Semanario Guía
Zamora, Michoacán, México    07 de Abril de 2020
05 de Abril de 2020
De Mi Cosecha
MÍSTICOS FRANCISCANOS ESPAÑOLES DEL SIGLO XVI
Fray Alonso de Madrid
   (1485-1570)
  
   Selección de A. Sahagún
  
   Este gran Dios es muy justo que sea temido, así de temor filial, porque más deberíamos querer tener quebrados los ojos que hacer algo que desagradase a tan grande Padre y Señor, como de otro cualquier temor, pues que él sólo puede dar muerte y vida para siempre.
  
+++

   Y como no hay otro fin más alto que ese mismo Dios, que es y se llama principio y fin, debémosle amar; no principalmente por lo que de él recibimos o esperamos, pero por sí mismo, que es infinitamente amable.
  
+++

   Haciendo acá en la tierra lo que debemos y razón nos obliga, crezcamos en fuerzas para el cielo, donde tanto más altamente aman los gloriosos cuanto más amaron estando acá en la tierra. Y si innumerables veces debemos amar este gran Dios, por ser tan inestable cada acto de amor, demos ahora la vuelta, considerando nuestra negligencia, y maldad, y miremos cuán amargamente deberíamos llorar cada momento de nuestra vida que se ha gastado sin este amor.
  
+++

   De este modo notaremos cuán gran desvarío no procurar muy alta gloria para el cielo, pues que la alteza de la gloria se debe a grandeza del amor. Y aunque no tuviéremos cuidado de la grandeza de la gloria que a nosotros nos cabe, tenemos, empero, grande obligación de procurar de alcanzar la grandeza del amor con que, siendo muy gloriosos, amaríamos siempre a quien es dignísimo de ser muy altamente de todos amado.
  
+++

   De lo que se ha de decir del amor al prójimo, notemos una regla aplicable en cada obra, y es que dos cosas conviene que mire el que a Dios quisiese siempre agradar: lo uno, que quiere que hagamos, y lo otro, cómo quiere que se haga, porque muy poco haría el que hiciere lo que Dios quiere si no lo hiciese como quiere que lo haga.
  
+++

   La más excelente de la obras que Dios quiere que hagamos es amarle y pensar en él; pero si esta obra no hiciésemos como él quiere y se declaró en el párrafo anterior, no sería mucho de agradecer.
  
+++

   Otra obra, segunda de ésta y semejante a ella, que Dios quiere que hagamos, es que amemos al prójimo; pero por mucho que Dios lo quiere, si no le amamos como él quiere, no alcanzaremos Illa sublime proemia (no alcanzaremos aquel sublime desafío) de los que bien aman, como San Gregorio dice: porque aunque sacra eloquia (los sagrados elogios) non contradicunt a la tal manera de amar, para que por ello pequen, empero no se hace como Dios quiere, porque diligatis invicem, sicut ego dilexi vos (ámense mutuamente como yo los he amado) ,dijo su Majestad. Será, pues, bien ver algo de cómo él nos amó, porque así sepamos cómo quiere que amemos.
  
+++

   Debe ser nuestro amor con todos con tanta afición cuanta puede nacer de la afición que a Dios tenemos.
  
+++

   Y debemos hacer todo esto con la más esforzada y ferviente voluntad que pudiéremos, porque es cosa que a Dios agrada y quiere que hagamos, y tiene voluntad infinita que lo hagamos así.
  
+++

   En cualquier cosa, otra vez digo universalmente, que en cualquier cosa que deseáremos o tuviéremos, dos cosas se pueden considerar: lo uno es el bien que de la tal cosa que nos viene o por venir; lo otro es que Dios es servido que el tal bien nos venta.
  



05 de Abril de 2020
ENCHILADAS VERDES DE CAMARÓN

   Ingredientes
   • 15 tomates verdes
   • 1 Lata de media crema
   • ¼ de cebolla
   • ¼ Taza de cilantro picado
   • 1 Cucharadas de consomé de pollo en polvo
   • Sal y Pimienta al gusto
   • 18 Tortillas
   • Aceite suficiente para freír
   • 2 Tazas de camarones pacotilla
   • 1 Diente de ajo picado
   • 1 taza de puré de jitomate
   • de queso mozzarella
   • ¾ Cebolla partida en trozos medianos
   • 2 Chiles serranos
  
   Modo de preparación
   Licuar los tomates, la media crema, los chiles, la cebolla, el cilantro, consomé, sal y pimienta.
  
