Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    29 de Enero de 2020
26 de Enero de 2020
CALDO CON NOPALITOS

   RECETA PARA 5 PORCIONES.
   Tiempo de preparación: 50 minutos
  
   INGREDIENTES
   • 3 tazas de nopales cortados en cubitos cocidos.
   • 5 tazas de caldo de pollo.
   • 2 cucharadas de aceite
   • 2 chiles de árbol.
   • 4 huevos cocidos.
   • ½ cebolla picada.
   • 1 diente de ajo picado.
   • 1 rama de epazote.
   • 2 cucharadas de consomé de pollo en polvo
  
   MODO DE PREPARACIÓN:
   1. Calienta en una olla el aceite, fríe los chiles hasta que estén doraditos pero no quemados, retira de la olla y en el mismo aceite fríe la cebolla y el ajo hasta que la cebolla esté transparente. Agrega ahora los nopales cocidos y fríe por un minuto.
  
   2. Vierte el caldo de pollo, sazona con el consomé de pollo en polvo y el epazote, regresa los chiles a la olla y deja que todo hierva junto.
  
   3. Antes de servir añade los huevos cocidos partidos en cuartos. Sirve caliente.
  
  
  



26 de Enero de 2020
De Mi Cosecha
FRAY JACOBO DE ESTELLA
Místico franciscano español del siglo XVI
   (1524-1578)
  
   Selección de A. Sahagún
  
   Mi alma, apartada de ti, anda hambreando por el mundo.
  
+++

   Ahora eres mi mantenimiento y sustentación en la tierra y después serás mi hartura en el cielo, cuando te viere sin velo y gozare de tu divina esencia, según aquello que, hablando contigo, dice el real profeta: Hartarme he cuando apareciere tu gloria.
  
+++

   El que se llega a ti, Señor, y come en tu mesa, asiéntase en ella con hambre que de ti tiene y es admitido a la dulzura del escondido maná, y llegando con esta hambre y deseo, no podrá ser sino grande el gozo del convidado cuando se hallare sentado a la mesa.
  
+++

   La mejor obra que yo puedo hacer y la mejor fruta que yo te puedo dar es amarte.
  
+++

   Por estas cosas que criaste vengo rastreando el conocimiento de quién eres, ya que no puedo agora ver tu presencia en esta vida.
  
+++

   Después de tantas obligaciones que el hombre te tiene, no quisiste obligarle a cosa penosa, sino sólo a que te amase, el cual es un oficio dulce, jocundísimo y deleitable.
  
+++

   De dos cosas tiene el hombre muy grande necesidad. La una, de ser y conservar su ser, y la otra, de buen ser y conservar su buen ser, porque el que no tiene buen ser, mejor le sería no ser.
  
+++

   Cuando las criaturas me sirven y yo no te sirvo, ellas todas pierden su servicio.
  
+++

   Conviene, pues, Señor, que yo te ame para que merezca el servicio de las criaturas, las cuales no se llegan de otra manera a ti sino sirviéndome a mí cuando yo te sirvo.
  
+++

   El premio de los que te aman es reinar. Ama y reina. ¿Qué cosa hay más fácil que amar, ni qué cosa hay más gloriosa que reinar?
  
+++

   Cuando aparecieres, seremos a ti semejantes y te veremos así como eres. En tu lumbre veremos la lumbre y veremos al rey en su hermosura.
  
+++

   Veré todo lo que agora creo, y tendré presente todo lo que deseo, y llegando, pararé, para más no moverme, y estando en ti, firmemente veré la mudanza de todas las otras cosas, ni habré miedo que el tiempo gaste tanto bien, porque ya gozaré de tu eternidad.
  
+++

   Sobre todo te aviso que en todas tus obras y palabras mires atentamente la intención que llevas, porque si hay descuido y por esto se tuerce, toda la obra va torcida, y en los ojos de Dios, sucia y asquerosa.
  
+++

   Dos verdades querría mucho que hallases en cuyo conocimiento está un tesoro inmenso de bienes escondido: quién es Dios y quién eres tú. De Dios has de conocer que es todopoderoso, y de ti, que nada puedes. De ti has de desconfiar totalmente, y en Dios has de confiar con gran satisfacción y seguro.
  
