de vez en cuando hasta que haya perdido el color rojo y los jugos se hayan evaporado.
  
   Agregar las manzanas, las pasas y las almendras. Mezclar muy bien y verter el vino. Dejar que hierva hasta que el vino se evapore. El picadillo debe quedar seco.
  
   Con este picadillo puedes rellenar tu pavo, pollo o servir bien calientito y disfrutar.