   En una olla calienta 2 cucharadas de aceite, vierte la salsa y caliéntala hasta que hierva durante 5 minutos, bajar el fuego y dejar reposar.
  
   Enseguida fríe las tortillas en aceite, que no se endurezcan, resérvalas.
  
   Calienta en una sartén un poco de aceite, añade las cebollas y el ajo en trozos, cuando la cebolla se vea transparente es momento de poner los camarones y el puré de jitomate, sazona con sal y pimienta y deja en la estufa entre 15 y 10 minutos.
  
   Ahora toma las tortillas, rellena con los camarones y enrolla. Baña con la salsa de tomate y pon queso rallado. ¡Buen provecho!
  
  
  



05 de Abril de 2020
Cosas De Salud
¿POR QUÉ ES IMPORTANTE EL BAÑO DIARIO AUNQUE NO SALGAMOS DE CASA?

   La situación de cuarentena que estamos viviendo en el mundo nos ha confinado a la casa. Vale preguntarse, entonces, si es necesario ducharse todos los días, aunque no hagamos actividades fuera. Veamos qué es lo mejor.
  
   El mundo se encuentra paralizado por la pandemia del coronavirus que comenzó en Wuhan, China, y se sigue esparciendo entre los países. Ante el confinamiento en los hogares como medida de aislamiento social nos preguntamos si es necesario ducharse todos los días, aunque no salgamos de la casa.
  
   Todas nuestras rutinas están alteradas, y ese cambio de hábitos ha trastocado lo que hacemos en una jornada normal. Porque el problema es ese: ya no tenemos jornadas normales, al menos hasta que se levante la cuarentena.
  
   En algunos países la cuarentena es obligatoria y una medida judicial. No se puede violar porque se estaría infringiendo una ley vigente. En otros lugares hay restricciones más leves que no impiden la circulación pública, pero sí disminuyen los horarios de trabajo y favorecen el teletrabajo.
  
   En estas condiciones, hay personas que pasan gran parte de su día dentro del hogar, y se cuestionan si es realmente importante ducharse a diario, aunque no salgamos al exterior. Para responder a ello tenemos que entender primero qué pasa en el cuerpo cuando no nos bañamos con frecuencia.
  
   ¿Qué pasa en el cuerpo si no nos bañamos a diario?
   El cuerpo humano atraviesa una serie de cambios cuando no se somete al baño frecuente, los cuales tienden a ser perjudiciales. Aún si no hemos realizado actividad física ni hemos estado en contacto con el exterior, estos cambios se presentan.
  
   Uno de ellos es el enlentecimiento del metabolismo. Los baños estimulan la generación de energía de las células, las cuales ponen en funcionamiento diversos mecanismos energéticos que, de otro modo, están apagados.
  
   Con el baño también eliminamos tejido muerto. La piel tiene un proceso de recambio continuo celular que consiste en la apoptosis –muerte celular programada- de células para que otras nuevas tomen su lugar. El lavado ayuda a despejar el camino para las células nuevas.
  
   Finalmente tenemos el olor. Esto no sucede por la transpiración, como es de suponer. Lo que sucede es que, al no lavarnos frecuentemente, dejamos que las bacterias se asienten en la piel. Una vez que se acumulan demasiado, sus procesos metabólicos más el tejido muerto acumulado entran en putrefacción. El punto máximo de esta situación es la condición conocida como dermatosis neglecta.
  
   La dermatosis neglecta
   La dermatosis neglecta es una enfermedad descrita hace poco, en la década de 1980. Quienes la padecen presentan como síntoma principal la formación de placas pigmentadas en la piel.
  
   Estas placas empiezan a acumular mal olor conforme pasan los días. El mecanismo del olor no es el sudor, sino la putrefacción de las bacterias y del tejido muerto acumulado que no eliminamos al ducharnos.
  
   Aunque es raro que esta condición llegue a presentarse en personas sin trastornos psiquiátricos, sí se la ha descrito en grupos adolescentes que descuidan su higiene al extremo. Nuestro confinamiento difícilmente arribe a esta situación, pero es bueno saber que la falta de higiene acarrea una patología.
  
   ¿Cuántas veces hay qué bañarse?
   Tampoco es bueno caer en la obsesión el baño varias veces al día por miedo a la acumulación de bacterias. La tentación puede existir durante la cuarentena, asumiendo que invertimos allí un determinado tiempo que nos acorta la jornada dentro.
  