+++

   Mirad que sois hechos de nada, y vuestras obras, de lo que no tiene ser.
  
  
  
  
  
  
  



26 de Enero de 2020
EL MEXICANO GUILLERMO ARRIAGA GANA PREMIO ALFAGUARA 2020

   La novela "Salvar el fuego", del escritor y cineasta mexicano Guillermo Arriaga, gana el premio Alfaguara 2020
  
   La novela "Salvar el fuego", del escritor y cineasta mexicano Guillermo Arriaga, ganó el Premio Alfaguara 2020, dotado con 158.000 euros (175.000 dólares), según el fallo del jurado hecho público este viernes, que ha destacado la intensidad y el "excepcional dinamismo" de esta novela polifónica.
  
   Más de 600 manuscritos se han presentado a esta XXIII edición del premio, que se concede a una obra inédita escrita en español, y que ha fallado un jurado presidido por el escritor mexicano Juan Villoro.
  
   Arriaga ha escrito, según el jurado, "una historia de violencia en el México contemporáneo donde el amor y la redención aún son posibles".
  
   El autor "se sirve tanto de una extraordinaria fuerza visual como de la recreación y reinvención del lenguaje coloquial para lograr una obra de inquietante verosimilitud.
  
   Los distintos planos narrativos tienen como hilo conductor el cuerpo humano, motivo de celebración y expuesto a numerosos excesos", ha señalado el jurado.
  
   De los originales presentados, 281 han sido remitidos desde España, 94 desde Argentina, 86 desde México, 57 desde Colombia, 32 desde Estados Unidos, 19 desde Chile, 18 desde Uruguay y 15 proceden de Perú.
  
   La novela ganadora ha sido dada a conocer en una comida celebrada en el Casino de Madrid a la que ha asistido el ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes.
  
   El jurado ha estado compuesto por las escritoras Laura Alcoba y Edurne Portela, el poeta Antonio Lucas, el librero Jesús Trueba y la directora editorial de Alfaguara, Pilar Reyes.
  
   Además de la dotación económica, el galardón consiste en una escultura de Martín Chirino y la publicación simultánea en todo el territorio de habla hispana de la novela ganadora, que llegará a las librerías el 19 de marzo.
  
   El anterior Premio Alfaguara de novela fue para "Mañana tendremos otros nombres", de Patricio Pron.
  



26 de Enero de 2020
Paulina Camacho Jiménez
CONSEJO
   Hay muchos productos que se pueden usar varias veces para proteger la naturaleza. Por ejemplo, utiliza servilletas de tela en lugar de servilletas de papel.
  
   Andrea Isabel Cervantes Camacho. 11 años
  
   CHISTES
   -¿Cómo se dice puerta en inglés?
   -Door.
   -¿Y el que las vende?
   -Vende Door.
  
   Itzel Guadalupe Herrera Becerril. 10 años
  
  
   CURIOSIDADES DEL MUNDO
  
   ¿Sabías que la base de la gran pirámide de Egipto equivale en tamaño a 10 campos de futbol?
  
   Andrea Isabel Cervantes Camacho. 11 años
  
   NOTITAS
  
   El cuidado del medio ambiente no ha de ser únicamente una preocupación de las empresas, también son los hogares los que han de poner su granito de arena y ponerse cuanto antes manos a la obra para colaborar en el cuidado de nuestro entorno.
  
   Con unos pequeños cambios puede lograrse mucho. Algunos propósitos ecológicos que ayudan a cuidar del medio ambiente que pueden marcar la diferencia son:
  
   • Evitar la ingesta de agua embotellada.
   • Usar el menor tiempo posible el aire acondicionado.
   • Eliminar la basura electrónica correctamente.
   • Evitar los productos de plástico.
   • Crear un espacio verde en tu vivienda, entre otras.
  
   Gisell Torres Ramírez. 10 años
  
   HABÍA UNA VEZ
  
El canto del grillo

   Había una vez, hace mucho, mucho tiempo, en una pequeña aldea de Guatemala, un grillo solitario que vivía bajo la sombra de un árbol. El grillo era feliz cantando de noche y de día, pues sabía que su canto alegraba las vidas de los aldeanos.
  