   Pero los especialistas coinciden en que el baño diario no es contraproducente, a menos que lo hagamos excesivamente. Si nos excedemos, quitamos la capa de grasa que emplea la epidermis para mantener la temperatura corporal y protegernos de los agentes externos.
  
   Mantener la higiene es necesario en la medida en que nuestro cuerpo lo vaya requiriendo. Por eso la indicación sería, en principio, ducharse todos los días, aunque no salgamos de casa. De esta manera activaremos el metabolismo, mantendremos limpia la piel de tejidos muertos y evitaremos que las bacterias se acumulen.
  
   Vale recordar, en estos tiempos de coronavirus, que el lavado de manos es una cuestión completamente diferente. La higiene de las manos debe concretarse varias veces al día y con jabón, para detener la propagación del COVID-19. Ya desde antes de este brote pandémico era parte del protocolo en hospitales para toda la familia de coronavirus el lavado correcto de las manos.
  
   Mantener rutinas, como bañarse todos los días, ayuda a superar la cuarentena
   La cuarentena por coronavirus tiende a alterarnos, física y mentalmente, pero el mantenimiento de rutinas es muy útil. Si logramos establecer horarios y actividades con relativa repetición, superaremos el confinamiento con más orden y menos efectos secundarios. Bañarse todos los días, aunque no salgamos de casa, puede ser una tarea más para nuestras jornadas.
   mejorconsalud.com
  
  
  



05 de Abril de 2020
Paulina Camacho Jiménez
NOTITAS
   El cambio ambiental que afecta al mundo está ocurriendo a una velocidad muchísimo más rápida de lo que antes se pensaba. En casi todas las regiones, el crecimiento de la población, la rápida urbanización, el aumento en el nivel de consumo, la desertificación, la degradación de la tierra y el cambio climático se han combinado para hacer que los países sufran una escasez de agua más severa. Es probable que en una década la mitad de la población mundial viva en zonas donde el agua no alcance para todos. Nuestro planeta contiene más de mil millones de billones de litros de H2O, pero poca se puede tomar.
  
   Más del 97% del agua en la Tierra es salada. Dos tercios del agua dulce está retenida en glaciares y capas de hielo polar. De lo que queda, la mayor parte está atrapada en el suelo o en acuíferos subterráneos. Eso deja disponible para la mayoría de los seres vivos una fracción mínima.
  
   Ana Paola Alarcón Tinoco. 14 años
  
   CHISTES
   ¿Para qué va una caja a un gimnasio?
   Para hacerse caja fuerte.
  
  
  
   Itzael Guadalupe Herrera Becerril. 10 años
  
   CURIOSIDADES DEL MUNDO
   ¿Sabías que antes del 1800, los zapatos para el pie izquierdo y derecho eran iguales?
  
   Héctor Hernández Robles. 11 años
  
   CONSEJOS
   Hay pequeñas costumbres que te pueden ayudar a ahorrar agua en casa. Basta con cerrar el grifo mientras te cepillas los dientes, o mientras te enjabonas en la ducha. Tirar de la cadena del váter usando la mitad de la carga, cerrar un poco la llave de salida del agua para que no salga tanta cantidad.
  
   Ana Paola Alarcón Tinoco. 14 años
  
   HABÍA UNA VEZ
  
  
  
  
El perro y su reflejo en el río

   Vadeaba un perro un río llevando en su hocico un pedazo de carne. Vio su propio reflejo en el agua del río y creyó que aquel reflejo era en realidad otro perro que llevaba un trozo de carne mayor que el suyo. Y deseando adueñarse del pedazo ajeno, soltó el suyo para arrebatar el trozo a su compadre.
  
   Pero el resultado fue que se quedó sin el propio y sin el ajeno: éste porque no existía, solo era un reflejo, y el otro, el verdadero, porque se lo llevó la corriente.
  
   Moraleja: no codiciar ni centrarse en obtener o usurpar los bienes o logros de otros, ya que ello nos puede hacer perder lo que sí hemos logrado por nosotros mismos.
  
   Andrea Isabel Cervantes Camacho. 11 años
  
   JUGUEMOS A
  
  
  
   Daniela Camacho Lumbreras. 9 años
  
  



05 de Abril de 2020
Poemas De Hoy Y De Ayer
POEMAS DE LA PASIÓN DE CRISTO

  
  
El Reloj de la Pasión
   Autor desconocido
  
   1.-Es la pasión de Jesús
   un reloj de gracia y vida,
   reloj y despertador
   que a gemir y orar convida.
  
   2.-Oye, pues, oye sus horas
   y en todas di agradecido:
   ¿Qué os daré, mi Jesús,
   por haberme redimido?
  
   3.-Vuestro reloj, Jesús mío,
   devoto quiero escuchar:
   y en cada hora cantar
   lo que por mí habéis sufrido.
  
   4.-Cuando a las siete os veo,
   humilde los pies lavar:
   ¿Cómo, si no estoy muy limpio,
   me atreveré a comulgar?
  
   5.-A las ocho instituisteis
   la Cena de vuestro altar
   y en ella, Señor, nos disteis
   cuanto nos podíais dar.
  
   6.-A las nueve el gran mandato
   de caridad renováis,
   que habiendo amado a los tuyos
   hasta el fin, Jesús, amáis.
  
   7.-Llegan las diez, y en el huerto
   oráis al Padre, postrado;
   que yo pida con acierto
   haced, mi Jesús amado.
  
   8.-Sudando sangre, a las once,
   os contemplo en agonía:
   ¿Cómo es posible, mi Dios,
   que agonice el Alma mía?
  
   9.-A las doce de la noche
   os prende la turba armada
   y luego, en casa de Anás
   recibes la bofetada.
  
   10.-A la una de blasfemo
   e impío, Caifás os nota:
   y en seguida contra Vos
   la chusma vil se alborota.
  
   11.-A las dos, falsos testigos
   acusan vuestra inocencia:
   ¡qué impiedad y qué descaro!
   ¡qué indignidad, qué insolencia!
  
   12.-A las tres os escarnecen
   e insultan unos villanos,
   que con sacrílegas manos
   os dan lo que ellos merecen.
  
   13.-¡Qué dolor, cuando a las cuatro
   os niega, cobarde, Pedro!
   mas Vos, Jesús, le miráis
   y él reconoce su yerro.
  
   14.-Las cinco son y se junta
   el concilio malignante,
   que dice: «Muera Jesús,
   muera en la cruz al instante! »
  
   15.-A las seis sois presentado
   ante Pilatos, el Juez;
   y él os declara inocente
   hasta por tercera vez.
  
   16.-A las siete, por Pilatos
   a Herodes sois remitido,
   como seductor tratado
   y como loco vestido.
  
   17.-A las ocho, nuevamente,
   preso a Pilatos volviste,
   y entonces a Barrabás
   pospuesto, Jesús, te viste.
  
   18.-A las nueve, seis verdugos
   os azotan inhumanos,
   y para eso a una columna
   os atan de pies y manos.
  
   19.-A las diez, duras espinas
   coronan vuestra cabeza,
   espinas que en vuestras sienes
   clavan con dura fiereza.
  
   20.-Cuando a las once os cargan
   una cruz de enorme peso,
   entonces veo, ¡oh mi Dios!
   cuánto pesan mis excesos.
  
   21.-A las doce, entre ladrones,
   Jesús, os veo clavado,
   y se alienta mi esperanza
   viendo al mundo perdonado.
  
   22.-Es la una y encomiendas
   a Juan tu querida Madre,
   y luego pides perdón
   por nosotros a tu Padre.
  
   23.-A las dos, otra vez hablas,
   sediento como Ismael,
   y al punto te mortifican
   con el vinagre y la hiel.
  
   24.-A las tres gritas y dices:
   «Ya está todo concluido».
   Mueres y llora tu muerte
   todo el orbe estremecido.
  
   25.-A las cuatro, una lanzada
   penetra vuestro costado,
   de do salió sangre y agua
   para lavar mis pecados.
  
   26.-A las cinco, de la cruz
   os bajan hombres piadosos,
   y en los brazos de tu Madre
   os adoran religiosos.
  
   27.-A las seis, con gran piedad,
   presente también María,
   entierran vuestro cadáver
   y ella queda en agonía.
  
   28.-¡Triste Madre de mi Dios,
   sola, viuda y sin consuelo!,
   ya que no puedo llorar,
   llorad, ángeles del cielo.
  
   29.-EI reloj se ha concluido.
   Sólo resta, pecador,
   que despiertes a los golpes
   y adores al Redentor.
  