   Las mujeres, los hombres y los niños no necesitaban encender la tele o escuchar la radio para conocer el estado del tiempo; el variado repertorio del grillo era un mensaje directo de la naturaleza. Este anunciaba los días de sol y de lluvia, los vientos desencadenados y hasta los terremotos.
  
   Los aldeanos se maravillaban con las proezas del grillo y comenzaron a adularlo:
  
   —¡Qué hermoso cantas! ¡Qué necesario eres! ¡Sin ti no seríamos felices! —le decían al unísono.
  
   Fue entonces, que el grillo comenzó a sentirse más importante que los demás:
  
   —Mi canto no solo es hermoso, sino también necesario —pensó—. ¿Qué hago en un lugar tan pequeño y remoto como esta aldea en medio de la nada? ¡Debo encontrar una mejor audiencia! Ya lo sé, le cantaré al mar, al enorme e infinito mar.
  
   El grillo empacó todas sus cosas y se dirigió hacia el mar apenas despidiéndose de los aldeanos.
  
   El viaje fue muy largo y tomó muchísimos días. Pero comenzó a cantar tan pronto se acercó a la orilla. Sin embargo, el mar cantaba su propio canto y nunca se detenía.
  
   El canto del mar era muy fuerte y ahogaba el cantar del pequeño insecto.
  
   El grillo insistió en su canto por mucho tiempo, hasta comprender que su cantar nunca superaría el canto del mar:
  
   —Regresaré a la aldea, no tendré una gran audiencia, pero mi canto es apreciado por todos —se dijo.
  
   Al regresar no encontró lo que esperaba: sin su canto las mujeres y los hombres no sabían cuándo sembrar y cosechar. En tiempos de lluvia los niños llegaban empapados a sus casas, pues no empacaban sus sombrillas. La aldea era un lugar sombrío y triste.
  
   En ese momento el grillo comenzó a cantar. Las mujeres, los hombres y los niños fueron felices de nuevo. También lo fue el grillo al saber que su canto era en realidad importante.
  
   Moraleja: su audiencia era pequeña, pero su propósito era enorme.
  
   Alejandro Orozco Morales. 10 años
  
   JUGUEMOS A
  
  
   Daniela Camacho Lumbreras. 8 años
  



26 de Enero de 2020
Poemas De Hoy Y De Ayer
LUIS CERNUDA

   Luis Cernuda fue uno de los poetas fundamentales de la Generación del 27, nacido en Sevilla en septiembre de 1902. La obra de Gustavo Adolfo Bécquer despertó su interés por la poesía desde muy pequeño; comenzó a escribir alentado por un profesor, quien a su vez le brindaba conocimientos técnicos. En su juventud, realizó sus primeras publicaciones en Revista de Occidente. Estuvo siempre muy influenciado por la literatura francesa, e incluso tradujo parte de la obra del surrealista Paul Éluard. Nunca escondió su homosexualidad, y esto acarreó las nefastas etiquetas y el esperable desprecio en su propia tierra, con la cual no parecía sentirse muy identificado. Durante la Guerra Civil, comenzó su exilio en Estados Unidos, donde trabajó como docente. Más tarde, se trasladó a México, donde falleció en noviembre de 1963.
   A lo largo de su vida, reflejó en sus poemas un espíritu que comenzó esperanzado, que exaltaba la belleza y la ornamentaba, pero que progresivamente se fue endureciendo y se volvió más práctico y conceptual. Algunos de sus títulos, ubicados en orden cronológico, bastan para avalar lo dicho anteriormente: "Perfil del aire", "Los placeres prohibidos", "Las nubes", "Vivir sin estar viviendo" y "Desolación de la quimera". Tras el asesinato de Lorca, le dedicó la elegía "A un poeta muerto (F. G. L.)".
  
  
A un poeta muerto
   Así como en la roca nunca vemos
   La clara flor abrirse,
   Entre un pueblo hosco y duro
   No brilla hermosamente
   El fresco y alto ornato de la vida.
   Por esto te mataron, porque eras
   Verdor en nuestra tierra árida
   Y azul en nuestro oscuro aire.
  
   Leve es la parte de la vida
   Que como dioses rescatan los poetas.
   El odio y destrucción perduran siempre
   Sordamente en la entraña
   Toda hiel sempiterna del español terrible,
   Que acecha lo cimero
   Con su piedra en la mano.
  