   30.-Si me quieres contemplar
   en la cruz y en el sepulcro,
   en esta noche no duermas
   y la gloria te aseguro.
  
   Ese Cristo
   Pita Amor
  
   Ese Cristo de tápalo encarnado,
   de terciopelo recamado de oro
   me causa espanto, compasión, azoro
   y lo llevo en mis ojos reflejado.
  
   Ese Cristo en su cruz crucificado
   me mira tenazmente y sin decoro
   Él sabe que al mirarlo siempre lloro
   y me pide por mi ser desclavado.
  
   Yo miro su mirada legendaria
   su agonía tan larga y estatuaria
   y rechazo seguirlo contemplando
  
   pues su muerte me está crucificando
   y me huyo por las calles de cemento
   huyendo de ese Cristo tan violento.
  
   A Cristo crucificado
   José Bergamín
  
   Tú me ofreces la vida con tu muerte
   y esa vida sin Ti yo no la quiero;
   porque lo que yo espero, y desespero,
   es otra vida en la que pueda verte.
  
   Tú crees en mí. Yo a Ti, para creerte,
   tendría que morirme lo primero;
   morir en Ti, porque si en Ti no muero
   no podría encontrarme sin perderte.
  
   Que de tanto temer que te he perdido,
   al cabo, ya no sé qué estoy temiendo:
   porque de Ti y de mí me siento huido.
  
   Mas con tanto dolor, que estoy sintiendo,
   por ese amor con el que me has herido,
   que vivo en Ti cuando me estoy muriendo.
  
   Himno litúrgico de vísperas.
   Gabriela Mistral
  
   «En esta tarde, Cristo del Calvario,
   vine a rogarte por mi carne enferma;
   pero, al verte, mis ojos van y vienen
   de mi cuerpo a tu cuerpo con vergüenza.
  
   ¿Cómo quejarme de mis pies cansados,
   cuando veo los tuyos destrozados?
   ¿Cómo mostrarte mis manos vacías,
   cuando las tuyas están llenas de heridas?
  
   ¿Cómo explicarte a ti mi soledad,
   cuando en la cruz alzado y solo estás?
   ¿Cómo explicarte que no tengo amor,
   cuando tienes rasgado el corazón?
  
   Ahora ya no me acuerdo de nada,
   huyeron de mi todas mis dolencias.
   El ímpetu del ruego que traía
   se me ahoga en la boca pedigüeña.
  
   Y sólo pido no pedirte nada.
   Estar aquí junto a tu imagen muerta
   e ir aprendiendo que el dolor es sólo
   la llave santa de tu santa puerta».
  
   El Crucificado
   León Felipe
  
   «Nada se ha inventado sobre la tierra
   más grande que la cruz.
   Hecha está la cruz a la medida de Dios,
   de nuestro Dios.
  
   Y hecha está también a la medida del hombre…
   Hazme una cruz sencilla, carpintero…,
   sin añadidos ni ornamentos,
   que se vean desnudos los maderos,
   desnudos y decididamente rectos:
   los brazos en abrazo hacia la tierra,
   el ástil disparándose a los cielos.
  
   Que no haya un sólo adorno que distraiga este gesto,
   este equilibrio humano de los mandamientos.
   Sencilla, sencilla….
   hazme una cruz sencilla, carpintero.
  
   Aquí cabe crucificado nuestro Dios,
   nuestro Dios próximo,
   nuestro pequeño Dios,
   el Señor,
   el Enviado Divino,
   el Puente Luminoso,
   el Dios hecho hombre o el hombre hecho Dios,
   el que pone en comunicación
   nuestro pequeño recinto planetario solar
   con el universo de la luz absoluta.
  
   Aquí cabe… crucificado… en esta cruz…
   Y nuestra pobre y humana arquitectura de barro…
   cabe… ¡crucificada también!» (León Felipe)
   «Nada se ha inventado sobre la tierra
   más grande que la cruz.
  
   Hecha está la cruz a la medida de Dios,
   de nuestro Dios.
   Y hecha está también a la medida del hombre…
   Hazme una cruz sencilla, carpintero…,
   sin añadidos ni ornamentos,
   que se vean desnudos los maderos,
   desnudos y decididamente rectos:
   los brazos en abrazo hacia la tierra,
   el ástil disparándose a los cielos.
  
   Que no haya un sólo adorno que distraiga este gesto,
   este equilibrio humano de los mandamientos.
   Sencilla, sencilla….
   hazme una cruz sencilla, carpintero.
  