   Triste sino nacer
   Con algún don ilustre
   Aquí, donde los hombres
   En su miseria sólo saben
   El insulto, la mofa, el recelo profundo
   Ante aquel que ilumina las palabras opacas
   Por el oculto fuego originario.
  
   La sal de nuestro mundo eras,
   Vivo estabas como un rayo de sol,
   Y ya es tan sólo tu recuerdo
   Quien yerra y pasa, acariciando
   El muro de los cuerpos
   Con el dejo de las adormideras
   Que nuestros predecesores ingirieron
   A orillas del olvido.
  
   Si tu ángel acude a la memoria,
   Sombras son estos hombres
   Que aún palpitan tras las malezas de la tierra;
   La muerte se diría
   Más viva que la vida
   Porque tú estás con ella,
   Pasado el arco de tu vasto imperio,
   Poblándola de pájaros y hojas
   Con tu gracia y tu juventud incomparables.
  
   Aquí la primavera luce ahora.
   Mira los radiantes mancebos
   Que vivo tanto amaste
   Efímeros pasar junto al fulgor del mar.
   Desnudos cuerpos bellos que se llevan
   Tras de sí los deseos
   Con su exquisita forma, y sólo encierran
   Amargo zumo, que no alberga su espíritu
   Un destello de amor ni de alto pensamiento.
  
   Igual todo prosigue,
   Como entonces, tan mágico,
   Que parece imposible
   La sombra en que has caído.
   Mas un inmenso afán oculto advierte
   Que su ignoto aguijón tan sólo puede
   Aplacarse en nosotros con la muerte,
   Como el afán del agua,
   A quien no basta esculpirse en las olas,
   Sino perderse anónima
   En los limbos del mar.
  
   Pero antes no sabías
   La realidad más honda de este mundo:
   El odio, el triste odio de los hombres,
   Que en ti señalar quiso
   Por el acero horrible su victoria,
   Con tu angustia postrera
   Bajo la luz tranquila de Granada,
   Distante entre cipreses y laureles,
   Y entre tus propias gentes
   Y por las mismas manos
   Que un día servilmente te halagaran.
  
   Para el poeta la muerte es la victoria;
   Un viento demoníaco le impulsa por la vida,
   Y si una fuerza ciega
   Sin comprensión de amor
   Transforma por un crimen
   A ti, cantor, en héroe,
   Contempla en cambio, hermano,
   Cómo entre la tristeza y el desdén
   Un poder más magnánimo permite a tus amigos
   En un rincón pudrirse libremente.
  
   Tenga tu sombra paz,
   Busque otros valles,
   Un río donde del viento
   Se lleve los sonidos entre juncos
   Y lirios y el encanto
   Tan viejo de las aguas elocuentes,
   En donde el eco como la gloria humana ruede,
   Como ella de remoto,
   Ajeno como ella y tan estéril.
  
   Halle tu gran afán enajenado
   El puro amor de un dios adolescente
   Entre el verdor de las rosas eternas;
   Porque este ansia divina, perdida aquí en la tierra,
   Tras de tanto dolor y dejamiento,
   Con su propia grandeza nos advierte
   De alguna mente creadora inmensa,
   Que concibe al poeta cual lengua de su gloria
   Y luego le consuela a través de la muerte.
  
   Donde habite el olvido
   Donde habite el olvido,
   En los vastos jardines sin aurora;
   Donde yo sólo sea
   Memoria de una piedra sepultada entre ortigas
   Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.
  
   Donde mi nombre deje
   Al cuerpo que designa en brazos de los siglos,
   Donde el deseo no exista.
  
   En esa gran región donde el amor, ángel terrible,
   No esconda como acero
   En mi pecho su ala,
   Sonriendo lleno de gracia aérea mientras crece el tormento.
  
   Allí donde termine este afán que exige un dueño a imagen suya,
   Sometiendo a otra vida su vida,
   Sin más horizonte que otros ojos frente a frente.
  
   Donde penas y dichas no sean más que nombres,
   Cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo;
   Donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo,
   Disuelto en niebla, ausencia,
   Ausencia leve como carne de niño.
  
   Allá, allá lejos;
   Donde habite el olvido.
  
   Cómo llenarte, soledad,
  
   Cómo llenarte, soledad,
   sino contigo misma...
  
   De niño, entre las pobres guaridas de la tierra,
   quieto en ángulo oscuro,
   buscaba en ti, encendida guirnalda,
   mis auroras futuras y furtivos nocturnos,
   y en ti los vislumbraba,
   naturales y exactos, también libres y fieles,
   a semejanza mía,
   a semejanza tuya, eterna soledad.
  
   Me perdí luego por la tierra injusta
   como quien busca amigos o ignorados amantes;
   diverso con el mundo,
   fui luz serena y anhelo desbocado,
   y en la lluvia sombría o en el sol evidente
   quería una verdad que a ti te traicionase,
   olvidando en mi afán
   cómo las alas fugitivas su propia nube crean.
  
   Y al velarse a mis ojos
   con nubes sobre nubes de otoño desbordado
   la luz de aquellos días en ti misma entrevistos,
   te negué por bien poco;
   por menudos amores ni ciertos ni fingidos,
   por quietas amistades de sillón y de gesto,
   por un nombre de reducida cola en un mundo fantasma,
   por los viejos placeres prohibidos
   como los permitidos nauseabundos,
   útiles solamente para el elegante salón susurrado,
   en bocas de mentira y palabras de hielo.
  
   Por ti me encuentro ahora el eco de la antigua persona
   que yo fui,
   que yo mismo manché con aquellas juveniles traiciones;
   por ti me encuentro ahora, constelados hallazgos,
   limpios de otro deseo,
   el sol, mi dios, la noche rumorosa,
   la lluvia, intimidad de siempre,
   el bosque y su alentar pagano,
   el mar, el mar como su nombre hermoso;
   y sobre todo ellos,
   cuerpo oscuro y esbelto,
   te encuentro a ti, tú, soledad tan mía,
   y tú me das fuerza y debilidad
   como el ave cansada los brazos de la piedra.
  
   Acodado al balcón miro insaciable el oleaje,
   oigo sus oscuras imprecaciones,
   contemplo sus blancas caricias;
   y erguido desde cuna vigilante
   soy en la noche un diamante que gira advirtiendo a los hombres,
   por quienes vivo, aun cuando no los vea;
   y así, lejos de ellos,
   ya olvidados sus nombres, los amo en muchedumbres,
   roncas y violentas como el mar, mi morada,
   puras ante la espera de una revolución ardiente
   o rendidas y dóciles, como el mar sabe serlo
   cuando toca la hora de reposo que su fuerza conquista.
  
   Tú, verdad solitaria,
   transparente pasión, mi soledad de siempre,
   eres inmenso abrazo;
   el sol, el mar,
   la oscuridad, la estepa,
   el hombre y su deseo,
   la airada muchedumbre,
   ¿qué son sino tú misma?
  
   Por ti, mi soledad, los busqué un día;
   en ti, mi soledad, los amo ahora.
  
  
   Quisiera saber por qué esta muerte
   Quisiera saber por qué esta muerte
   al verte, adolescente rumoroso,
   mar dormido bajo los astros ciegos,
   aún constelado por escamas de sirenas,
   o seda que despliegan
   cambiante de fuegos nocturnos
   y acordes palpitantes,
   rubio igual que la lluvia,
   sombrío igual que la vida es a veces.
  
   Aunque sin verme desfiles a mi lado,
   huracán ignorante,
   estrella que roza mi mano abandonada su eternidad,
   sabes bien, recuerdo de siglos,
   cómo el amor es lucha
   donde se muerden dos cuerpos iguales.
  
   Yo no te había visto;
   miraba los animalillos gozando bajo el sol verdeante,
   despreocupado de los árboles iracundos,
   cuando sentí una herida que abrió la luz en mí;
   el dolor enseñaba
   cómo una forma opaca, copiando luz ajena,
   parece luminosa.
  
   Tan luminosa,
   que mis horas perdidas, yo mismo,
   quedamos redimidos de la sombra,
   para no ser ya más
   que memoria de luz;
   de luz que vi cruzarme,
   seda, agua o árbol, un momento.
  