   Aquí cabe crucificado nuestro Dios,
   nuestro Dios próximo,
   nuestro pequeño Dios,
   el Señor,
   el Enviado Divino,
   el Puente Luminoso,
   el Dios hecho hombre o el hombre hecho Dios,
   el que pone en comunicación
   nuestro pequeño recinto planetario solar
   con el universo de la luz absoluta.
  
   Aquí cabe… crucificado… en esta cruz…
   Y nuestra pobre y humana arquitectura de barro…
   cabe… ¡crucificada también!»
  
   En la cruz está la vida
   Santa Teresa de Jesús
  
   En la cruz está la vida y el consuelo
   y ella sola es el camino para el cielo.
  
   En la cruz está el Señor de cielo y tierra
   y el gozar da mucha paz, aunque haya guerra.
  
   Todos los males destierra de este suelo
   y ella sola es el camino para el cielo.
  
   Es una oliva preciosa la santa cruz,
   que con su aceite nos unta y nos da luz.
  
   Alma mía, toma la cruz con gran consuelo.
   Que ella sola es el camino para el cielo.
  
  
   Cristo, cristal purísimo
   Gloria Fuentes
  
   Cristo, cristal purísimo
   que no se rompe nunca.
   Cristo, creo en tu cruz
   que nutre nuestra arteria.
  
   Bebo debajo de tu trono de espinas,
   duermo en tu ala siempre viva,
   y no hay porque pedirte por los hombres
   porque todos los hombres están en tu memoria,
   en tu luz desbordante con que nos amas sin méritos.
  
   Sé que te desvives hasta morir, de nuevo,
   en cada instante, por los son
   que son ingratos con los otros.
  
   Cristo, cristal purísimo
   que no se rompe nunca.
   Cristo, creo en tu cruz
   que nutre nuestra arteria.
  
   Llora bajo la cruz Nuestra Señora
   Hugo Tulio César Rubio-Rodríguez
  
   Llora bajo la cruz Nuestra Señora
   Fijo al madero pende muerto el Hijo
   Transfijo como aquel profeta dijo
   Hora triste ésta en que el dolor aflora
   Llora bajo la cruz Nuestra Señora
   Prolijo tormento tuvo su Hijo
   Cobijo no halla. Simeón lo dijo:
   Perfora su alma la espada dolora
   Verte así llorar, Madre, entristecerte
   Viendo cómo con tu Hijo estás muriendo
   Hace que yo también me despedace
   Rezando mi rosario y meditando
   Déjame con Vos estar, anda, déjame
   Estando ahí, bajo la cruz… llorando.
  
   Domine fortitudo mea
   Hugo Tulio César Rubio-Rodríguez
  
   Señor mío Jesucristo
   indigno soy de dirigirme a Vos
   y sin embargo, arrepentido de mis faltas,
   alzo mi voz al cielo
   y pido perdón por mis pecados.
   A Vos, Grandeza Suprema
   a quien nadie puede dirigir su mirada
   alzo mi vista
   y te hallo presente en mi crucifijo.
   ¡Ahí Señor, ahí te veo!
   Ahí te dignaste estar por mí,
   sin que yo mereciese tan grande sacrificio
   ahí te veo crucificado por mis pecados.
   Te veo crucificado por mis culpas
   Te veo crucificado por mis miserias
   Pero por sobre todo,
   te veo crucificado por amor.
   ¡Perdón Señor, Perdón!
   Perdón yo te pido,
   pues no he sabido corresponder a tan grande acto.
   No he sabido corresponder a tan grande obra de amor.
   Dadme fuerza Señor para vencer las tentaciones
   Dadme fuerza Señor para vencer al demonio
   Dadme fuerza Señor para soportar las penas y amarguras
   Pero por sobre todo, dadme fuerza Señor
   para sostenerme en tu amor.
   Pues así como Tú te sostuviste por amor en la Cruz
   Así quiero sostenerme Señor en una cruz por tu amor.
   Pero soy débil y como cadenas en mis pies
   arrastro el peso de mis pecados.
   Por eso te pido fortaleza Señor, para que
   arrepentido rompa los grilletes de mi amargura,
   y tu carga me sea suave,
   tu yugo me sea liviano.
   Gracias te doy Señor,
   porque habiendo pecado tanto
   no me alejaste nunca de tu pecho
   y me guardaste siempre en tu Corazón.