   Te quiero
  
   Te lo he dicho con el viento,
   jugueteando como animalillo en la arena
   o iracundo como órgano impetuoso;
  
   Te lo he dicho con el sol,
   que dora desnudos cuerpos juveniles
   y sonríe en todas las cosas inocentes;
  
   Te lo he dicho con las nubes,
   frentes melancólicas que sostienen el cielo,
   tristezas fugitivas;
  
   Te lo he dicho con las plantas,
   leves criaturas transparentes
   que se cubren de rubor repentino;
  
   Te lo he dicho con el agua,
   vida luminosa que vela un fondo de sombra;
   te lo he dicho con el miedo,
   te lo he dicho con la alegría,
   con el hastío, con las terribles palabras.
  
   Pero así no me basta:
   más allá de la vida,
   quiero decírtelo con la muerte;
   más allá del amor,
   quiero decírtelo con el olvido.

  
  
  
  



26 de Enero de 2020
Libros
LA JOVEN DE LA PERLA

   Tracy Chevalier
  
   Selección Susana Calderón
  
   La joven de la perla es una novela histórica escrita en 1999 por Tracy Chevalier. La acción tiene lugar en Delft, Holanda y está inspirada en el cuadro de Vermeer La joven de la perla. Mediante la ficción, la autora imagina y relata las circunstancias bajo las que el cuadro fue pintado. En el año 2003 se filmó una película que es adaptación de la novela y lleva el mismo nombre.
  
   En el siglo XVII, Griet, una chica de 16 años, vive con su familia en el barrio más pobre de Delft. Cuando el padre de Griet queda ciego en un accidente sufrido en un horno de cerámica, la joven se ve obligada a emplearse como criada en casa del pintor Vermeer. Al principio se encuentra un poco incómoda, pero pronto se acostumbra a su nueva vida.
  
   Mientras sirve allí, la zona donde vive su familia es atacada por la peste bubónica, y la hermana de Griet fallece. En esos momentos, empieza un romance con Pieter, el hijo del carnicero.
  
   La relación de Griet con Vermeer va cambiando a medida que pasa el tiempo. Así comienza a hacer recados y tareas para él, pero sin que lo sepan los de la casa. Y cuando la modelo del pintor cae enferma, ella toma su lugar.
  
   Mientras tanto, el rico y desenfrenado mecenas de Vermeer, van Ruijven, se fija en la muchacha y presiona a Vermeer para que los pinte juntos. Griet y Vermeer se muestran reacios al pedido del mecenas, debido al escándalo que se produjo la última vez que van Ruijven fue pintado con una chica. Finalmente, Vermeer llega a un acuerdo y pinta a Griet sola. Pero la obliga a ponerse los pendientes de perlas de la esposa. Cuando ésta se entera, Griet debe marcharse.
  
   Diez años más tarde, casada con Pieter y con dos hijos, es llamada a la casa del pintor. Vermeer ha muerto y como parte de su último deseo, recibe los dos pendientes de perlas, que más tarde empeña, saldando así la deuda entre el carnicero y los Vermeer.
  
   Tracy Chevalier (Washington, DC, 19 de octubre de 1962) es una escritora de éxito de novelas históricas. Su carrera empezó con el libro El azul de la virgen pero alcanzó la fama con su novela La joven de la perla, un libro basado en la creación del famoso cuadro La joven de la perla de Vermeer. La película basada en la novela recibió tres nominaciones al Premio de la Academia en 2004.
  
  



26 de Enero de 2020
HORAS DE SUEÑO RECOMENDADAS SEGÚN LA EDAD

   Edith Sánchez – mejorconsalud.com
  
   Los patrones del sueño cambian a lo largo de la vida, y por eso hay una guía aceptada por los científicos en la que se indica el número de horas de sueño recomendadas según la edad. Es un parámetro confiable para garantizar un buen descanso.
  
   Actualmente se sabe que los patrones para dormir cambian según la etapa de la vida en la que nos encontremos. Por eso hay horas de sueño recomendadas según la edad, ya que las necesidades orgánicas y el estilo de vida varían con el tiempo.
  
   Es muy importante dormir las horas de sueño recomendadas según la edad. No dormir el tiempo suficiente trae grandes problemas; de la misma manera, dormir demasiado tampoco es aconsejable. El sueño es un proceso fundamental para el buen funcionamiento, especialmente del cerebro.
  
   La cantidad de tiempo que cada quien debe dormir depende de muchos factores. Es cierto que hay un número de horas de sueño recomendadas según la edad, pero esto es solamente un indicador general. En casos específicos puede haber variaciones, dependiendo de las circunstancias y la condición de cada individuo.
  
   La importancia de dormir el tiempo adecuado
  
   Las horas de sueño recomendadas según la edad no son una cifra exacta. En realidad, resulta muy difícil determinar de forma taxativa los rangos precisos. Hay adultos jóvenes que duermen cinco horas y esto les resulta perfecto, mientras que otros necesitan dormir nueve horas.
  
   Saber si estamos durmiendo el tiempo adecuado depende más bien de las señales que indican que no estamos descansando lo suficiente. En general, cuando una persona se siente somnolienta e irritable durante el día, probablemente no esté descansando adecuadamente.
  
   Así mismo, cuando alguien se despierta en la mañana y a los pocos minutos vuelve a quedarse dormido, posiblemente no haya tenido un descanso nocturno satisfactorio. Una prueba muy confiable es la de dormir durante 15 días sin ninguna restricción; esto se puede hacer en vacaciones. Si al final de esa etapa no hay ningún trastorno del sueño y los horarios son regulares, la persona tiene buen descanso.
  
   Horas de sueño recomendadas según la edad
  
   Ahora bien, como ya lo anotamos, el tiempo de sueño adecuado varía en función de nuestra edad. La National Sleep Foundation (NSF) presentó un listado con los mínimos y máximos de horas de sueño adecuados según la edad. El mismo se basa en las investigaciones científicas más recientes al respecto.
   Con base en ese informe, las horas de sueño recomendadas según la edad son las siguientes:
   • Recién nacidos (0-3 meses): entre 14 y 17 por día.
   • Bebés (4-11 meses): entre 12 y 15 horas diariamente.
   • Niños pequeños (1-2 años): entre 11 y 14 horas.
   • Infantes en edad preescolar (3-5): entre 10 y 13 horas.
   • Edad escolar (6-13): de 9 a 11 horas.
   • Adolescentes (14-17): entre 8 y 10 horas.
   • Adultos más jóvenes (18-25): de 7 a 9 horas.
   • Mediana edad (26-64): entre 7 y 9 horas.
   • Tercera edad o adultos mayores (65 o más): entre 7 y 8 horas.
  
   ¿Por qué la edad influye en las horas de sueño?
  
   Los bebés necesitan dormir más que los adultos porque esto es esencial para su adecuado desarrollo físico y psicológico. Durante el sueño, en el organismo de los niños hay mayor producción de la hormona de crecimiento. Esta es fundamental para modular el crecimiento de los órganos y la maduración del sistema nervioso.
  
   Así mismo, los bebés y los niños están en permanente proceso de aprendizaje. Solo mediante el sueño logran organizar y fijar la información que han recibido durante el día. A medida que se va completando el crecimiento y la maduración, se reducen la horas de sueño necesarias.
  
   A su vez, durante la adolescencia hay un desajuste temporal del ciclo circadiano, que es una especie de reloj biológico interno. Esto los lleva a que tiendan a dormirse más tarde en la noche y, por lo mismo, tienen más problemas para madrugar. A medida que avanzamos en edad, necesitamos menos horas de sueño.
  
   La hipótesis del abuelo que duerme mal
  
   Un estudio publicado en la revista Proceedings of the Royal Society señala que una de las razones por las que los patrones del sueño cambian con la edad podría ser una adaptación evolutiva. A esta posibilidad se le conoce con el nombre de la ´Hipótesis del abuelo que duerme mal.
  
   Según la misma, uno de los factores que le ayudó a nuestros antepasados a sobrevivir fue el hecho de que una persona estuviera despierta en la noche. Ya que los mayores realizaban menos actividades durante el día, y la labor de vigilancia no les implicaba grandes esfuerzos, aparentemente fueron ellos los encargados de realizar esa función.
  
   En las comunidades primitivas de la actualidad se ha detectado que las personas mayores se acuestan mucho más temprano y se despiertan al amanecer. Esto podría ser un comportamiento heredado de nuestros ancestros humanos, que complementa la explicación en torno al por qué las horas de sueño cambian con la edad.